902 888 888 / 914 890 888

El blog de Self Bank

¿Me pido un Uber o me pillo una moto de alquiler? Las nuevas formas de moverse (y ahorrar) en la ciudad

¿Me pido un Uber o me pillo una moto de alquiler? Las nuevas formas de moverse (y ahorrar) en la ciudad

A diario nos enfrentamos al reto de movernos por la ciudad. Para llegar al puesto de trabajo, o para acudir a algún plan de ocio nos toca atravesar ese tedioso laberinto colapsado de coches, ruidos, aglomeraciones y largas colas. Las alternativas al taxi, patinetes (aunque en algunas ciudades están prohibidos los alquileres a través de empresa pero no su uso), motos, bicis y coches eléctricos alquilados por minutos se postulan como medios más eficientes que el transporte urbano tradicional y además, con un uso consciente, pueden ser una herramienta útil en el ahorro diario.

Siglo y medio de metro.

Mucho ha llovido desde que se inauguró el primer metro del mundo, el de Londres. Ocurrió en enero de 1863. La primera línea expresa fue proyectada como parte del anillo entre las terminales ferroviarias de Paddington, Euston y King’s Cross. Aquel pionero Metropolitan Railway más tarde se integró dentro de la red de metro y hoy todavía sigue en uso, como Metropolitan Line, la línea violeta del metro de Londres. 150 años después de su apertura, las líneas del subway londinense recorren más de 400 kilómetros.

pido un uber o pillo una moto de alquiler

A mitad del siglo XIX el medio de transporte más avanzado en las ciudades era el coche de caballos y curiosamente, el transporte ferroviario urbano llegó a Londres antes que los primeros automóviles a motor, que aparecieron en los últimos años del siglo.

Siguiendo el éxito de la nueva forma de movilidad interurbana de Londres, otras ciudades pronto se sumaron a la construcción de sus vías de metro: Atenas en 1869, Chicago en 1892, Glasgow y Budapest en 1896, Boston en 1897, París en 1900 y Berlín en 1902.

Puntualidad, rapidez y precio ajustado han hecho del metro el método de transporte más eficiente de la gran ciudad, tras más de 150 años dedicados a proyectos, obras, ampliaciones e innovaciones tecnológicas.

Aunque, a veces, sus estaciones quedan alejadas del destino y es necesario utilizar otros medios. Por ello, es habitual que los consorcios de transporte ofrezcan billetes combinados para alcanzar otros puntos en autobús o tren. Además, ahora la tecnología, Internet y especialmente el avance de los vehículos eléctricos han concebido nuevas formas eficientes y baratas, complementarias para moverse en la ciudad.

Alternativas al taxi: Uber y Cabify.

El concepto de economía colaborativa se ha distorsionado con la aparición de numerosas empresas tecnológicas de transporte y alojamiento. No hay que olvidar que economía colaborativa consiste solo en compartir bienes y servicios mediante aplicaciones conectadas a Internet, sin beneficio económico para las partes (sí para la plataforma que ofrece el servicio).

pido un uber o pillo una moto de alquiler

Sin embargo, Uber y Cabify quedan lejos del concepto anterior y sería más apropiado definirlos como alternativas al taxi. Su aparición en España ha supuesto graves protestas del sector del taxi que ve mermada su clientela. Sin embargo, desde el punto de vista del usuario, estos nuevos servicios tienen ciertas ventajas como conocer la tarifa aproximada antes del viaje, elegir el vehículo, evitar rodeos, mayor seguridad pues queda registrado el viaje y el conductor, vehículos modernos, trato cuidado o la gestión de pago y facturas automáticas desde la app.

Centrándonos en el ahorro, según la OCU, el taxi es más barato para trayectos cortos, de menos de 2 kilómetros. Mientras que en viajes medios y sobre todo, en los largos, Uber y Cabify son claramente más económicos, con hasta 7 euros de ahorro en desplazamientos al aeropuerto.

Ahorro entre ciudades: Blablacar y Amovens.

