902 888 888 / 914 890 888

El blog de Self Bank

Opciones de inversión de cara a la jubilación

Opciones de inversión de cara a la jubilación

Aunque la primera idea que nos viene a la cabeza cuando pensamos en el ahorro con vistas a la jubilación son los planes de pensiones, debemos tener en cuenta que no es la única opción y que, dependiendo de nuestra situación personal, podemos encontrar alternativas mejores en otros instrumentos financieros como los PIAS, los PPAS o los seguros de jubilación.

Sigue leyendo y aprenderás cuáles son las opciones que te ofrece el mercado para que puedas elegir por ti mismo la solución que mejor se ajuste a tus necesidades.

Por lo general, uno de los aspectos que más va a condicionar la elección de un instrumento de inversión o ahorro con vistas a la jubilación es la fiscalidad, pero no debería ser el único factor a considerar. Veamos cada alternativa con detalle:

Planes de pensiones

La opción más conocida por los ahorradores -el plan de pensiones- se caracteriza porque te permite desgravar hasta un límite las aportaciones que realices durante todo el año en la base imponible del Impuesto de la Renta, pero también porque el capital que allí acumules no podrás retirarlo hasta que alcances la edad de jubilación (65 o 67 años según tu año de nacimiento) o hasta pasados diez años.  Aunque existen casos en los que podrías recuperar el capital invertido antes, es mejor que no cuentes con ello a la hora de tomar la decisión, pues la legislación podría cambiar los próximos años.

La principal ventaja que tienen los planes de pensiones, además de su posible beneficio fiscal, es que están gestionados por profesionales cualificados que tratan de hacer crecer tus ahorros. Al igual que en los fondos de inversión, hay una gran variedad de planes de pensiones, por lo que tú eliges el nivel de riesgo que  deseas asumir, según la categoría de plan que selecciones.

Planes de Previsión Asegurados (PPA)

Probablemente, la segunda opción que manejas es un Planes de Previsión Asegurado (PPA) que, en realidad, es muy parecido a un plan de pensiones, aunque te garantiza un interés determinado.

En el caso del PPA, el producto toma la forma de un seguro que percibes en el momento de la jubilación. Por este motivo, tienes la rentabilidad garantizada. A cambio, como prioriza la preservación del capital al riesgo, su rentabilidad es más baja. Sobre todo, en periodos de bajos tipos de interés.

Fiscalmente, el PPA también te permite desgravar hasta los límites legales, pero tampoco te deja recuperar tu dinero antes de la fecha prevista.

Por último, aunque se trata de un seguro de ahorro, no sustituye a un seguro de vida. En caso de fallecimiento antes de la jubilación, tus herederos reciben el capital acumulado hasta entonces y solo un pequeño porcentaje adicional.

Plan Individual de Ahorro Sistemático

El Plan Individual de Ahorro Sistemático o PIAS no es un instrumento de ahorro diseñado para la jubilación, pero puedes utilizarlo con ese fin.

Técnicamente, el PIAS es un seguro que pagamos anualmente y con el que constituimos un capital. Cuando llega el momento de la jubilación pasamos a cobrarlo como una renta vitalicia o pensión mensual y es entonces cuando tiene beneficios fiscales, pues no los tiene durante la vida laboral (no hay desgravaciones por aportar).

Es más líquido que planes y PPAs, pues puedes recuperarlo antes de los diez años (pagando los impuestos correspondientes por el beneficio obtenido).

No suelen llegar al nivel de rentabilidad que alcanzan otras alternativas de inversión para la jubilación y solo se permite contratar uno por persona, pero la flexibilidad y liquidez es superior.

Seguros de jubilación

Por último, también puedes contratar un seguro de jubilación. Se fundamenta en un seguro de vida, como los PPA o PIAS, pero con la opción de elegir si quieres recibir la prestación en forma de capital o renta.

Para esta clase de herramientas no existen límites sobre el importe de las primas y tampoco desgravaciones fiscales. Al tratarse de un seguro, la tributación cambia según cómo recuperes el dinero invertido al final del contrato.

Lo más importante del ahorro para la jubilación, es empezar cuanto antes y estas son las opciones más habituales para hacerlo. Todas tienen sus pros y sus contras. Como ya las conoces un poco más, ahora puedes elegir por ti mismo cuál se ajusta mejor en estos momentos a tus necesidades.

 

Estos datos tienen finalidad informativa y no deben interpretarse en ningún caso como una recomendación de compra o venta, o de realización o cancelación de inversiones, ni puede servir como base de ningún tipo de decisión sobre inversiones actuales o futuras. Self Bank no se hace responsable de los perjuicios que pueda sufrir el inversor como consecuencia del uso de dicha información. El Cliente es responsable de las decisiones de inversión que adopte y del uso que haga de la información proporcionada a tal efecto. Self Bank proporciona esta información a través de un proveedor y no asume compromiso alguno de la actualización en el contenido de la información presentada. La evolución o resultados pasados de las inversiones no garantizan la evolución o resultados futuros.

Self Bank no acepta ningún tipo de responsabilidades por pérdidas, directas o indirectas, como consecuencia de este informe. Ninguna parte de este documento puede ser copiada o duplicada de cualquier forma o medio o redistribuida sin el previo consentimiento por escrito de Self Bank.