902 888 888 / 914 890 888

El blog de Self Bank

¿Es el Cash Flow operativo mejor indicador de rentabilidad que el beneficio neto de una empresa?

¿Es el Cash Flow operativo mejor indicador de rentabilidad que el beneficio neto de una empresa?

El flujo de caja operativo, también conocido por su nombre anglosajón (operating cash flow), es una de las métricas más importantes a la hora de analizar una empresa y valorar si debe formar parte de nuestra cartera de acciones. Los flujos de caja, es decir, el dinero que entra y sale de la empresa, son uno de los aspectos más importantes y de los que pueden depender la supervivencia o no de una empresa.

Muchos inversores se fijan en exceso en el beneficio contable reportado, pero esta métrica no siempre es la más apropiada para entender la realidad financiera de una empresa. En primer lugar los flujos de caja son más complicados de manipular desde el punto de vista contable. En segundo lugar si una empresa no ingresa dinero, por mucho beneficio contable que pueda reportar, terminará sufriendo problemas de liquidez.

Para entender cuales son los flujos de caja de una empresa, es necesario consultar los estados financieros. Las empresas que cotizan en bolsa, y por tanto en las que podemos invertir a través de nuestro broker, están obligadas por ley a presentar ante los organismos reguladores sus estados financieros de forma periódica. En el caso español el organismo regulador donde podemos encontrar toda esta información es la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Uno de los principales documentos que las empresas cotizadas han de presentar es el Estado de Flujos de Caja.

Introducción al Estado de Flujos de Caja de una empresa

El estado de Flujos de Caja de una empresa no financiera consta de tres principales apartados:

  • Flujos Operativos
  • Flujos de Inversión
  • Flujos Financieros

Los flujos operativos corresponden al dinero producido por las operaciones del día a día de la empresa. Los flujos de inversión corresponden al dinero que la empresa destina a invertir en sus instalaciones, inversiones que realiza, adquisiciones, etc. Los flujos financieros son aquellos movimientos de dinero que se producen para devolver deuda, pagar intereses, ingresar dinero por una ampliación de capital, etc.

El estado de flujos de caja parte del beneficio neto, y realiza los ajustes pertinentes para mostrar el dinero que realmente ha entrado o ha salido de las arcas de la empresa. El apartado de flujos operativos indica cómo se obtuvieron realmente los ingresos en el periodo. Para entender la diferencia entre flujos de Caja y beneficio neto, es imprescindible entender la diferencia entre flujos de caja y la contabilidad por criterio de devengo que se produce en la Cuenta de Pérdidas y Ganancias.

Contabilidad por Devengo vs. Flujos de Caja

Para ilustrar cómo funciona la contabilidad por criterio de devengo, y comprender la diferencia con respecto a los flujos de caja, lo mejor es comprender el ciclo de efectivo de una empresa.

Como ejemplo podemos ver este proceso:

  1. La empresa utiliza dinero para comprar inventario.
  2. Se vende el inventario y aumenta la partida de deudores comerciales en el balance (ya que los clientes tienen 30 días para pagar y saldar su deuda).
  3. El flujo de caja (el dinero) se produce cuando el cliente paga su deuda (lo cual reduce la partida de deudores comerciales del balance).

Hay muchas formas en el que el dinero de ventas legítimas puede quedarse “atrapado” en el balance y no materializarse en un flujo de caja. Las dos más frecuentes son cuando una cliente retrasa su pago (con lo que va aumentando la partida de deudores comerciales en el balance), y cuando los inventarios se incrementan porque el producto no se está vendiendo o está siendo devuelto.

Por ejemplo, una empresa puede legítimamente reportar una venta de un millón de euros, pero como el cliente tiene un plazo de 30 días para realizar el pago esto no significa que la empresa disponga automáticamente del millón de euros en su caja. Si la fecha de pago se produce tras el final del periodo, los beneficios contables serán más grandes que los flujos operativos, ya que el millón de euros sigue en la partida de deudores comerciales del balance y la empresa todavía no puede reportar el flujo de caja entrante porque no ha recibido el pago.

Conclusión

Cuando una empresa reporta su beneficio neto en la cuenta de pérdidas y ganancias lo hace ajustándose a una contabilidad por criterio de devengo. Esto tiene su lógica y es importante comprender lo que esto implica. Los flujos de caja de una empresa sin embargo reflejan la realidad del dinero que entra y sale de la empresa. Ninguna de las dos formas de contabilizar es mejor ni peor que la otra. Cada una pone el enfoque de forma diferente. Comprendiendo y comparando ambos estados financieros podremos hacernos una mejor idea de cual es la realidad económica de la empresa.

 

Estos datos tienen finalidad informativa y no deben interpretarse en ningún caso como una recomendación de compra o venta, o de realización o cancelación de inversiones, ni puede servir como base de ningún tipo de decisión sobre inversiones actuales o futuras. Self Bank no se hace responsable de los perjuicios que pueda sufrir el inversor como consecuencia del uso de dicha información. El Cliente es responsable de las decisiones de inversión que adopte y del uso que haga de la información proporcionada a tal efecto. Self Bank proporciona esta información a través de un proveedor y no asume compromiso alguno de la actualización en el contenido de la información presentada. La evolución o resultados pasados de las inversiones no garantizan la evolución o resultados futuros.

Self Bank no acepta ningún tipo de responsabilidades por pérdidas, directas o indirectas, como consecuencia de este informe. Ninguna parte de este documento puede ser copiada o duplicada de cualquier forma o medio o redistribuida sin el previo consentimiento por escrito de Self Bank.