902 888 888 / 914 890 888

El blog de Self Bank

Renting, alquilando bienes y servicios asociados

Renting, alquilando bienes y servicios asociados

Hemos visto ya en lexiconómico el leasing, o arrendamiento financiero. Ahora vamos a definir de manera fácil otro tipo de arrendamiento muy frecuente: el renting.

La palabra renting significa en inglés alquilando. Sin embargo, en nuestro país este anglicismo lo usamos para definir un tipo específico de contrato de alquiler.

¿Qué es un contrato de renting? 

Es un contrato de alquiler de bienes muebles con una serie de características propias, con una duración fijada y, normalmente, con unos servicios adicionales.

A diferencia del leasing, con el renting no se transmite la propiedad, pues no existe la opción de compra al finalizar el contrato. El contrato de renting pueden formalizarlo tanto empresas como particulares. Tiene la ventaja de que nos permite usar el inmovilizado que necesitamos sin adquirirlo, tan solo “pagando por su uso” y sin incluir intereses en las cuotas, como sucede con el leasing.

Mediante renting, se suelen alquilar bienes que se deprecian rápidamente y que necesitan mantenimiento frecuente, como un equipo informático. El objetivo, además de la propia cesión del uso del bien, es que éste funcione correctamente, por lo que se suelen incluir servicios complementarios requeridos para su uso como revisiones, mantenimiento, suministros…

rentdd

Para verlo claramente, pongamos un ejemplo: una oficina que necesita fotocopiar e imprimir gran cantidad de documentos. Para ello, se alquila mediante renting una fotocopiadora. Lo que se pretende con ello es tener la fotocopiadora siempre disponible para su correcto uso, por lo que las posibles reparaciones, mantenimiento, actualizaciones y suministro de tóneres estarán también incluidos.

A nivel particular, probablemente la opción más conocida de renting sea para disfrutar un coche nuevo. Cada vez es más frecuente que las propias marcas ofrezcan la posibilidad de adquirir su nuevo modelo de coche en modalidad de renting, en ocasiones con la posibilidad de adquirirlo una vez venza el plazo, o seguir ampliando el contrato de renting con un cambio de coche por el de último modelo.

Como en los contratos de alquiler tradicionales, la empresa de renting puede exigir un aval o depósito como fianza para formalizar el contrato.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn