914 890 888

El blog de SelfBank by Singular Bank

Así se utilizan medias móviles para estudiar el valor de un activo

Así se utilizan medias móviles para estudiar el valor de un activo

Las medias móviles son una herramienta fácil de utilizar dentro del campo del análisis técnico. Su función consiste en suavizar la variación en el precio de un activo a lo largo del tiempo, mostrando una media del precio que se actualiza constantemente. La media se calcula sobre un periodo concreto de tiempo, como por ejemplo 30 minutos, 20 días o 10 semanas.

Como con todas las herramientas de inversión es interesante conocer bien su función y funcionamiento para comprender su utilidad y limitaciones a la hora de aplicarlas a nuestra estrategia de inversión. Una de las ventajas de las medias móviles es que se pueden adaptar a cualquier periodo temporal, por lo que resultan útiles tanto a traders a corto plazo, como a inversores a largo plazo.

¿Por qué utilizar una media móvil?

Las medias móviles nos ayudan a reducir la cantidad de ruido que aparece en una gráfica de precio. La volatilidad de los precios de los activos puede ser grande en los mercados, y las medias móviles nos aportan una forma de suavizar estas oscilaciones y ganar un poco de perspectiva temporal.

Como norma general, cuando vemos que la línea de una media móvil asciende es porque el precio del activo está en tendencia alcista. Cuando vemos que una media móvil está inclinada hacia abajo, es porque el activo está en tendencia bajista. También puede darse el caso de que la media móvil nos indique que el activo está en tendencia lateral (ni sube, ni baja).

En tendencia alcista, una media móvil muestra también los puntos de soporte o resistencia del precio del activo. En periodos largos, de 100 o 200 días, la media móvil es útil para identificar un suelo para el precio, de forma que cada vez que el precio se acerca a la línea de la media tiende a rebotar. Por contra, en tendencia bajista a veces se observa el efecto contrario, es decir que cada vez que el precio se acerca a la media móvil, esta actúa como techo impidiendo que supere la resistencia.

Aunque el precio no siempre respeta las medias móviles, éstas pueden servir como un indicador orientativo. Así, cuando el precio está por encima de la media móvil, decimos que la tendencia es alcista, mientras que si el precio se encuentra por debajo de su media móvil, probablemente esté en tendencia bajista.

Todas estas nociones son siempre orientativas, puesto que, como veremos a continuación, las medias móviles se construyen sobre diferentes horizontes temporales y, por tanto, se podría dar el caso de que, con respecto a un plazo, la tendencia sea alcista mientras que, con respecto a otro plazo, sea bajista.

Tipos de medias móviles

Se suelen utilizar dos tipos de medias móviles: SMA y EMA. Cada una se calcula de diferente manera:

Las SMA (simple moving average en inglés) son las medias móviles simples. Se calculan sumando los precios de cierre de los días correspondientes al plazo elegido y dividiendo. Por ejemplo, para calcular la media móvil simple a 5 días, sumamos los precios a cierre de las últimas 5 sesiones de negociación y dividimos entre 5. Este cálculo se realiza para todos los días, de forma que las medias están conectadas entre sí y forman una línea continua en el gráfico.

El otro tipo de media común es el EMA (exponential moving average en inglés), es decir, la media móvil exponencial. El cálculo de esta media es un poco más complejo, pero consiste básicamente en dar más peso a los precios recientes a la hora de calcular la media. Esto conlleva que la EMA reacciona más rápidamente a los cambios en los precios.

Pero tranquilo, porque tienes que ponerte a hacer cuentas, ya que las plataformas de análisis permiten configurar las medias móviles de forma rápida, sin ningún cálculo por tu parte. En SelfBank by Singular Bank tienes acceso a plataformas como la Plataforma Trading Center o la Plataforma Pro Real Time.

Peligros del uso de Medias Móviles

Hay que tener en cuenta que las medias móviles se calculan con los precios históricos, es decir, son precios pasados y, por tanto, nada indica que deban ser predictivos del futuro. De hecho, hay periodos en los que el mercado parece respetar las medias móviles, y otros periodos en los que no.

Así que cuando los precios oscilan de forma más brusca y salteada, las medias móviles dejan de tener tanta utilidad, ya que no resultan tan clarificadoras para comprender en qué tendencia está el activo. Si sucede esto, ajustar los periodos de tiempo puede ser una forma de obtener mejor perspectiva de cuál es la tendencia de fondo de un activo.

Las medias móviles permiten obtener una perspectiva temporal más suavizada de la evolución de los precios de cotización de un activo, algo muy útil en nuestra estrategia inversora. Sin embargo, como con cualquier otra herramienta de inversión, deben usarse en conjunto con el resto de herramientas en nuestro arsenal analítico.

Estos datos tienen finalidad informativa y no deben interpretarse en ningún caso como una recomendación de compra o venta, o de realización o cancelación de inversiones, ni puede servir como base de ningún tipo de decisión sobre inversiones actuales o futuras. Singular Bank no se hace responsable de los perjuicios que pueda sufrir el inversor como consecuencia del uso de dicha información. El Cliente es responsable de las decisiones de inversión que adopte y del uso que haga de la información proporcionada a tal efecto. Singular Bank proporciona esta información a través de un proveedor y no asume compromiso alguno de la actualización en el contenido de la información presentada. La evolución o resultados pasados de las inversiones no garantizan la evolución o resultados futuros.

Singular Bank no acepta ningún tipo de responsabilidades por pérdidas, directas o indirectas, como consecuencia de este informe. Ninguna parte de este documento puede ser copiada o duplicada de cualquier forma o medio o redistribuida sin el previo consentimiento por escrito de Singular Bank.