902 888 888 / 914 890 888

El blog de Self Bank

Hacia las presidenciales de 2020: ¿cambio de gobierno en EE.UU.?

Hacia las presidenciales de 2020: ¿cambio de gobierno en EE.UU.?

2019 cerró con el inicio del impeachment contra Donald Trump, que se convertirá en el tercer presidente de la Historia de Estados Unidos que se ve sometido a este procedimiento. No obstante, se prevé que en la votación en el Senado, controlado por los republicanos, no salga adelante, por lo que el actual inquilino de la Casa Blanca se presentará, previsiblemente, a la reelección de 2020.

Elecciones presidenciales en Estados Unidos

Desde las primeras elecciones del país norteamericano, el 7 de enero de 1789 (se cumplen ahora 231 años), que convirtieron a George Washington en el primer presidente, lo más habitual es que el candidato que se presenta a la reelección repita victoria.

Desde 1900 hasta ahora, solo 4 de los 20 presidentes que han vuelto a presentarse han perdido: Hoover, frente a Franklin Roosevelet (en 1932, en plena Gran Depresión), Ford frente a Carter (en 1976, tras el escándalo del Watergate que supuso la dimisión de Nixon), Carter frente a Reagan (en 1980, en una situación de inflación muy elevada, superior al 13%) y George H. W. Bush (padre) frente a Clinton (en 1992, a causa de la crisis económica de esos años, y por el incumplimiento de algunas de sus promesas electorales).

Hasta hace poco, parecía que Trump no tendría problemas en ser reelegido. A pesar de que algunos lo acusan de populismo, y de las guerras comerciales que ha promovido con otras potencias económicas, la situación económica de su país es relativamente buena, con niveles de desempleo muy reducidos, los más bajos en los últimos 50 años, por debajo del 4%. Es decir, en situación técnica de pleno empleo. Y no parecía haber rivales de peso en el Partido Demócrata. Sin embargo, el proceso de Impeachment (aunque finalmente no salga adelante) y el surgimiento de una figura como Michael Bloomberg, multimillonario y durante más de una década, alcalde de Nueva York, le han complicado bastante sus expectativas.

Quién es Michael Bloomberg

El más probable contendiente de Trump en las presidenciales es Michael Bloomberg. Bloomberg, que pronto cumplirá 78 años (4 más que Trump), es una de las personas más ricas del mundo, con una fortuna que se estima en más de 50.000 millones de dólares (Donald Trump «apenas» tiene unos 3.000 millones).

Es fundador de la compañía de información financiera que lleva su apellido, la cual creó tras haber sido socio general en Salomon Brothers, uno de los bancos de inversión más conocidos de su país.

En 2002, se presentó a la alcaldía de Nueva York curiosamente, por el Partido Republicano, mientras que ahora lo hará por el Demócrata. Fue reelegido en dos ocasiones, por lo que estuvo 12 años en el cargo.

Inicialmente, su valoración era bastante baja, pero posteriormente fue mejorando la percepción de los ciudadanos hasta conseguir altos índices de aprobación. Su mandato se enfocó en la remodelación de la ciudad y de sus zonas verdes, así como en la seguridad ciudadana, consiguiendo reducir la tasa de asesinatos a la mitad, y alcanzando un récord de turistas en 2013, con más de 54 millones de visitantes.

Bloomberg es conocido por no escatimar el dinero para conseguir sus objetivos. Se calcula que en sus tres campañas para la alcaldía se habría gastado unos 250 millones de dólares, según la estimación realizada por The New York Times. Para las presidenciales de 2020, ya ha anunciado que se gastará un mínimo de 150 millones.

Cuándo se celebran las próximas elecciones presidenciales en Estados Unidos

Las elecciones presidenciales tendrán lugar el martes 3 de noviembre de 2020. Como curiosidad, la fecha de las elecciones en Estados Unidos es, desde 1845, «el primer martes después del primer lunes de noviembre», que en 2020 será el día 3 (siempre caen entre el 2 y el 8 de noviembre).

