902 888 888 / 914 890 888

El blog de Self Bank

El índice ROIC: Return on Invested Capital

El índice ROIC: Return on Invested Capital

El ratio Return on Invested Capital (ROIC) es un indicador que mide la rentabilidad que obtiene cada euro que la empresa ha invertido en su propio negocio. Es un ratio que pone en relación los beneficios generados (cuenta de pérdidas y ganancias) con los activos de la empresa (balance). Es uno de los muchos ratios que los inversores utilizan para ver si una empresa está haciendo un uso eficiente de sus recursos.

¿Cómo se mide?

La fórmula genérica para calcular el ROIC es simplemente:

Sin embargo en la práctica cada analista suele emplear su propia “interpretación” del ratio. La esencia es poner en relación los beneficios o retornos de la empresa (el numerador) con los activos empleados para generar ese retorno (el denominador). En la medida en que cada analista prefiere tener en cuenta unos u otros datos, el ratio varía. Como lo mayoría de ratios de este estilo, hay muchas formas de calcularlo, aunque todos persiguen la misma idea: medir cuánto beneficio genera la empresa con respecto a los activos que emplea para ello.

¿Cómo se valora?

No hay una variante mejor que otra, en general, sino que depende del negocio en cuestión. Hay veces en que tiene sentido tener en cuenta unas cosas y otras no. Por ejemplo: una empresa puede tener un saldo alto de efectivo en su balance. Este dinero no es necesario para el funcionamiento día a día del negocio. Sin embargo la empresa no lo ha repartido todavía en forma de dividendo, sino que lo mantiene en el balance (conservando la opción de poder reinvertirlo en su negocio para crecer, adquirir otra empresa, reducir deuda o distribuir dividendo posteriormente). ¿Debemos tener en cuenta este dinero a la hora de calcular el ROIC? Depende.

Si lo que queremos es medir la eficiencia del negocio subyacente independientemente de su política de gestión de capital, podemos obviar este dinero ya que no es necesario para el negocio. Sin embargo hasta que la empresa reparta ese dinero o lo emplee, se puede argumentar que se está realizando un uso ineficiente del mismo, y hay analistas que preferirían tenerlo en cuenta (lo que disminuiría el ROIC ya que aumenta el denominador).

¿Cómo lo podemos utilizar?

Los ratios de este tipo son más interesantes como preguntas que como respuestas. Cuando vemos una empresa con ratios fuera de lo normal debemos preguntarnos ¿por qué puede esta empresa mantener estos ratios? ¿es una circunstancia puntual o hay algo en su negocio que le permite realmente ser más rentable que sus competidores?

Los ratios sirven por tanto para comparar empresas semejantes dentro del mismo sector, pero siempre dentro de un cierto límite y con mucha cautela. Cada empresa puede tomar decisiones con respecto a la forma que hace su contabilidad que conlleva que no siempre estamos comparando cosas iguales.

Sí que suele ser más útil comparar los ratios de la empresa (calculados de la misma forma) con respecto al pasado de la misma empresa. Es decir, la evolución de los ratios de una empresa suele ser un buen indicador de los cambios que experimenta el negocio de la empresa. Su análisis puede ser una buena herramienta para intentar entender cómo está evolucionando el negocio de la empresa.