914 890 888

El blog de SelfBank by Singular Bank

Leaseback: venta y alquiler a la vez

Leaseback: venta y alquiler a la vez

El Sale and leaseback o retroleasing es un modelo de financiación en el que una empresa vende un activo para alquilarlo a largo plazo. De esta manera, la empresa sigue uitilizando  el activo, pero ya no es de su propiedad; libera capital inmovilizado a cambio de un gasto recurrente. Por lo general, este tipo de operaciones se realizan sobre bienes inmuebles, pero también es posible realizarlas sobre bienes muebles.

La traducción literal de Sale and leaseback sería venta y arrendamiento y se entiende como un leasing inverso, pues el leasing es un alquiler con opción de compra.

La ventaja financiera del leaseback es que la empresa propietaria vende y alquila el activo al mismo comprador, con lo que obtiene una liquidez inmediata, mientras que la sociedad adjudicataria se hace con un activo alquilado con una rentabilidad conocida por contrato, junto con una opción de compra a ejercitar al final del contrato.

No obstante, si la empresa vendedora negocia tener una opción de compra final, podría recuperar la titularidad del bien pactando de antemano la fórmula de cálculo del precio.

Ventajas y desventajas del leaseback

Por lo tanto, este tipo de operaciones permiten liberar activos fijos para obtener liquidez de forma inmediata sin perder la opción de disfrutar (hacer uso) del bien durante el tiempo que pacte con el comprador sin parar su actividad. Además, son operaciones rápidas que apenas necesitan documentación y permiten un ahorro frente a alternativas financieras como sería una venta al uso.

Otros aspectos interesantes del leaseback tienen que ver con los impuestos, pues en algunos casos el arrendatario puede beneficiarse de descuentos en el impuesto de sociedades.

Como inconvenientes, no todos los activos son aceptables para este tipo de operación, pues, normalmente, ha de tratarse de activos modernos y actualizados y deben tener una tasación y rentabilidad,  que los haga interesantes para el potencial comprador.

Esta parte del leaseback —los acuerdos del arriendo con derecho a compra— es similar a otras operaciones financieras como pueden ser el alquiler con opción a compra de una vivienda.

Otro inconveniente del leaseback es que el bien utilizado en la operación ya no puede utilizarse como garantía para otra operación financiera porque ya no pertenece a la empresa. Por último, conviene recordar que, en el leaseback, la empresa mantiene la responsabilidad del mantenimiento y conservación del activo a pesar de que se trata de un alquiler.

Estos datos solo tienen una finalidad informativa y no deben interpretarse como una recomendación de compra o venta. La información facilitada proviene de fuentes públicas.

Singular Bank no se hace responsable: (i) de cualquier pérdida derivada de la utilización directa o indirecta de la información contenida en esta comunicación, (ii) ni del uso que se haga de dicha información. Las decisiones que cada inversor adopte, tanto de inversión como de nivel de delegación y asesoramiento, son su responsabilidad.  

Antes de efectuar cualquier contratación, es recomendable informarse legal, regulatoria y fiscalmente sobre las consecuencias de una inversión. 

Rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras. 

Ninguna parte de este documento puede ser copiada o duplicada de cualquier forma o medio o redistribuida sin el previo consentimiento por escrito de Singular Bank.