902 888 888 / 914 890 888

El blog de Self Bank

¿Dónde mirabas la cotización en bolsa cuando empezaste a invertir? ¿Tú también usabas el teletexto?

¿Dónde mirabas la cotización en bolsa cuando empezaste a invertir? ¿Tú también usabas el teletexto?

Cada inversor desarrolla sus propias rutinas y sistemas para estar informados sobre la bolsa y la evolución de su cartera. ¿Dónde miras tú las cotizaciones? Hoy en día la mayoría de inversores recurrimos a internet y a nuestro smartphone.

Para invertir bien es importante estar informado. Reducir la incertidumbre mediante el conocimiento es una de las formas que los inversores tenemos para poder generar valor. La bolsa suele reflejar los acontecimientos de la actualidad económica, y aquellos inversores que ignoren la realidad pueden sufrir las consecuencias. En la era de internet nos hemos acostumbrado rápidamente al acceso instantáneo a toda clase de información. Pero esto no siempre fue así.

La prensa escrita como fuente de información

A lo largo de toda la primera mitad del S.XX la principal fuente de información para la mayoría de inversores fue la prensa escrita. Los periódicos tradicionalmente han dedicado multitud de páginas a información financiera, y entre ellas se publicaban las cotizaciones de las principales empresas de los mercados internacionales. Los inversores podían comprobar la evolución de las cotizaciones de las empresas que tenían en cartera diariamente en la prensa.

Los periódicos financieros especializados tienen ya una larga trayectoria, incluso han sido considerado como prensa de referencia más allá del espectro económico. Destacan publicaciones de prestigio como el Wall Street Journal o el Financial Times.

El problema de obtener información a demanda

Durante muchos años los inversores sólo podían obtener la información de cotizaciones al momento llamando por teléfono a su broker, o acudiendo, en persona, a la bolsa de negociación.

Los medios audiovisuales, como la radio y la televisión, también servían de plataforma informativa para inversores, pero sólo emitían contenido financiero cuando correspondía en su programación. No era raro encontrar en medios generalistas referencias a la evolución de la bolsa, así como un repaso de las cotizaciones de los principales índices bursátiles. Sin embargo, estos medios no podían cumplir con el gran deseo de los inversores, que era saber los precios a demanda, actualizados al momento.

Entonces apareció el teletexto, una tecnología que permitía consultar información bursátil cuando el espectador quería, no cuando tocaba por programación, con sólo apretar unos botones.

Breve historia del teletexto

El teletexto fue creado en los años 70 por la BBC inglesa. Es un sistema por el cual se emite texto junto con la señal de televisión. Permite al espectador teclear un número con el mando a distancia y, tras unos instantes, leer el texto solicitado en el televisor.

Aunque el principal servicio que ha prestado el teletexto a lo largo de los años ha sido el de aportar subtítulos para las personas con discapacidad auditiva, toda una generación de inversores lo ha utilizado también como forma de informarse sobre el tiempo y sobre las cotizaciones bursátiles.

El 16 de mayo se celebra en España la efeméride de la llegada del teletexto a Televisión Española, en el año 1988. En la actualidad España es uno de los pocos países donde sigue funcionando, ya que la BBC cerró definitivamente el servicio en 2012.

Canales de televisión financieros y Bloomberg

Es destacable también el papel que jugaron en la información financiera los canales de televisión dedicados exclusivamente a negocios y finanzas. Las dos plataformas probablemente más conocidas y con más influencia son CNBC y Bloomberg Television, fundadas en 1989 y 1994, respectivamente.

Los dos canales son conocidos por su rolling ticker, un letrero rotante en la parte inferior de la pantalla donde aparecen las cotizaciones de empresas del NYSE, NASDAQ y AMEX en tiempo real, así como de los principales índices bursátiles mundiales.

Bloomberg además, es relevante en el mundo financiero profesional por sus terminales de información. Ha sido, y sigue siendo, una de las formas más utilizadas entre inversores institucionales para obtener información sobre los mercados financieros. Sin embargo, su alto coste hace que sea una herramienta casi exclusiva para inversores profesionales.

Internet y los smartphones

Sin duda, los soportes más utilizados en la actualidad para consultar la cotización de la bolsa son los ordenadores y los smartphones, a través de internet. La mayoría de los teléfonos vienen con aplicaciones preinstaladas que muestran las cotizaciones en diferido de las principales bolsas mundiales.

La posibilidad de acceder a múltiples mercados a nivel global de forma fácil y económica ha revolucionado el mundo de la inversión. Las plataformas y brokers de inversión son cada vez más eficientes y económicos, y nos permiten invertir cómodamente en toda clase de activos. Con toda la información a sólo un clic de distancia las opciones para gestionar nuestro dinero son mejores que nunca en la historia.

Estos datos tienen finalidad informativa y no deben interpretarse en ningún caso como una recomendación de compra o venta, o de realización o cancelación de inversiones, ni puede servir como base de ningún tipo de decisión sobre inversiones actuales o futuras. Self Bank no se hace responsable de los perjuicios que pueda sufrir el inversor como consecuencia del uso de dicha información. El Cliente es responsable de las decisiones de inversión que adopte y del uso que haga de la información proporcionada a tal efecto. Self Bank proporciona esta información a través de un proveedor y no asume compromiso alguno de la actualización en el contenido de la información presentada. La evolución o resultados pasados de las inversiones no garantizan la evolución o resultados futuros.

Self Bank no acepta ningún tipo de responsabilidades por pérdidas, directas o indirectas, como consecuencia de este informe. Ninguna parte de este documento puede ser copiada o duplicada de cualquier forma o medio o redistribuida sin el previo consentimiento por escrito de Self Bank.