902 888 888 / 914 890 888

El blog de Self Bank

Teoría de Dow: La base del análisis técnico

Teoría de Dow: La base del análisis técnico

Dentro del mundo de la bolsa podemos diferenciar claramente dos métodos de análisis de valores que nos pueden ayudar a la hora de tomar nuestras decisiones de inversión: el análisis fundamental y el análisis técnico.

El análisis técnico consiste en detectar determinados patrones de comportamiento de los precios en el pasado, con la esperanza de que dicho patrones vuelvan a repetirse y poder así aprovecharnos de ello.

Se considera a Charles H. Dow (uno de los creadores del índice Dow Jones) como el padre del análisis técnico actual, ya que fue él el primero en asentar las bases teóricas que definen este tipo de análisis en base al comportamiento pasado de los precios.

Los principios básicos del análisis técnico fueron descritos por Charles Dow a través de una serie de artículos publicados en el Wall Street Journal, y que finalmente fueron conocidos en el mundo de los mercados financieros como la Teoría de Dow, que constituye la base teórica del análisis técnico.

La Teoría de Dow se puede resumir en seis principios básicos, los cuales explicamos brevemente a continuación:

  1. El precio nos cuenta todo. Los precios de las cotizaciones recogen toda la información disponible. El juego de la oferta y la demanda refleja en todo momento la información disponible.
  2. Los precios del mercado se mueven a través de tendencias. Las cotizaciones de los activos se mueven a través de tres tipos diferentes de tendencias. La tendencia primaria, que dura un año o más y que nos muestra la evolución del mercado en el largo plazo. La tendencia secundaria, que suele durar entre uno y tres meses, y que es contraria a la tendencia primaria (si la primaria es alcista, la secundaria será bajista y viceversa). La tendencia terciaria, que suele durar unas pocas semanas, y se mueve en contra de la tendencia secundaria.
  3. Las tendencias primarias tienen tres fases. Una primera fase de acumulación, donde los inversores institucionales realizan compras de acciones (suele coincidir con la fase bajista del mercado), la fase de seguidores de tendencia, en donde los pequeños inversores comienzan a comprar acciones debido a que consideran que lo peor ya ha pasado, y, por último, la fase de distribución, que coincide con la fase expansiva del ciclo bursátil, y donde hasta los limpiabotas invierten en bolsa.
  4. Principio de confirmación. Para que un mercado sea considerado alcista o bajista no deben subir o bajar unas cuantas acciones, sino todo el mercado. Así, con que solo bajen unas cuantas acciones del IBEX 35, no es suficiente para considerarlo un mercado bajista. Deben hacerlo la mayoría de las acciones.
  5. El volumen se mueve con la tendencia. En un mercado alcista el volumen sube cuando los precios suben y baja cuando los precios bajan. En un mercado bajista, el volumen sube cuando los precios bajan y baja cuando los precios suben.
  6. Una tendencia sigue vigente hasta que no haya una señal clara de cambio.  Un mercado seguirá siendo alcista o bajista mientras no se observen señales claras de cambio.