902 888 888 / 914 890 888

El blog de Self Bank

Las historias de terror que tus papás te contaron sobre el dinero

Las historias de terror que tus papás te contaron sobre el dinero

“El dinero es el diablo”

Frase que cierra una historia extraña pero escalofriante de cómo alguien tuvo dinero pero éste lo “maldijo” con la peor de las suertes y un final terrible…

Y en un honesto afán de enseñarnos y dejarnos una buena educación, nuestros padres nos contaron historias de terror financiero que la mayoría nos hizo más daño que bien. La intención siempre fue buena, no lo negamos pero ¿la moraleja? Quizá no tanto.

El ser humano aprende mucho mejor a través de las historias. Una historia queda tan grabada en la mente humana que podemos repetir la misma historia por cientos de generaciones.

Si quieres enseñarle algo a tus hijos, cuéntales una historia. Ahora la pregunta es ¿Qué nos enseñaron a nosotros? Y ¿cómo esas enseñanzas a través de las historias impactan en nuestra vida hoy?

Quiero poner el ejemplo de las historias que con más frecuencia escuchamos sobre el dinero, pero como no quiero quitarte demasiado tiempo, haré un breve resumen de la historia del terror resaltando la frase clave que se vuelve la “lección” del relato para explicarte cómo son solo eso: argumentos que si bien pudieran tener algo de verdad, no son verdades absolutas y solo impiden tu prosperidad.

Cada historia del terror tiene una anécdota, un ejemplo y una vida entorpecida por el “cochino dinero”.

“El dinero es un mal necesario”  

Frase que cierra una historia donde el protagonista (muy probablemente alguno de tus papás) sufre desventuras por conseguir dinero ya que éste es necesario.

¿Qué? ¿Cómo que un mal necesario? Es como decir que una enfermedad es necesaria. Lo malo NUNCA es necesario (lo malo sucede en la vida pero tanto como que ¿lo necesitamos?) así que si el dinero es necesario es solo eso: una necesidad. Quítale el adjetivo “malo” y verás cómo tu relación con el dinero se vuelve más simple. No la compliques.

“El dinero nunca alcanza”

Entra: historia de cómo tus padres han padecido por ganar el duro dinero pero éste misteriosamente nunca alcanza, siempre con ejemplos de los que tú te puedas acordar.

Si el dinero nunca alcanza ¿por qué sigues persiguiéndolo? Es una batalla ya de entrada perdida. Deja de trabajar y ¡asunto arreglado!

No tiene sentido ¿verdad? El dinero nunca alcanza cuando se malgasta. Cuando no planeas, cuando no llevas un control. Seguro conoces a alguien que gana más o menos lo mismo que tú pero parece que siempre tiene dinero, “le alcanza”.  Te juro que no es magia: se llama control financiero y también te juro que no es tan difícil.

“El dinero no crece en los árboles”

La historia de cómo tu papá sufrió carencias de chiquillo y tu abuelo (su padre) nunca le daba lo que quería porque “había que ganarse las cosas” a punta de escasez y sufrimiento.

Para empezar, los aguacates crecen en los árboles y son carísimos así que la analogía no sirve. En segundo lugar, si bien es cierto que se necesita trabajar para ganar dinero, no significa que debe ser ‘duro’, que se deba sufrir por ello o que ganar dinero en un momento dado no pueda ser fácil. La realidad es que si encuentras la manera de trabajar en algo que te encanta y usas bien tu dinero ¡no te será difícil ganar plata y disfrutarla sin desperdiciarla!

“Todo está caro y el dinero es escaso”

Seguido de una historia de cómo tus papás hicieron sacrificios por comprarte los útiles y el uniforme de segundo grado cuando apenas tenían para llegar a final de mes. ¡Del terror!

El concepto caro tiene que ver con nuestras posibilidades. Y las posibilidades tienen que ver más con cómo administramos que con cuánto ganamos. ¿No me crees? Chequea la cantidad de celebridades que han ganado FORTUNAS y han quedado en la ruina. Ganar mucho dinero no te garantiza una buena vida; hacer buen uso del dinero, sí. Mientras mejor gestiones tu dinero, más posibilidades de adquirir cosas tendrás independientemente de cuánto ganes o cuánto cuesten.

“Consíguete un marido rico”

Aquí la historia de como Fulanita (generalmente una conocida de tu mamá) se casó por amor, pero como el marido era pobre vivían miserablemente. Así que si quieres evitar esta historia de terror, cásate con un rico.

Lo bueno es que cualquier mujer puede salir adelante financieramente sin necesidad de un marido rico. Lo bueno es que un marido “pobre” pero comprometido con su carrera y que ama lo que hace encontrará la manera de ganar más y lo mejor es que con un buen manejo del dinero hasta el ingreso más pequeño, rinde. ¡Pffff menos mal!

“Los hijos matan a los padres por herencia”

Tus papás te cuentan con los ojos pelados la historia de como el mejor amigo de tu abuelo planeó el cruel asesinato de su madre millonaria con veneno sofisticado para quedarse con la herencia. GLUP.

Si bien es cierto que familias suelen pelearse por las herencias, las historias de verdaderos asesinatos son muy pocas, y la realidad es que esos pleitos muchas veces  tienen más que ver con lo que hay detrás: generalmente injusticias (como cuando los padres dejan en herencia todo a los hijos  varones y dejan a las hijas mujeres sin un quinto) y temas de relaciones familiares más que de dinero. Sí, también está siempre el hermano que era un dulce y cuando hay dinero de por medio se vuelve un ogro. Pero no es el dinero el que lo vuelve ogro: es su ambición y eso es un tema de carácter.

Afortunadamente uno de los más grandes poderes que tiene el ser humano es el de cambiar sus pensamientos. Inspecciona qué historia del terror te contaron tus padres sobre el dinero y si no te sirve para tus metas y objetivos de vida ¡Deséchala! ¡Cámbiala! E instala nuevas ideas que te traigan lo que deseas: prosperidad, bienestar y la posibilidad de dar más.