902 888 888 / 914 890 888

El blog de Self Bank

Cambiar de banco nunca ha sido tan fácil

Cambiar de banco nunca ha sido tan fácil

Cambiar de un banco a otro siempre ha producido mucho respeto a los ciudadanos. Porque antes, pasar nuestra nómina de una entidad a otra era un proceso lento, que requería un montón de papeleo y, para muchos, una pérdida de tiempo. Pero ahora, al igual que la sociedad, las cosas han cambiado.

Con la entrada en vigor de la directiva PSD2, el cliente se ha posicionado como centro del negocio bancario, lo que obliga a las entidades a darles todas las facilidades posibles y a proteger sus datos al máximo. Y, entre todas las novedades que implica esa directiva, está la que tiene que ver con el cambio de banco.

Ahora pasar de una entidad a otra nuestro dinero es más rápido, cómodo y seguro para los clientes. De hecho, es un proceso del que se tienen que ocupar directamente las dos entidades implicadas, haciéndole la vida más sencilla al cliente.

En Self Bank hace ya tiempo que está en vigor el servicio ‘Portabilidad Self’, por el cual el paso de un banco a otro es sencillo, rápido y sin quebraderos de cabeza para el implicado. Y todo de una forma novedosa basada, como no, en la tecnología.

 

¿Qué es el servicio ‘Portabilidad Self’?

Desde que empezara su actividad, Self Bank siempre ha buscado facilitar la operativa de sus clientes. Las cuestiones financieras son las que más respeto y miedo suelen dar a los ciudadanos, de ahí que la entidad haya puesto en marcha diferentes servicios para que la relación con los clientes sea lo más natural y sencilla posible. Todo ello, además, enmarcado en la era digital, permitiendo que todos los trámites puedan hacerse cómodamente a golpe de click.

Entre esos servicios está el de portabilidad, para pasarse a Self Bank sin ningún coste y sin preocuparse absolutamente de nada: la entidad detecta todos los recibos, domiciliaciones y facturas de la cuenta anterior y los traspasa a una nueva. El cliente solo tiene que revisarlos para asegurarse de que todo está bien y dar el OK. Nada más.

En unos 10 minutos se puede completar la portabilidad, desde cualquier parte, ya que se trata de un proceso 100% online, siguiendo unos pasos muy sencillos. Éste es el proceso:

 

Cambiar de banco en sencillos pasos

cambiar de banco nunca ha sido tan facil

 

El proceso de portabilidad es guiado, por lo que no dará pasos a ciegas sino que el banco le ayudará a realizar esta tarea. Para empezar, hay que acceder al área de clientes de Self Bank.

Lo primero que hay que hacer es introducir nuestros datos de banca online, que todavía serán los de la otra entidad. Así, debemos seleccionar el antiguo banco e ir introduciendo nuestros datos para personalizar las notificaciones, como la nómina, los suministros de luz y teléfono, etc. Una vez hecho esto hay que confirmar todas las domiciliaciones e ingresos que queramos trasladar y también completar nuestra información individual.

Igualmente, podemos configurar si realizamos transferencias periódicas. Es decir, si todos los meses pasamos dinero a otra cuenta, puede así quedar programado para olvidarnos de tener que hacerlo cada mes.

Por último, hay que adjuntar nuestro DNI y la firma. Así, Self Bank podrá notificar a la antigua entidad que cierre la cuenta anterior y se podrá transferir el saldo a la nueva. ¡Ya estaría el proceso completado!

Y todo ello de forma gratuita. Aunque esto es algo que está marcado por la normativa europea, que determina que no debe tener coste alguno para los usuarios de banca. Además, Self Bank te permite que estés al tanto de todo el proceso, pues podrás seguir la evolución de todo el cambio de cuenta.

 

Sin miedo a los cambios

Así, con este tipo de servicios, la banca se encamina a dar al consumidor actual aquello que pide. En un entorno de gran competencia, con las FinTech empezando a hacer operaciones financieras, es imprescindible que las entidades tradicionales den cada vez más facilidades a los clientes.

Sobre todo en lo que tiene que ver con el entorno online, pues cada día acuden menos personas a las entidades físicas, dejando toda la operativa a la parte digital, por comodidad y por ahorro de tiempo. Sin duda, acercar este tipo de servicios sin tener que desplazarse al banco, es una ventaja que los usuarios saben apreciar.

Todos estos procesos se realizan con la máxima transparencia posible. Es precisamente esto lo que más reparo da de los procesos digitales, por lo que la nueva directiva bancaria se ha asegurado de que las entidades respeten al máximo la confidencialidad de los clientes, la protección de sus datos y de que sean lo más transparentes posibles, bien sea al cambiar de cuenta o al realizar cualquier otra operación.

Cambiar de banco nunca ha sido tan fácil
Tu opinión es muy importante. ¿Te ha resultado útil esta información?