902 888 888 / 914 890 888

El blog de SelfBank by Singular Bank

Mujeres que han marcado la historia económica reciente

Mujeres que han marcado la historia económica reciente

8 de marzo, Día Internacional de la Mujer en el que vuelven las estadísticas y los datos que ponen de relieve la desigualdad rampante que sigue existiendo en nuestra sociedad entre hombres y mujeres. Divergencias en casi todos los aspectos, pero hay uno que sobresale más que el resto, el económico. Hoy hablamos de mujeres que han marcado la historia económica.

Es un hecho que, a día de hoy, los hombres ocupan los principales puestos directivos y ganan más dinero. Así lo demuestra ‘Womenomics’, el reciente informe de Goldman Sachs, que ofrece interesantes datos al respecto. Por ejemplo, que las mujeres realizan dos tercios de todas las horas de trabajo, pero tan solo se llevan el 10% de los ingresos.

Por su parte, el Sindicato de Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) estima en su informe ‘Brecha salarial y techo de cristal’ que no será hasta dentro de 87 años cuando la brecha salarial y laboral entre hombres y mujeres se cierre, aunque resaltan que en los últimos 12 años ese ‘gap’ se ha reducido en 672 euros. 

En cualquier caso, se trata de casi un siglo de retraso. Un problema demasiado evidente que la generación millennial quiere corregir cuanto antes pues, como estamos viendo, está más interesada en la igualdad que las anteriores: el movimiento feminista es ahora más fuerte que al principio del milenio, y se está aprovechando para cambiar el statu quo.

En el ámbito de la empresa y el emprendimiento las mujeres han dado un gran salto en estos años. La crisis económica sirvió para que muchas de ellas se lanzaran a cumplir sus sueños y a abrir sus propios negocios o a poner en marcha proyectos que han tenido un gran calado en la sociedad y en el ámbito económico reciente.

Mujeres que han marcado la historia económica reciente

Mujeres que han marcado la historia económica

Stella McCartney

¿Sabes quién es la culpable de que ahora haya un movimiento sostenible en la moda? Se llama Stella McCartney. Es hija del ex Beatle Paul McCartney, pero mucha gente lo desconoce. Gracias a su marca de moda y su lucha por unos parámetros sostenibles y de respeto al medio ambiente en la industria textil ha conseguido que algunos de los gigantes del comercio hayan cambiado su mentalidad.

A día de hoy, la moda es la segunda industria más contaminante del mundo, solo por detrás de la petrolera. Esto ha ocasionado una gran devastación ambiental en los lugares donde se establecen las fábricas de producción masiva, especialmente en Asia. La contaminación de los ríos, por ejemplo, es una de las facturas que se ha cobrado la llamada ‘moda rápida’ o ‘fast fashion’, la cual ha generado un consumo masivo contra el que se quiere luchar hoy.

McCartney es la dueña de su firma homónima de lujo, la cual abandera este movimiento dentro de esta industria de alto standing. Empezó negándose a utilizar pieles de animales en sus diseños y ya produce la mayor parte de ellos con materiales sostenibles u orgánicos. A ella han ido sumándose otras grandes firmas, como Calvin Klein, Armani, Gucci o Versace, que ya han comprendido que el futuro ha de ser sostenible o no será

Ahora, además, ha recuperado el control de su firma, tras unos años englobada dentro del conglomerado de lujo Kering. Así, podrá decidir ella de primera mano los pasos que tiene que dar en este reto sostenible que se ha propuesto.

Mujeres que han marcado la historia económica

Janet Yellen

Pero si tenemos que hablar de una mujer que ha marcado la historia económica más reciente, y que ha sido fundamental para la recuperación mundial, no podemos olvidar a Janet Yellen. La que fuera presidenta de la Reserva Federal de Estados Unidos hasta 2018 es una de las economistas más reputadas del mundo y ha logrado que la revista Times le nombrara la sexta mujer más poderosa en 2014, cuando accedió a ese cargo.

Yellen es una economista keynesiana considerada una ‘paloma’ en los círculos de Wall Street por preocuparse más del empleo que de la inflación. Aboga por el uso de la política monetaria para estabilizar la economía y así lo demostró en sus cuatro años en la Reserva Federal, donde logró ganarse el respeto del mundo entero.

Mujeres que han marcado la historia económica

Therese Tucker

¿Y qué decir del mundo de las finanzas? En este ámbito tenemos a Therese Tucker, fundadora y directora ejecutiva del negocio de software financiero BlackLine, un software de seguridad en la nube que ahora utilizan empresas como Coca-Cola, eBay o Philips. 

Tucker se endeudó completamente para montar su empresa. Pero creía en su sueño y en lo que hacía, y a día de hoy es una de las mujeres más ricas de Estados Unidos, con una fortuna estimada en 380 millones de dólares. Ya aparece en la lista Forbes, con una empresa valorada en más de 2.000 millones.

Tracy Young

Tracy Young

Tracy Young es otra joven que también tiene por objetivo que sus clientes ahorren. Pero en este caso, hablamos de empresas de construcción. Esta ingeniera es especializada en reducir costes y procesos, una preocupación que le llevó a darse cuenta de que las firmas constructoras podían llegar a gastarse miles de millones solo en imprimir planos. Por ello, fundó PlanGrid, una app que permite crear, editar y compartir en la nube planos de cualquier tamaño, una herramienta fundamental para las empresas multinacionales.

Whitney Wolfe

Whitney Wolfe

Por último, no podemos obviar el mundo de las citas digitales, un ecosistema que ha hecho que las personas puedan encontrar pareja a golpe de click. Aunque la más famosa es Tinder, una de las personas que trabajó allí en sus inicios se ha propuesto hacerle la competencia y, a la vez, empoderar a la mujer. Se trata de Whitney Wolfe, fundadora y CEO de Bumble, una app para conocer gente en la que son las mujeres las que dan el primer paso.

Como vemos, los ejemplos son claros. Aunque hay todavía una gran diferencia entre los hombres y las mujeres, nadie puede negar que estas han pisado el acelerador y el futuro estará marcado con su nombre. Y su sello.