902 888 888 / 914 890 888

El blog de Self Bank

ROA, la rentabilidad de los activos de la empresa

ROA, la rentabilidad de los activos de la empresa

Anteriormente habíamos presentado el concepto del ROE (rentabilidad sobre fondos propios) y ahora vamos a hablar de otro ratio que mide la rentabilidad de una empresa, el ROA (rentabilidad sobre activos).

Aunque ambos ratios se parecen, no son exactamente lo mismo. Ambos miden la rentabilidad, pero desde puntos de vista diferentes. Son magnitudes complementarias para comparar diferentes entidades, ya que cada sector tiene una estructura de balance particular.

La rentabilidad de los activos representa la rentabilidad financiera de la empresa,  comparando la utilidad obtenida en la empresa en relación con la inversión realizada. Es decir, el valor en base a su actividad ordinaria.

En cierta forma es una medida de lo eficiente que es la empresa, y nos da una idea de cuánto beneficio puede generar a partir del dinero o los recursos requeridos.

Cómo se calcula

La fórmula directa de cálculo del ROA es simple: beneficio de la empresa entre los activos (o mejor aún, para evitar grandes variaciones, los activos medios ponderados).

  • ROA =  Beneficios Antes de Intereses e Impuestos/ Activos Medios ponderados

Por ejemplo, si somos una fábrica de tornillos, el ROA sería el beneficio contable obtenido en el ejercicio dividido por todos los activos de la empresa (existencias, maquinaria, edificios, dinero, etc).

Alternativamente, se puede obtener el ROA a partir del margen de ventas:

  • ROA = Margen sobre ventas x Rotación del activo

Podemos descomponer numerador y denominador:

  • Margen sobre ventas = Beneficio / Ventas
  • Rotación del activo = Ventas / Activo total promedio

Para entendernos, estamos midiendo la rentabilidad de la empresa, y para medir la rentabilidad de cualquier negocio tenemos 2 variables fundamentales: el margen que obtenemos por cada venta puntual y el volumen de las ventas totales. Para llegar al 10% de rentabilidad en la empresa de tornillos podemos hacerlo de 2 formas. O vendiendo 1 tornillo con un beneficio del 10% porque ponemos un precio elevado, o vendiendo 10 tornillos con un beneficio del 1%. En ambos casos llegamos a la misma rentabilidad.

Interpretación

En base a la última fórmula para obtener el ROA podemos deducir qué puede hacer una empresa para mejorar su ratio:

  • Subir el margen, vía reducción de costes o vía incremento de precios.
  • Subir la rotación de los activos, incrementando las ventas en nuevos mercados o en los mismos mediante cualquier acción comercial asociada.

En el fondo, tenemos dos modelos de tener una rentabilidad de activos elevada: o empresas con mucho margen (bienes de lujo, marcas valiosas como Apple…) o empresas con márgenes pequeños pero con gran rotación de activos (por ejemplo, un fast food como McDonald’s).

Imaginemos que una empresa tiene un ROA del 20%, esto nos quiere decir que por cada euro que invierto en la empresa, soy capaz de sacarle un 20% de rendimiento independientemente de la política financiera y fiscal de la empresa. (Beneficio antes de intereses e impuestos o BAII)

Esto es lo primero que te pide un banco antes de decidir si presta o no dinero a una empresa, si el ROA> tipo de interés del préstamo, la empresa lo podría soportar. Pero si la empresa tiene un ROA históricamente inferior al tipo de interés del préstamo a priori sería inviable.

Diferencia con el ROE

Si la empresa no tiene deuda, el ROA y el ROE coinciden. En cambio, si la empresa tiene deuda el ROE siempre es superior debido al efecto apalancamiento de la deuda, ya que no necesitamos tanto inmovilizado (en este caso el capital de los dueños) para llevar a cabo toda la actividad de la empresa.