El blog de SelfBank by Singular Bank

Renovables: rentabilidad y respeto por el planeta

Renovables

La búsqueda de la rentabilidad es para cualquier inversor su mayor objetivo. Quien entra en los mercados pretende conseguir que su dinero crezca, pero en los últimos años una idea está avanzando imparable: la rentabilidad no puede ser a costa de todo; hay que apostar por la inversión ética.

¿Esto qué significa? La mayor preocupación social que hay sobre el clima y el medio ambiente se está trasladando a todo tipo de sectores, entre los que está el de la inversión. La sostenibilidad es un hecho y cada vez nos interesa más que lo que comemos, vestimos o hacemos tenga el menor impacto posible en el planeta. Este interés también se ha extendido a la inversión.

Como bien sabemos, uno de los sectores que suelen estar en el radar de los inversores es el petrolero. Como activo cíclico que es, su evolución va ligada al momento económico en el que nos encontremos; en momentos de ciclo alcista, el crudo, del mismo modo que ocurre con otras materias primas, suele experimentar revalorizaciones derivadas de una mayor demanda y, en ocasiones, esto despierta el interés de los inversores por tener en sus carteras empresas asociadas al crudo.  Pero las cosas han ido cambiando y cada vez más se les exige a estas empresas una mayor responsabilidad, y no solo que sean capaces de ofrecer una buena rentabilidad económica.

Y así llegaron las renovables. Las compañías productoras de energías limpias para abastecer el consumo energético han ido ganando terreno en la última década, hasta posicionarse hoy en día como uno de los sectores en mayor auge, pues los gobiernos y autoridades se han dado cuenta de que la emergencia climática es real y exigen tomar decisiones eficaces. Entre ellas,  está apostar por este tipo de compañías y cambiar poco a poco el patrón energético.

Por ello, en bolsa estas firmas más comprometidas han ganado peso. Al fin y al cabo, se trata de negocios con evidente futuro que, además, permiten al inversor aportar ética y responsabilidad a su inversión.

Renovables, ¿realidad o burbuja?

En estos últimos meses es un constante no parar. De subir. Las empresas dedicadas a este sector han acaparado numerosos titulares en prensa económica por la subida que han protagonizado, espoleadas por la intención de la UE de ser el primer continente sostenible en 2030, entre otras decisiones y medidas.

La apuesta por ellas por parte de las autoridades es clara, de ahí que el mercado siga esa corriente en un momento en el que el resto de compañías vive una gran incertidumbre derivada de la pandemia. De hecho, se espera que el sector renovable sea uno de los protagonistas de la recuperación post pandemia y, no en vano, se le están concediendo ayudas que contribuirán a transformar el mundo tal y como lo conocemos hoy.

Algunas empresas parten en situación de ventaja, ya que fueron pioneras y llevan ya años trabajando en este objetivo que por fin se ha convertido en vital. Sus números ya prueban la consolidación de esta tendencia verde.

Renovables, ¿oportunidad de inversión?

¿Qué nos depara el futuro? Por desgracia, nadie lo sabe, como ha demostrado la pandemia, pero si todo sigue su curso este sector podría seguir siendo protagonista en los próximos años. Y cada vez más.

Bien es cierto, no obstante,  que, como ocurre muchas veces en el mercado, algunos valores pueden calentarse en exceso. Podría haber subidas fuertes apresuradas que más tarde conlleven bajadas de la misma magnitud. Por lo tanto, antes de lanzarse a invertir en renovables es conveniente ser prudente, informarse y asesorarse.

Es mejor apostar por valores a largo plazo con un ritmo creciente sostenible y unos números sólidos detrás, que por otros que tienen un comportamiento más volátil relacionado con una noticia concreta o rumores del mercado. Aunque cada inversor es quien elige qué estrategia prefiere seguir, por supuesto.

En cualquier caso, la sostenibilidad y su auge marcan una realidad innegable. La energía renovable promete ser el futuro al que todos aspiramos cuando vemos que los recursos energéticos tradicionales son finitos y dañan nuestro planeta y a nosotros mismos. El mundo será cada vez más verde y el mercado, también.

La operativa con productos cotizados está dirigida a inversores que deben tener experiencia y conocimientos financieros suficientes para invertir en ellos. La inversión en estos productos requiere una vigilancia constante de la posición ya que comportan un alto riesgo y se puede perder el 100% del capital invertido.

Antes de efectuar cualquier contratación, es recomendable informarse legal, regulatoria y fiscalmente sobre las consecuencias de una inversión. 

Las decisiones que cada inversor adopte, tanto de inversión como de nivel de delegación y asesoramiento, son su responsabilidad. 

Rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras. 

Ninguna parte de este documento puede ser copiada o duplicada de cualquier forma o medio o redistribuida sin el previo consentimiento por escrito de Singular Bank.

Salir de la versión móvil