El blog de SelfBank by Singular Bank

¿Tiempos de Nasdaq? El otro grande de Wall Street

Nasdaq

Si hablamos de Wall Street, muchas personas recuerdan la famosas película protagonizada por Michael Douglas. La Bolsa de Nueva York (NYSE) es el mercado de acciones más conocido del mundo pero, sin desmerecer a la famosa bolsa neoyorquina, el Nasdaq ha ido ganando protagonismo, especialmente en la última década, hasta hacerse casi tan importante como su «hermana mayor».

Qué es NASDAQ

El NYSE no es el único mercado de referencia en cuanto a grandes corporaciones. NASDAQ, acrónimo de National Association of Securities Dealers Automated Quotation es la segunda mayor bolsa automatizada de Estados Unidos. Presenta un volumen de operaciones elevadísimo, casi frenético, como cabe esperar cuando se trata de empresas englobadas en el sector tecnológico.

Nasdaq puede hacer referencia al gestor de ese mercado —el equivalente al Bolsas y Mercados Españoles (BME)—, pero habitualmente se refiere a alguno de sus dos índices más conocidos, el Nasdaq Composite, con alrededor de 3.800 compañías y corporaciones cotizadas, y especialmente, al Nasdaq 100 (NDX100), que recoge los 100 valores más importantes.

Qué empresas componen el Nasdaq 100

El índice Nasdaq incluye subsectores como la informática (hardware y software), las telecomunicaciones, empresas relacionadas con Internet, videojuegos y entretenimiento, tecnología médica o biotecnología.

No obstante, también están presentes otras empresas de sectores tradicionales con un fuerte componente tecnológico o con modelos de gestión avanzados; en definitiva, aunque normalmente es conocido como el «índice tecnológico Nasdaq», también puede haber otro tipo de empresas que a priori no englobaríamos en esa clasificación. Lo que no incluye son entidades financieras.

Se puede dividir en estas categorías:

Breve repaso histórico del Nasdaq

Nasdaq fue fundada en 1971 por la National Association of Securities Dealers Automated Quotations (Asociación Nacional de Cotizaciones Automatizadas de los Distribuidores de Valores).

El 8 de febrero de 1971 (está por tanto, cerca de cumplir los 50 años), Nasdaq comenzó a funcionar como el primer mercado de valores electrónico del mundo. Inicialmente, era un sistema de cotización, pero no permitía realizar intercambios electrónicos. 

Posteriormente, en los años 70 y 80 fue agregando información comercial y sistemas de transacciones automatizadas, convirtiéndose en un mercado propiamente dicho, tal y como hoy lo entendemos.

En 1992 se unió a la bolsa de valores de Londres, conformando el primer vínculo intercontinental entre mercados de capitales.

En 1998 marcó otro hito, al convertirse en la primera bolsa en operar online, atrayendo además a muchas compañías durante la burbuja puntocom.

En marzo de 2000, en el pico de la burbuja, llegó a superar los 5.100 puntos, pero al mes siguiente había caído a 3.200, y en 2003 llegó a estar a poco más de 1.000.

Cuando empezaba a recuperarse a medias, la crisis financiera de 2007-08 volvió a reducir su cotización a prácticamente la mitad, desde unos 3.000 puntos hasta el entorno de los 1.500.

A partir de ahí, su crecimiento ha sido imparable, basado en la fortaleza de las grandes tecnológicas, llegando hasta los 10.000 puntos, duplicando la cifra alcanzada durante la burbuja.

Fuente: Investing.com y elaboración propia

Aunque algunos analistas señalan que esto podría indicar cierta sobrevaloración de este tipo de acciones, otros indican que, a diferencia de la situación previa, en la que gran parte de la cotización estaba basada en expectativas, hoy en día las grandes tecnológicas ofrecen cifras sólidas de facturación y resultados; y además, la tendencia puede ser incluso mejor en los próximos años, con el incremento del consumo online.

Nasdaq 100 vs. S&P 500 vs. IBEX 35 durante la crisis del COVID-19

La evolución del Nasdaq 100 está siendo más positiva que la de otros índices, quizás porque los cambios en los patrones de consumo han ocasionado un incremento del consumo dentro del hogar y de la utilización del canal online, por lo que las compañías con un fuerte componente tecnológico se han visto beneficiadas.

Si comparamos el Nasdaq 100 con otro índice de referencia, como es el S&P 500, que agrupa a las 500 compañías más grandes que cotizan en la NYSE o en el propio Nasdaq, podríamos esperar que su comportamiento fuera muy similar, ya que muchas de las grandes empresas están en ambos índices.

Sin embargo, y a pesar de esa circunstancia, el comportamiento del Nasdaq ha sido mejor que el del S&P 500 durante estos meses. En ambos casos, los índices cayeron más de un 20% en las tres primeras semanas de marzo.

A 15 de julio de 2020 el S&P ha conseguido recuperar por fin el valor que tenía en esa fecha, pero aún está en torno un 5% por debajo de los máximos que alcanzó en febrero.

Por su parte, el Nasdaq 100 ha sobrepasado ya las cotizaciones que tenía antes del COVID-19, cotizando un 10% por encima de los máximos de febrero.

Fuente: Investing.com y elaboración propia

La comparación con el índice español por excelencia resulta todavía más clarificadora. Veamos la distinta evolución de estos dos índices (tomando como referencia las variaciones de los mismos, sin tener en cuenta el efecto divisa):

El IBEX 35 llegó a sobrepasar los 10.000 puntos entre el 18 y el 19 de febrero, llegando a caer hasta los 6.107 un mes después (casi un 40%), como consecuencia de la crisis desatada por la COVID-19.

Posteriormente, el índice español comenzó a recuperarse, pero a finales de junio todavía estaba un 26% por debajo de las cifras alcanzadas en febrero; mientras, el Nasdaq, como hemos comentado, estaba ya un 10% por encima.

Fuente: Investing.com y elaboración propia

Singular Bank ha obtenido los datos contenidos en esta comunicación a través de otras fuentes de información que considera fiables pero no se hace responsable de la completa exactitud de los mismos. Estos datos solo tienen una finalidad informativa y no deben interpretarse como una recomendación de compra o venta.

Singular Bank no se hace responsable de: (i) cualquier pérdida derivada de la utilización directa o indirecta de la información contenida en esta comunicación ni; (ii) del uso que se haga de dicha información. Las decisiones que cada inversor adopte, tanto de inversión como de nivel de delegación y asesoramiento, son su responsabilidad.  

Singular Bank no se hace responsable del tratamiento fiscal de los productos de inversión.  Antes de efectuar cualquier contratación, es recomendable informarse legal, regulatoria y fiscalmente sobre las consecuencias de una inversión. 

Rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras.

Ninguna parte de este documento puede ser copiada o duplicada de cualquier forma o medio o redistribuida sin el previo consentimiento por escrito de Singular Bank.

Salir de la versión móvil