902 888 888 / 914 890 888

El blog de Self Bank

5 métricas fundamentales para value investors

5 métricas fundamentales para value investors

Los inversores en valor, también conocidos en inglés como value investors se caracterizan por buscar empresas para invertir que estén infravaloradas por el mercado. Una de las premisas de los value investors es que no es lo mismo valor que precio, y por tanto es posible encontrar buenas oportunidades de inversión cuando el mercado valora equivocadamente alguna empresa.

En ocasiones esta discrepancia entre valor y precio es consecuencia de una sobre-reacción por parte del mercado a algún evento o mala noticia concreta que afecta a una empresa. Ante una bajada de precio de la acción puntual por malas noticias, es posible ganar dinero a largo plazo si el negocio fundamental de la empresa no se ha visto mermado.

No hay ninguna fórmula perfecta para analizar el precio de una empresa. Algunos value investors utilizan ratios para poner en contexto los valores fundamentales de una empresa. Cinco de los ratios frecuentemente utilizados por los value investors son:

  • Ratio Precio a Beneficios (PE)
  • Ratio Precio a Valor Contable (PB)
  • Ratio Deuda a Patrimonio neto
  • Flujo de caja libre (FCF)
  • Ratio PEG

Ratio PER

El ratio de precio a beneficios, conocido en inglés como PE (Price to Earnings Ratio), ayuda a comparar el valor del mercado de una empresa en relación a los beneficios que genera. En resumen, el PER nos indica lo que el mercado está dispuesto a pagar hoy en relación a los beneficios pasados o futuros, dependiendo de si se calcula con la cifra de beneficios del año anterior o con la cifra de beneficios estimada para el año futuro.

Un ratio PER elevado suele indicar que el precio de la empresa es alto con respecto a los beneficios que genera, y por tanto la acción podría estar sobrevalorada, es decir, cara. Por contra, un PER bajo puede indicar que la empresa genera mucho beneficio con respecto a su precio, y por tanto podría ser una oportunidad interesante de inversión (siempre y cuando el nivel de beneficios se mantenga a niveles parecidos o crezca).

Es importante poner en contexto el ratio PER de una empresa con los ratios de las demás empresas del mismo sector, ya que diversas industrias tienen ratios PER de diferentes niveles.

Ratio Precio a Valor Contable

En inglés este ratio es conocido como price-to-book ratio. Refleja si una empresa está infravalorada con respecto a la cantidad de activos que tiene en el balance. El ratio precio a valor contable divide el precio de la empresa por la cantidad total de activos netos que tiene en su balance: Activos totales – Pasivos totales.

Es muy útil porque nos muestra la diferencia entre el precio que un mercado asigna a una empresa (su capitalización bursátil) y su valor contable. Suele existir una discrepancia entre estas dos magnitudes porque los inversores están dispuestos a pagar más por una empresa, pues tienen en cuenta no sólo los activos que tiene en el presente, sino los beneficios futuros que puede generar su negocio.

Ratio Deuda a Patrimonio neto

Este ratio nos ayuda a comprender cómo una empresa financia sus activos. En inglés es conocido como el Debt-to-Equity Ratio. En general, cuando una empresa utiliza deuda para financiarse suele ser una inversión más arriesgada, ya que se verá obligada a devolver esa deuda en el futuro, e incluso podría encontrarse con problemas de solvencia.

La cantidad de deuda que es asumible por una empresa depende mucho de la naturaleza de su negocio y del sector. Aquellos negocios con ingresos y beneficios recurrentes y predecibles pueden incurrir en un nivel mucho más elevado de deuda, sin que ello suponga un inconveniente. Los problemas suelen venir cuando una empresa utiliza un nivel alto de deuda y su negocio es volátil o cíclico. En momentos de crisis podría verse con dificultades para cumplir sus obligaciones financieras.

Flujo de caja libre

El flujo de caja libre, también abreviado frecuentemente como FCF, en inglés: Free Cash Flow, indica la cantidad de dinero que una empresa genera con sus operaciones, descontando los gastos operativos y de inversión en su negocio. Conceptualmente este dinero podría estar disponible para repartir dividendos o realizar recompras de acciones, así como para atender la deuda y otras obligaciones de financiación.

Es una métrica útil para comprender si el negocio subyacente de la empresa es rentable, más allá de la estructura de capital que tenga y de su nivel de deuda.

Ratio PEG

El ratio PEG fue popularizado entre los inversores de los años ochenta por el legendario gestor Peter Lynch. El PEG modifica ligeramente el PER, para tener en cuenta también el crecimiento de los beneficios. El ratio PEG (Price-to-earnings-to-growth ratio, en inglés) considera la relación entre el precio de una empresa y los beneficios que genera, junto con la tasa de crecimiento de esos beneficios. Es una medida más sofisticada que el ratio PER, ya que combina junto con este la perspectiva de crecimiento de los beneficios.

Conclusión

No hay ningún ratio que nos indique con certeza el valor apropiado para una empresa. Los value investors experimentados utilizan múltiples ratios y perspectivas para comprender mejor la realidad de cada empresa y poner en contexto sus cifras financieras. Con ello es posible obtener expectativas razonables del valor a largo plazo de algunas empresas, resultando en buenas oportunidades de inversión.

Estos datos tienen finalidad informativa y no deben interpretarse en ningún caso como una recomendación de compra o venta, o de realización o cancelación de inversiones, ni puede servir como base de ningún tipo de decisión sobre inversiones actuales o futuras. Self Bank no se hace responsable de los perjuicios que pueda sufrir el inversor como consecuencia del uso de dicha información. El Cliente es responsable de las decisiones de inversión que adopte y del uso que haga de la información proporcionada a tal efecto. Self Bank proporciona esta información a través de un proveedor y no asume compromiso alguno de la actualización en el contenido de la información presentada. La evolución o resultados pasados de las inversiones no garantizan la evolución o resultados futuros.

Self Bank no acepta ningún tipo de responsabilidades por pérdidas, directas o indirectas, como consecuencia de este informe. Ninguna parte de este documento puede ser copiada o duplicada de cualquier forma o medio o redistribuida sin el previo consentimiento por escrito de Self Bank.