902 888 888 / 914 890 888

El blog de Self Bank

Competencia imperfecta en España: los monopolios que hubo y los que quedan

Competencia imperfecta en España: los monopolios que hubo y los que quedan

El 7 de octubre de 2013 entró en funcionamiento la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) con el fin de promover y defender el buen funcionamiento de todos los mercados en interés de los consumidores y de las empresas. Lo que implica luchar contra los monopolios o las prácticas monopolísticas en los mercados españoles.

Por tanto, la pregunta surge sola. Entonces, ¿en España aún quedan monopolios? Pues parece ser que sí, aunque incluso a un organismo público como la CNMC le cueste demostrar que en ciertos sectores hay abuso de posición dominante o prácticas monopolísticas.

El último sector en recibir la denuncia de la CNMC ha sido el tabacalero, pues la Comisión ha instado al Gobierno, en enero de 2019, a eliminar el monopolio de la red de estancos, tras detectar restricciones en el sector del tabaco. Básicamente, la denuncia proviene del hecho de que existe exclusividad para que los estancos sean los únicos que puedan vender tabaco, a excepción de las licencias otorgadas a las máquinas expendedoras de bares, quioscos de prensa y gasolineras.

Sector marítimo y farmacéutico. Gasolineras y carreteras

Otro sector profundamente monopolizado es el marítimo. Sin ir muy lejos, en diciembre de 2018, la CNMC alertó contra la regulación de la línea marítima de interés público entre Algeciras y Ceuta, y apuntó el hecho de que no todos los buques pueden acceder a determinados servicios en los nuestros puertos.

No olvidemos que la UE quiere sancionar a España por el monopolio de la estiba. Fue noticia en 2017, cuando el Ministerio de Fomento anunció la aprobación de un decreto ley que ponga fin a ese monopolio antes de 2020, tal y como exige Bruselas.

Y, cómo no, el sector farmacéutico, pues existe la obligatoriedad de que los propietarios de las farmacias sean licenciados en Farmacia. Aparentemente, la normativa actual crea un monopolio que impide la entrada al sector de los no titulados en esa especialidad.

 

monopolios que existen

 

Otras prácticas monopolísticas detectadas en los últimos meses por la CNMC se han dado en el sector de las estaciones de servicio de combustible o en el de la explotación, conservación y mantenimiento de carreteras.

En este último caso, la CNMC abrió un expediente sancionador contra Acciona, Corsán-Corviam, Dragados, FCC, Ferrovial, OHL y Sacyr, por prácticas que presuntamente restringen la competencia. Concretamente, el expediente hace referencia a licitaciones públicas para la construcción y rehabilitación de infraestructuras y edificios.

 

Aena, Renfe, Telefónica: clásicos monopolios

Un caso muy conocido es el de las tarifas aeroportuarias de Aena. Estas tarifas se cobran a las compañías aéreas por el uso de determinados servicios y luego se repercuten en el precio de los billetes. Aena gestiona prácticamente la totalidad de los aeropuertos (469) y helipuertos españoles (2), por lo que también funciona como un monopolio.

 

monopolios que existen

 

Otro sector en evidente situación de monopolio en España es el transporte ferroviario. De hecho, las directivas europeas han dejado claro que actualmente el mercado español de transporte de pasajeros en tren no es libre. Lo será antes de 2020, casi 80 años después de la constitución de Renfe (el 1 de febrero de 1941), pero antes, la Comisión señala que hay factores que deben modificarse, con el fin de facilitar la entrada de posibles competidores.

 

monopolios que existen

 

Un sector muy vigilado es el de las telecomunicaciones, pues si bien Telefónica, ya no es un monopolio -la portabilidad de línea alcanzó cifras récord en octubre de 2018 con cerca del millón de cambios de operador-, la Comisión tiene abiertos otros expedientes contra la operadora por presuntas barreras en algunos servicios mayoristas.

Así parece claro que todavía existen monopolios más o menos encubiertos, pero que ya han sido detectados por la CNMC o por Bruselas. En ambos casos, más que empresas concretas, se trata de sectores con prácticas monopolísticas y tienen fecha de caducidad.