¿Ahorro o mejor invierto?

¿Ahorro o mejor invierto?

Desde el momento en que no gastamos el total de nuestros ingresos y acumulamos algo de dinero se nos plantea esta duda: ¿es mejor ahorrar o invertir nuestro dinero? ¿ahorro o invierto? Cualquier plan financiero que realicemos pasa por afrontar esta cuestión.

Aunque no es fácil dar recetas genéricas, ya que cada situación laboral y circunstancia vital es diferente, podemos destacar algunas consideraciones generales muy importantes a la hora de planificar nuestras finanzas.

Unos buenos cimientos

La inversión prudente siempre parte del ahorro. Cualquier inversión, por definición, tiene algo de riesgo, pero nunca debemos ponernos frente a la situación de perder aquello que no nos podemos permitir perder. 

Por otro lado, cualquier inversión requiere tiempo. Adquirimos un activo financiero con la esperanza de que en un plazo de tiempo se haya revalorizado, o produzca unas rentas adecuadas. 

La inversión más adecuada para cada persona es aquella que ofrece una rentabilidad debidamente adecuada a su tolerancia al riesgo.

Fondo de emergencia

Una de las mejores decisiones financieras consiste en crear un fondo de emergencia, con una cantidad de dinero que nos permita afrontar los posibles imprevistos que se nos presenten. Por definición, nunca sabemos cuándo pueden llegar y, por tanto, conviene estar preparado en todo momento.

La cantidad necesaria en un fondo de emergencia dependerá de nuestro nivel de gastos y de la situación laboral. Pero independientemente de estos, la función de esta reserva de dinero es aportarnos tranquilidad; saber que tenemos cierto margen de maniobra si nos vienen mal dadas. Porque las situaciones difíciles en la vida nunca mejoran añadiendo problemas económicos.

Inversión

La naturaleza de cada clase de activos

En el momento en que hemos reunido algo de dinero y tenemos claro que lo queremos destinar a la inversión, se nos presentan muchas opciones: fondos de inversión, depósitos, ETF, acciones, bonos, etc. En ocasiones, nos perdemos en los detalles de intentar encontrar la mejor empresa en la que invertir, o el activo de moda, pero lo realmente importante es comprender la naturaleza del activo de inversión que vamos a comprar para que nuestras expectativas no choquen con la realidad.

A la hora de planificar y estructurar nuestro patrimonio debemos tener muy claro qué objetivos de rentabilidad, volatilidad y horizonte temporal tenemos. La rentabilidad y volatilidad de los activos financieros vienen determinados, en gran parte, por su clase. Así, por ejemplo,si invertimos en un fondo monetario no es lógico esperar rentabilidades como las que produce la renta variable; o si optamos por un fondo de renta fija debemos ser conscientes de que podemos perder dinero, aunque la renta fija pague un interés fijo.

Invertir teniendo en cuenta nuestro perfil de riesgo

Todas estas consideraciones nos ayudarán a elegir una ponderación adecuada en nuestra cartera de inversión para que no veamos fluctuaciones y volatilidad mayores de las que estamos dispuestos a asumir. De la misma manera, es importante que tengamos claro cuál es nuestro horizonte temporal:

  • Nos interesa mantener el capital que vayamos a necesitar en un plazo de pocos años en instrumentos muy poco volátiles, para asegurarnos de que cuando necesitemos el dinero, lo podamos recuperar.
  • Al mismo tiempo, es importante mantener amplitud de miras y calibrar bien el patrimonio que queremos tener para nuestra jubilación.

Nuestra situación y seguridad laboral también son importantes a la hora de definir nuestro perfil de riesgo. Aquellos que ingresan de forma periódica un sueldo que cubre sobradamente sus gastos, estarán en mejor situación de invertir con un perfil más alto de riesgo para obtener una rentabilidad mayor a largo plazo. Por tanto, una evaluación sincera y concienzuda de nuestra realidad laboral nos facilitará establecer nuestras metas y objetivos financieros de forma realista.

El largo plazo frente al corto plazo

En última instancia, invertir consiste en dejar de disponer de un dinero en el presente, a cambio de la posibilidad de tener más dinero en el futuro. La historia nos enseña que, con un horizonte temporal más largo, es más probable que obtengamos una sustancial rentabilidad. Pero todos queremos disfrutar también de la vida por el camino. 

Es precisamente el momento de realizar un plan financiero cuando debemos ser más sinceros con nosotros mismos y encontrar un equilibrio adecuado para nosotros y los nuestros, entre proveer para el futuro y vivir el presente.

El tiempo es uno de los grandes aliados de la inversión. A la hora de hacer cálculos, es importante ser conscientes del efecto del interés compuesto sobre nuestro dinero. Una buena planificación financiera abarca toda una vida y tiene en cuenta las distintas etapas vitales y sus necesidades.

El ahorro y la inversión son una herramienta indispensable para lograr nuestros objetivos vitales. Priorizar bien nuestros objetivos y tenerlos en cuenta adecuadamente a la hora de planificar nuestras finanzas nos ayudará a encontrar el mejor equilibrio para nosotros entre ahorro e inversión.

Singular Bank ha obtenido los datos contenidos en esta comunicación a través de otras fuentes de información que considera fiables pero no se hace responsable de la completa exactitud de los mismos. Estos datos solo tienen una finalidad informativa y no deben interpretarse como una recomendación de compra o venta. 

Singular Bank no se hace responsable de: (i) cualquier derivada de la utilización directa o indirecta de la información contenida en esta comunicación ni; (ii) del uso que se haga de dicha información. No todos los planes de pensiones son iguales y tienen distintos niveles de riesgo en función de distintos factores. El nivel de riesgo de cada uno de los planes está detallado en el Documento de Datos Fundamentales del Partícipe del plan correspondiente. El cobro de la prestación o el ejercicio del derecho al rescate solo es posible en caso de acaecimiento de alguna de las contingencias o supuestos excepcionales de liquidez regulados en la normativa de planes y fondos de pensiones. El valor de los derechos de movilización, de las prestaciones y de los supuestos excepcionales de liquidez dependen del valor de los activos del fondo de pensiones y puede provocar pérdidas relevantes.

Las decisiones que cada inversor adopte, tanto de inversión como de nivel de delegación y asesoramiento, son su responsabilidad.  

Rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras.

Ninguna parte de este documento puede ser copiada o duplicada de cualquier forma o medio o redistribuida sin el previo consentimiento por escrito de Singular Bank.