El blog de SelfBank by Singular Bank

¿Cómo pueden los índices sobre arte ayudar a entender este mercado?

índices mercado arte

Invertir es tanto un arte como una ciencia. Los recientes avances en la ciencia de los datos permiten recurrir a índices muy útiles como herramienta para entender las tendencias en este mercado tan particular.

Arte: un mercado difícil de medir

Si bien es cierto que ninguno de los índices actuales sobre el mercado del arte captura con efectividad todos los factores que afectan las valoraciones de las obras de arte, los índices sobre el arte juegan un papel importante y creciente también a la hora de ayudar a los inversores a entender mejor el mercado.

Para los coleccionistas minoristas, estos índices pueden ser valiosos para identificar tendencias o establecer correlaciones entre el arte y otros activos, pudiendo tomar así mejores decisiones sobre este tipo de inversión.  

Si quiere saber más sobre el mercado de las obras de arte y el dinero que se mueve en estos momentos, no deje de leer: cifras sobre el mercado de las obras de arte. Y, en cualquier caso, aquí dejamos información sobre tres empresas que facilitan índices sobre arte: Artnet, Mei Moses de Sotheby’s y Wondeur. 

Artnet

Artnet es un índice sobre el mercado del arte que elabora la firma estadounidense Artnet Worldwide Corporation, con sede en Nueva York. Sin embargo, pertenece a Artnet AG, una firma alemana con sede en Berlín y que cotiza en la Bolsa de Fráncfort.

Artnet fue fundada en 1989 y se ha convertido en una fuente online para buscar, comprar o vender arte. Artnet tiene varios índices entre los que se encuentran: Top 100 Artists, European Old Masters, Impressionist Art, Modern Art, Post-War Art, Contemporary Art, y Chinese Art and Artist Indices.

Ventajas

Sus indicadores se basan en su gran base de datos de precios (la ciencia sobre datos que citamos antes) que cubren más de 1.800 firmas de subastas y 340.000 artistas, con una cobertura acumulada desde el año 1985.

Entre otros aspectos, estos índices identifican el precio medio de las obras de un artista y los pondera con el precio medio de otros artistas. Esto reduce el efecto de las últimas ventas para un artista y proporciona una representación más amplia del mercado que la que proporcionan las subastas.

Inconvenientes

El inconveniente de esta metodología de construir los índices es que descansa sobre los datos que proporcionan los que participan en el mercado. Las posibles fluctuaciones en la publicación de los precios o cambios en las características subyacentes en el arte pueden alterar los resultados.

Sotheby’s Mei Moses

Los profesores Jianping Mei y Michael Moses introdujeron el índice Mei Moses hacia el año 2002 con la inspiración del índice Case-Shiller Home Prices, que se basa en las ventas de viviendas unifamiliares (Mei estudió con Robert Shiller, el co-creador de los índices Case-Shiller).

Los creadores del índice pensaron que las ventas de un mismo objeto repetidas en el tiempo son una mejor manera de seguir los precios de objetos únicos, como son las obras de arte, porque expresan cambios en los precios de los activos subyacentes más que la media del mercado. Esto ayuda a minimizar los efectos de un comercio poco frecuente que recoge diferencias en las tendencias o características que pueden afectar a los datos.

Ventajas

En 2016, la firma de subastas Sotheby’s se hizo con los índices Mei Moses. La compradora quería tener una herramienta analítica que proporcionase información objetiva y verificable que pudiera complementar la experiencia de su equipo de ventas.

Los índices siguen todas las ventas físicas y online en Sotheby’s, Christie’s y Phillips en obras que hayan sido previamente vendidas en subastas públicas en los últimos 200 años. Sus índices se basan en datos que cubren más de 80.000 obras de más de 10.000 artistas de todos los estilos, desde los Viejos Maestros a los contemporáneos, hasta un total de ocho categorías distintas.

Inconvenientes

Si bien esta metodología proporciona una comparativa razonable de manzanas con manzanas, la compraventa representa un porcentaje muy pequeño del mercado del arte. Por lo tanto, estos indicadores podrían no ser acertados bajo un criterio más amplio, para seguir la gran mayoría del mercado.

Wondeur

El tercer índice sobre el mercado del arte es Wondeur, que se basa en la inteligencia artificial para buscar modelos de precios de 240.000 artistas nacidos después de 1900, basado en análisis de impulsores no transaccionales de valor en el mundo del arte, frente a los precios públicos de venta en los que se fundamentan Artner y Mei Moses.

Wondeur cubre el 95% de los artistas de posguerra y contemporáneos a través de un amplio abanico de manifestaciones artísticas, incluyendo pintura, fotografía, trabajos en papel, escultura, impresiones e instalaciones.

Un índice basado en el impacto, no en el precio de venta

Una diferencia importante es que los índices Wondeur pretenden buscar las actividades e impacto de los que influencian el mercado, tales como museos y galerías, en la trayectoria de los artistas, así como en las valoraciones de las obras.

Su metodología permite cubrir el mercado del arte de una forma mucho más amplia de lo que lo hacen las subastas y tiene en cuenta factores que han explicado históricamente cambios en el valor de las piezas de arte.

Más allá, la tecnología de Wondeur permite la creación de subíndices basados en factores tales como la fecha del artista, forma de arte, sexo, nacionalidad o geografía. 

Cómo utilizar los índices del arte

Los índices sobre el arte tienen sus limitaciones, tal y como hemos recogido aquí. El arte es un mercado heterogéneo y no regulado en el que más de la mitad de las operaciones son privadas.

Las características únicas de una pieza de arte, incluyendo su origen y condición, afectan los precios de todas y cada una de ellas. Además, los gustos cambiantes influyen en las valoraciones. Y recordemos que la mayoría de los índices no incluyen todas esas obras de arte que no se pueden vender.

A pesar de todos estos retos, son muy útiles, porque han evolucionado de forma significativa en las últimas décadas, gracias a metodologías mejores y más capacidad de recoger y evaluar los datos. Y, a medida que los índices del arte mejoran, ayudan más y más a los inversores a entender el valor de las piezas que poseen y, por tanto, a tomar mejores decisiones sobre lo que tienen y sobre lo que pueden estar dispuestos a comprar o vender.

Salir de la versión móvil