914 890 888

El blog de SelfBank by Singular Bank

Merkel y Yellen: la líder que se va y la líder que vuelve

Merkel y Yellen: la líder que se va y la líder que vuelve

Afortunadamente, cada vez más son las líderes mundiales, mujeres que ocupan puestos de elevada responsabilidad en diversos ámbitos. Aunque todavía queda camino por recorrer, en los últimos años ha aumentado la representación femenina en el poder.

Destacan casos como los de la presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde (antes directora del FMI), su sucesora en esta entidad, la búlgara Kristalina Georgieva, la presidenta de la Comisión Europea, Úrsula Von der Leyen, la vicepresidenta de Estados Unidos Kamala Harris (primera mujer en acceder a ese cargo) o Jacinda Ardern, la presidenta de Nueva Zelanda que se ha hecho famosa por su buena gestión de la COVID-19.

La líder que se va y la líder que vuelve

Pero sobresalen especialmente en estos momentos dos líderes, una que se va, y una que regresa. De retirada está Angela Merkel, la canciller alemana que en 2018 anunció que no se presentaría a la reelección; mientras, la estadounidense Janet Yellen, que dirigió durante cuatro años la Reserva Federal (2014-2018), será ahora la primera mujer en estar al frente de la economía de aquel país como secretaria del Tesoro en 231 años de historia. ¿Qué logros han conseguido estas dos importantes líderes?

Angela Merkel, 15 años liderando Alemania y Europa

Merkel

Angela Merkel nació en 1954 en Hamburgo, la antigua Alemania Federal (u Occidental). Al poco de nacer, su padre —que era un pastor luterano— obtuvo un pastorado en Quitzow, en Alemania Oriental, y la familia se trasladó allí, por lo que Merkel vivió su niñez y juventud en la República Democrática Alemana (RDA), que formaba parte de los países del Este, bajo influencia soviética.

Amante de la ciencia, Merkel estudió la carrera de Física en la Universidad de Leipzig; en 1978 finalizó sus estudios y comenzó a trabajar en el Instituto Central de Química en la Academia de Ciencias de Berlín. Un año antes, se había casado con el físico Ulrich Merkel, de quien adoptó el apellido. En 1986 se doctoró en física cuántica.

Merkel, viceportavoz, ministra y canciller

En 1989, con la caída del muro de Berlín, Angela Merkel entró en política y tras las primeras elecciones democráticas en la RDA (República Democrática Alemana), se convirtió en la viceportavoz del nuevo gobierno.

En 1990, con 36 años, alcanzó el cargo de ministra para la mujer y la juventud, en el gobierno dirigido entonces por Helmut Kohl. Fue adquiriendo más responsabilidades en su partido, y en 1993 fue designada presidenta regional de la CDU (Unión Demócrata Cristiana de Alemania) en Mecklemburgo-Pomerania Occidental.

Un año después, Merkel se convirtió en ministra de medio ambiente y seguridad nuclear. En 1998, su partido fue derrotado en las elecciones por el Partido Socialdemócrata Alemán (SPD) de Gerhard Schroeder y tras un escándalo de financiación ilegal en la CDU, Merkel alcanzó la presidencia de esta en el año 2000.

Merkel, desde 2005 ganando las elecciones

En mayo de 2005, Merkel consiguió su primera victoria electoral en las elecciones generales, pero con un margen ajustadísimo, ya que la CDU obtuvo 226 escaños por los 222 del SPD.

Este resultado tan ajustado no dejaba margen a otra alternativa que la repetición de elecciones o la que se conoció como gran coalición (grosse koalition), de manera que Merkel comenzó a liderar un gobierno entre los dos grandes partidos alemanes (también se unió la Unión Social Cristiana de Baviera o CSU), demostrando ya sus buenas dotes para la negociación.

En 2009, volvió a ganar las elecciones, constituyendo una coalición distinta en este caso, con su partido hermano, la CSU y con el partido liberal. 

En 2013, de nuevo encabezó el gobierno, esta vez con el otro gran partido, el SPD, en otra gran coalición.

En 2017 volvió a reeditar la victoria, pero tras unos malos resultados en algunas votaciones regionales, anunció que no se presentaría a la reelección en 2021.

Merkel, 15 años al frente de Alemania

A lo largo de estos 15 años, Merkel ha demostrado ser capaz de gobernar y de aliarse con distintos socios, y al mismo tiempo incluso adoptar algunas de las políticas de estos, con medidas como la reducción de la edad de jubilación en ciertos sectores o abanderando el movimiento antinuclear en Alemania.