Esta fecha se estableció en un momento en el que el país era eminentemente agrícola. Noviembre fue el mes elegido porque ya se habían terminado las principales recolecciones, pero aún no había llegado el frío invernal, de manera que los caminos no estarían demasiado complicados (ya que muchos votantes tenían que trasladarse).

Se eligió «el primer martes después del primer lunes» para evitar que coincidiese con el 1 de noviembre, día de Todos los Santos.

Cómo es el proceso electoral en Estados Unidos

Las primarias

El proceso se inicia con las primarias de cada partido, durante los seis primeros meses del año, en las que se elige el candidato a presidente, quien participará en las elecciones de noviembre.

Para la elección del candidato, básicamente hay dos sistemas:

  • Los caucus, sistema en el que se realiza una asamblea con los registrados y afiliados al partido, en la que se vota mediante mano alzada o a través de las urnas.
  • Las primarias, que pueden ser partidistas (cada partido celebra su propia elección), o no partidistas (en el Estado de California o en el de Washington, por ejemplo), en la que compiten todos los candidatos, independientemente del partido al que pertenezcan.

Un día muy conocido dentro del proceso de primaria es el famoso Supertuesday (Supermartes), en el cual hay un mayor número de estados que celebran las primarias (por ejemplo, en las elecciones de 2016, el Supermartes tuvo lugar el 1 de marzo, fecha en la que participaron 12 estados).

Una vez terminadas las primarias, ya en verano, los partidos celebran sus convenciones nacionales, en las que anuncian su candidato a la presidencia, y éste designa a su candidato a vicepresidente.

Las elecciones

El sistema de elección del presidente de Estados Unidos es indirecto. Es decir, los votantes eligen a unos compromisarios dentro de cada estado, y estos emitirán los votos en su nombre para elegir al presidente. En total son 538, 435 en la Cámara de Representantes, 100 en el Senado y 3 delegados que corresponden a Washington DC, lo que sitúa la mayoría a conseguir en 270.

Para conseguir la presidencia, el candidato debe conseguir el mayor número de votos de estos delegados, lo que no siempre coincide con un mayor número de votos por parte de los ciudadanos.

En las últimas elecciones, Hillary Clinton consiguió cerca de tres millones de votos más que Trump, y sin embargo, este salió elegido presidente; lo mismo sucedió entre George W. Bush y Al Gore en el año 2000, aunque en este caso la diferencia fue más pequeña, de aproximadamente medio millón de votos.¿Por qué puede suceder esto? La gran mayoría de los estados (excepto Nebraska y Maine) conceden todos los votos que le corresponden a ese estado al candidato que haya conseguido la mayoría. Por ejemplo, Florida cuenta con 29 electores. Con simplemente un voto de diferencia, el ganador se llevará esos 29 electores (Florida fue el Estado decisivo en la victoria de Bush sobre Gore, una victoria por poco más de 1.000 votos, que tras sucesivos recuentos, se quedaron en poco más de 500 de diferencia).

Estados demócratas y estados republicanos. Swing states y battleground states

Hay estados que tradicionalmente tienen un voto demócrata y otros que suelen ser partidarios del partido republicano. Generalizando, las costas tienden a ser más demócratas, y el centro del país a ser más republicano.

Si unimos esto al sistema de electores, en el que se conceden todos los votos al candidato que gane en ese estado, en la práctica, las elecciones se suelen decidir en unos pocos estados, que suelen ser llamados swing states (estados pendulares) o battleground states (estados disputados), que a veces inclinan la balanza hacia un lado y a veces hacia el otro.

Mientras que California y Nueva York han tendido a votar demócrata, y Texas y Georgia, votan republicano, y otros varían más, como Florida (que aporta 29 votos) y Ohio, que ha acertado en el último medio siglo, ya que desde 1960, nadie ha ganado las elecciones sin vencer allí (o desde 1900, solo en dos ocasiones no ha coincidido).

Por eso, los candidatos centran sus esfuerzos en apenas 10-12 estados, que son los cambiantes, con especial atención a Ohio, por esa capacidad predictiva que demuestra, y también a Florida y Pennsylvania, por ser los swing states que más votos aportan.