En España, estas dos apps de economía colaborativa lideran el carpooling, o viajes en vehículo compartido. Cada una con sus particularidades, para viajes entre ciudades los conductores ofrecen su trayecto y número de asientos disponibles a un precio ajustado que cubra los gastos estimados de combustible y deterioro del vehículo. Es una alternativa más eficiente que moverse en vehículo propio y suele ser más barata que el autobús. Además, está ya bien afianzada, especialmente en rutas frecuentadas por commuters y turistas.

Ahorro dentro de la ciudad: tener coche sale caro.

La comodidad de disponer de un automóvil propio aparcado cerca de casa para cuando sea necesario sale muy cara. ¿Te has parado a pensar cuánto te cuesta mantener tu coche? Si no, empieza a sumar y verás:

  • Precio, más intereses por su financiación.
  • Impuestos (matriculación y circulación).
  • Combustible, cada vez más caro con las nuevas regulaciones.
  • Mantenimiento: revisiones, cambio de aceite, filtros, aire acondicionado…
  • Reparaciones: ruedas, cristales, arañazos, fallos mecánicos…
  • Seguro.
  • ITV.
  • Aparcamiento.

Y por mucho cariño y cuidado que tengamos con él, su vida útil nos llevará a cambiarlo cuando las reparaciones más costosas empiecen a ser demasiado frecuentes: siendo optimistas, en diez o quince años.

Aunque cada ahorrador tenga sus necesidades específicas de un coche en propiedad o mediante un leasing o renting, actualmente cabe plantearse nuevas formas de moverse por la ciudad que pueden ser más baratas.

Ahorro dentro de la ciudad: vehículos eléctricos alquilados por minutos.

pido un uber o pillo una moto de alquiler

Ahora que has calculado cuánto te cuesta tener un coche en propiedad o, si no lo has hecho, tienes asumido que es una comodidad cara, ¿por qué no te planteas la opción ya real de moverte en ciudad en un vehículo eléctrico alquilado?

Tienes todo a mano en tu barrio y principalmente sales de él para ir al trabajo o para desplazamientos muy concretos. Entonces, haz números, verás que alquilar un coche, una moto o una bici te va a salir más barato. De acuerdo, el precio por minuto no es ningún chollo, pero piensa que te estás ahorrando todos los costes que antes hemos enumerado.

Las motos eléctricas de Muving o eCooltra llevan ya algún tiempo en las ciudades españolas. Fueron las primeras y ahora otras empresas se han sumado a la oferta. El alquiler es por minutos, con precios más económicos si se compran en packs. Se activan con el teléfono móvil y se pueden dejar estacionadas rápidamente en la calle, dentro de los amplios límites donde dan su servicio. Los precios oscilan los 0,20€ y 0,25€ por minuto.

pido un uber o pillo una moto de alquiler

Recientemente nos sorprendieron patinetes eléctricos aparcados sobre la acera. Tras ellos hay varias compañías que se están implantando en algunas ciudades europeas. Bird, fundada por un ejecutivo de Uber en Santa Monica (California) en 2017, en apenas dos años se ha extendido a cientos de ciudades de todo el mundo. Y han aparecido competidores pisándole los talones: Lime, con capital de Uber y Alphabet (Google), VOI, WIND, Koko o UFO entre otras. El precio aproximado es de 0,15€ por minuto, más un coste fijo (1€) al desbloquearlo.

 

pido un uber o pillo una moto de alquiler

Si viajas con acompañantes, entonces lo más barato para moveros cortas distancias puede ser un coche eléctrico alquilado. En muchas ciudades españolas car2go, Zity y emov ofrecen su flota de coches pagando por minutos o por horas. El precio aproximado es de 0,25 a 0,30 euros por minuto, pero no olvides que el estacionamiento no es tan sencillo como el patinete o la moto.

Hemos repasado las formas de transporte urbano más novedosas a día de hoy. Mientras acaban de popularizarse y extenderse entre los ciudadanos, ya hay ingenieros proyectando cuáles serán las del mañana, apostando por tecnología, tendencias y, por supuesto, eficiencia energética y cuidado del medio ambiente, esperando que su idea, o su aporte tecnológico se convierta en un rentable negocio.