902 888 888 / 914 890 888

El blog de Self Bank

El ciclo bursátil, ¿hacia dónde nos lleva la marea?

El ciclo bursátil, ¿hacia dónde nos lleva la marea?

Qué es el ciclo bursátil

Cuando hablamos de ciclo bursátil, hacemos referencia a cuál es la tendencia general de las cotizaciones en un período de tiempo amplio (de 5 a 7 años). Habitualmente, se producen fases de crecimiento, expansión (serían mercados alcistas), decrecimiento y recesión (mercados bajistas).

Alcista

Los mercados alcistas son aquellos en los que las cotizaciones evolucionan al alza (si bien pueden caer a corto plazo). También llamados habitualmente bull markets (porque los toros embisten de abajo hacia arriba).

Bajista

Por su parte, en los mercados bajistas los valores descienden a lo largo del tiempo (si bien puntualmente las cotizaciones pueden ascender). También llamados bear markets, porque los osos atacan moviendo su zarpa hacia abajo.

Lateral

También es posible una tercera situación en la cual el mercado se comporta de manera lateral durante largo tiempo, lo cual quiere decir que ni se decide a subir ni termina de bajar. Esto suele darse en las fases en las que cambia el ciclo de alcista a bajista, o viceversa: mientras el mercado “no aclara” si continúa con la tendencia que tenía o la cambia, puede permanecer en un mismo rango de precios durante mucho tiempo.

cambio tendencia ibex

Fases del ciclo bursátil

Invertir no es fácil (aunque en este blog tratamos de explicarte cómo hacerlo de la mejor manera). Hay que seguir ciertas pautas para que nuestras inversiones den resultado con el menor riesgo posible. Si identificamos correctamente en qué fase del ciclo estamos, tenemos parte del camino andado, puesto que podremos evitar futuras caídas o aprovecharemos de las próximas subidas.

Charles Dow, uno de los padres del análisis técnico, además de establecer varios principios básicos, plasmados en la llamada Teoría de Dow, lo explicaba de esta manera:

  1. Fase de acumulación: al final de un período largo de descensos y en una situación de resultados y noticias negativas, los grandes inversores comienzan a acumular acciones, anticipándose a la futura mejora que se va a producir, lo cual provoca que las cotizaciones detengan su tendencia negativa y comiencen a subir.
  2. Fase fundamental: es aquella en la que comienzan a comprar los inversores particulares y profesionales, los mercados son alcistas, y los resultados empresariales y las noticias en general comienzan a ser positivas.
  3. Fase especulativa: después de varios años de subidas, el público en general entra de forma masiva en los mercados ante la euforia por el alza continua de las cotizaciones. Como decía el famoso multimillonario Rockefeller (o eso cuenta la leyenda), hasta su limpiabotas hablaba con soltura de la Bolsa. Es el momento en el que los grandes inversores comienzan a deshacer sus posiciones, tratando de anticiparse al inicio de un mercado bajista.

Cuando el mercado es bajista, pueden darse las siguientes etapas:

  1. Fase de bajada fuerte: cuando los inversores profesionales venden en masa pueden arrastrar a otros en las ventas, produciendo incluso cierto pánico o un crack bursátil (caída muy fuerte en un período de tiempo reducido).
  2. Fase de goteo: Tras la fuerte caída inicial, los mercados continúan bajando poco a poco, y van apareciendo noticias negativas que retroalimentan las caídas. Llegado un momento, si se comienza a atisbar que la situación no puede empeorar mucho más, comienzan a entrar los inversores institucionales, con lo cual comenzaría de nuevo la fase de acumulación, y con ello, un nuevo período alcista.

El ciclo bursátil: ¿en qué momento estamos?

Hay que tener en cuenta que el ciclo bursátil se refiere a un mercado concreto. Los mercados estadounidenses, con el Dow Jones a la cabeza, llevan ya varios años de ciclo alcista, mientras que, por ejemplo, nuestro índice patrio, el IBEX 35, se encuentra actualmente inmerso en un rango lateral que no es capaz de romper ni por arriba ni por abajo.

Estos datos tienen finalidad informativa y no deben interpretarse en ningún caso como una recomendación de compra o venta, o de realización o cancelación de inversiones, ni puede servir como base de ningún tipo de decisión sobre inversiones actuales o futuras. Self Bank no se hace responsable de los perjuicios que pueda sufrir el inversor como consecuencia del uso de dicha información. El Cliente es responsable de las decisiones de inversión que adopte y del uso que haga de la información proporcionada a tal efecto. Self Bank proporciona esta información a través de un proveedor y no asume compromiso alguno de la actualización en el contenido de la información presentada. La evolución o resultados pasados de las inversiones no garantizan la evolución o resultados futuros.
Self Bank no acepta ningún tipo de responsabilidades por pérdidas, directas o indirectas, como consecuencia de este informe. Ninguna parte de este documento puede ser copiada o duplicada de cualquier forma o medio o redistribuida sin el previo consentimiento por escrito de Self Bank.