902 888 888 / 914 890 888

El blog de Self Bank

Prensa económica, porque la buena información es fundamental para el éxito del inversor

Prensa económica, porque la buena información es fundamental para el éxito del inversor

El 8 de julio se cumplieron 130 años desde el nacimiento del diario The Wall Street Journal (WSJ), una de las biblias de los inversores. A pesar del auge de internet, la prensa económica clásica todavía es uno de los pilares de las decisiones de muchos inversores. Y es que muchos todavía prefieren no sólo el tacto del papel, sino que la información sea un poco menos inmediata, que se pueda leer con calma y analizar en detalle.

Algunos de los más destacados de la prensa económica

En Europa, el conocido Financial Times (FT) vio la luz un 10 de enero de 1888, inicialmente como La Guía Financiera de Londres, aunque ya el 13 de febrero cambió su nombre al actual. Su único rival era el Financial News, nacido cuatro años antes, con el que finalmente se fusionaría en 1945.

Como curiosidad, el nombre de prensa salmón procede del color adoptado por el FT en 1893, que le permitió diferenciarse y consolidar su liderazgo en el Reino Unido.

El Financial Times tiene millones de lectores diarios, además de varios millones de personas que están registradas en su web. Cuenta con varias ediciones internacionales (Reino Unido, Europa Continental, Estados Unidos, Asia y Oriente Medio), y diversos corresponsales por toda Europa, siendo uno de los principales informantes en asuntos relacionados con el euro.

The Economist es una revista semanal también muy seguida en los ambientes financieros. Su primera publicación data de 1843, de manera que ha superado ya los 175 años de historia.

Tras la Segunda Guerra Mundial, esta revista inglesa apostó por internacionalizarse, creando una sección sobre Estados Unidos y ampliando su publicación y difusión en todo el mundo, llegando a 100.000 ejemplares de tirada semanal en los años setenta, y superando el millón con el cambio al siglo XXI.

Su larga trayectoria, de casi ya dos siglos, le ha permitido tener lectores tan famosos e influyentes en la economía como Karl Marx, y mantener una línea tradicional ecléctica: en ocasiones ha apoyado políticas keynesianas, centradas en el gasto público, y en otras, se ha decantado por políticas más liberales.

Y el 8 de julio de 1889 nacía uno de los mayores exponentes de la llamada prensa económica, el Wall Street Journal, con el que hemos iniciado este artículo.

Inicialmente, el WSJ nació como una especie de boletín de noticias breves que se entregaba a los corredores de la Bolsa neoyorquina. Su editor era la Dow Jones Company, creada por Charles Dow, Edward Jones y Charles Bergstresser. Más tarde, en 1896, crearía uno de los índices más famosos, el Promedio Industrial Dow Jones.

El Wall Street Journal siguió creciendo, y tras la Gran Depresión, se había convertido ya en un gran periódico, referencia de la prensa económica, superando ya el millón de unidades en los años sesenta.

En el ámbito internacional, destacan otras dos revistas, conocidas por sus rankings: 

  • Fortune, fundada en 1930 por el cofundador de Time (unos meses después del inicio de la Gran Depresión, marcado por el crack de la Bolsa de Wall Street), que publica un listado de empresas por ganancias.
  • Forbes, conocida por sus listas de las personas más ricas del mundo, fue fundada en 1917 por Bertie Charles Forbes.

Dentro de la información económica en España (¡además de este Blog, claro!), destacan dos diarios: Cinco Días, el decano de la prensa económica en nuestro país, que lleva informando desde los años ochenta y que es una de las publicaciones del grupo Prisa (en su edición digital, Cinco Días se ha integrado con la sección de economía de El País). Y, por otra parte, el diario Expansión, perteneciente a Unidad Editorial, propietaria del otro gran periódico nacional, El Mundo, que desde 2007 proporciona información económica y financiera, nacional e internacional.

La buena información, fundamental para los inversores

Algunas de las cabeceras que hemos citado llevan más de un siglo de existencia, y otras están a punto de cumplirlo. A pesar de las diversas vicisitudes que pueden surgir en períodos tan amplios de tiempo, entre las que podríamos citar aspectos con tanta influencia en la prensa como el nacimiento y desarrollo de internet, mucha gente prefiere todavía la información obtenida de la tradicional prensa económica. ¿Por qué?

Información enfocada

A diferencia de otros medios generalistas, la prensa económica se centra en noticias relacionadas con la economía y las finanzas. Los inversores pueden encontrar información, tendencias, rumores, etcétera, relacionados con cierta empresa o determinada inversión que están pensando realizar, y que en otro tipo de medios no es ni siquiera analizada.

Profesionalidad

La prensa económica está elaborada por profesionales, que enfocan sus conocimientos y experiencia a transmitir a los lectores aquello que estos quieren saber. No sólo cómo evoluciona la Bolsa, por ejemplo, sino por qué está evolucionando de esa manera, y cuáles son las perspectivas de futuro.

Información pausada

El ritmo de vida actual, unido al desarrollo de la tecnología, parecen potenciar la inmediatez. Lo queremos todo en este momento: conectar en este mismo instante con alguien, obtener un dato ahora… Sin embargo, no todo se soluciona con internet.

La información que se extrae de la prensa económica es más pausada, no sólo a la hora de su elaboración (hay artículos extensos, cuya realización requiere un trabajo de varios días o semanas), sino también a la hora de su lectura. Mientras que en pantallas leemos rápidamente, e incluso en diagonal, la prensa en papel se lee con más calma, y a veces repetimos con una segunda o tercera lectura a aquellos artículos que más nos interesan.

Posicionamiento

Aparecer en prensa económica, da una medida del posicionamiento y de las posibilidades de desarrollo de una empresa. Imaginemos que estamos pensando en invertir en la compañía X, que no es muy conocida, y entonces vemos un amplio artículo sobre dicha empresa en uno de los diarios económicos de cabecera. Además de proporcionarnos una visión de la misma a través del propio artículo, nos aporta una percepción de más importancia, de más prestigio. Si esa empresa sale en la prensa económica, será por algo.