De esta manera, Alemania comenzó a cerrar centrales nucleares (según lo planeado, no quedará ninguna abierta a 31 de diciembre de 2022) y facilitó la inversión en energías renovables para promover un modelo de energía limpia. En 2019, el 46% de la producción energética alemana ya provenía de fuentes renovables y se planea llegar al 65% en 2030.

A modo de ejemplo, siendo Alemania un país con muchas menos horas de sol que los países del sur de Europa, produce unos 50TWh al año, más energía fotovoltaica que España, Francia, Italia y Portugal juntas.

Merkel ha tenido mucho que ver en esta transformación ecológica del país, y también en el diseño del plan europeo NextGenerationEU, el cual va a tener un importante apartado dedicado a la economía verde.

Además de haber mantenido en buen estado la economía de su país (a pesar de los efectos de la pandemia, el desempleo allí se mantiene por debajo del 6%, rondando el pleno empleo), Merkel ha tenido que lidiar con las dos grandes crisis que han movido los cimientos de la Unión Europea (además del Brexit): la Gran Recesión de 2007-08 y la ocasionada por la COVID-19.

En la primera, Alemania optó por una línea más dura con los países más afectados por la situación, a modo de aviso para navegantes que recalcase la importancia de tener unas finanzas públicas saneadas y una economía sólida.Sin embargo, en la crisis de la COVID-19 ha optado por una solución más europeísta, de más unión, lidiando con el llamado grupo de los frugales y sacando adelante un plan de recuperación para Europa con el mayor paquete de estímulos jamás visto, con un importe total que supera los 1,8 billones de euros.

Janet Yellen, dirigiendo la economía estadounidense

Merkel


La economista estadounidense Janet Yellen dirige la economía de su país, como secretaria del Tesoro del presidente Joe Biden, pero antes ya alcanzó importantes cargos.

Nacida en 1946, está casada con otro destacadísimo economista, el profesor de economía en la Universidad de Berkeley y premio Nobel George Akerlof.

Entre 1994 y 1997, Janet Yellen fue gobernadora de la Reserva Federal (FED), dirigió la Reserva Federal de San Francisco de 2004 a 2010, y en 2014 sucedió a Ben Bernanke como presidenta de la Reserva Federal de Estados Unidos, convirtiéndose en la primera mujer en alcanzar ese cargo. Ya en esos momentos, la famosa revista Forbes la consideraba la segunda mujer más poderosa del mundo, solo por detrás de… Angela Merkel.

Yellen: de la Reserva Federal al Tesoro de Estados Unidos

En 2018, Donald Trump no la renovó para el cargo y fue sucedida por Jerome Powell, pero desde enero de 2021 dirige la economía del país en el gobierno de Biden.

Yellen se tuvo que enfrentar a una situación complicada al frente de la Reserva Federal. Tras la caída de Lehman Brothers, el banco central norteamericano, con Ben Bernanke al frente, bajó los tipos de interés al mínimo e implementó varias rondas de compras de activos (Quantitative Easing o QE), lo que se conoce popularmente como «imprimir dinero».

A partir de ahí, tocaba retirar los estímulos paulatinamente (el llamado tapering), con cuidado para que la economía no se resintiese y Yellen dirigió las operaciones para ajustar nuevamente las tasas y subir progresivamente los tipos, al mismo tiempo que se iba reduciendo la deuda de la FED.

Bajo su mandato, la economía creció a buen ritmo, se redujo el desempleo y se normalizó la política monetaria, unos méritos que sin duda la han hecho acreedora al puesto de secretaria del Tesoro, desde el que liderará la economía de la primera potencia mundial.

Estos datos solo tienen una finalidad informativa y no deben interpretarse como una recomendación de compra o venta. La información facilitada proviene de fuentes públicas. Singular Bank no se hace responsable: (i) de cualquier pérdida derivada de la utilización directa o indirecta de la información contenida en esta comunicación, (ii) ni del uso que se haga de dicha información. Las decisiones que cada inversor adopte, tanto de inversión como de nivel de delegación y asesoramiento, son su responsabilidad.  Antes de efectuar cualquier contratación, es recomendable informarse legal, regulatoria y fiscalmente sobre las consecuencias de una inversión. Rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras. Ninguna parte de este documento puede ser copiada o duplicada de cualquier forma o medio o redistribuida sin el previo consentimiento por escrito de Singular Bank.