902 888 888 / 914 890 888

El blog de Self Bank

Facebook en bolsa: evolución de las acciones del gigante de las redes sociales

Facebook en bolsa: evolución de las acciones del gigante de las redes sociales

¿Quién no conoce Facebook? Incluso aquellos que no poseen cuenta en la famosa red social, saben en qué consiste, al menos de manera aproximada. Facebook comenzó en 2004 como un proyecto que evocaba a los clásicos anuarios universitarios norteamericanos, esos en los que aparecen las fotografías y los nombres de los estudiantes (de ahí su nombre).

Nacimiento y progreso de Facebook

Inicialmente, Mark Zuckerberg, el creador de Facebook, lanzó una primera red llamada Facemash, que sólo estuvo unas horas activa por problemas de privacidad, aunque tuvo bastante repercusión. Poco después, los hermanos gemelos Winklevoss decidieron crear una red similar, contratando para ello a Zuckerberg. Este desarrollaría en paralelo Facebook, que salió a la luz en febrero de 2004.

Los hermanos le demandaron, solicitando más de 100 millones de dólares como compensación, aunque finalmente recibieron 65 millones. Corría el año 2011, y la red social comenzaba a ser poderosa, todavía muy lejos de lo que hoy en día ha llegado a ser. Como apunte curioso, en 2013 invirtieron parte de ese dinero, 11 millones, en una criptomoneda que estaba arrancando, el Bitcoin.

Entre medias, Facebook progresó a gran ritmo. Debido a las peticiones recibidas, pronto se abrió el sitio a personas externas a la comunidad universitaria. En 2006 se expandió por la India y Alemania, y ya entonces se valoraba en unos 1.000 millones de dólares. Entre 2007 y 2008 se tradujo a español, lo que le proporcionó un gran impulso, tanto en nuestro país como en América Latina.

A finales de 2007 se vendió un 1,6% de Facebook a Microsoft, a cambio de 240 millones de dólares. Entonces la valoración de la compañía era ya de 15.000 millones, considerada elevada por algunos analistas de la época, aunque luego siguió creciendo.

A partir de ahí, el crecimiento se intensificó. Entre 2009 y 2011 multiplicó por más de tres sus usuarios, pasando de 250 millones a 800 en todo el mundo. En 2015, superaba los 1.500 millones, y actualmente sobrepasa los 2.200 millones.

 

una década de Facebook

Monetización

Uno de los problemas con los que se encuentran las start-ups es la monetización de sus proyectos, es decir, cómo convertir en dinero lo que puede ser una gran idea.

Hay aplicaciones y webs que han conseguido una base de millones de usuarios, pero no han sabido convertirse en un negocio rentable al enfrentarse al siguiente reto: a medida que crecen los usuarios, aumentan los costes (más personal, más servidores, más seguridad…), pero esto no implica necesariamente un crecimiento de los ingresos y los beneficios. Es más, en muchos casos, acaba significando pérdidas.

Por ejemplo, la archiconocida red Twitter ha permanecido durante años en números rojos. A pesar de su repercusión en la sociedad y de sus cientos de millones de usuarios, todavía no ha hallado una manera clara de traducir sus buenas cifras en dólares. Actualmente, aunque ha logrado invertir esa tendencia y entrar en beneficios, gracias a diversas vías (tuits patrocinados, cuentas esponsorizadas, trendic topic esponsorizados, y la comercialización de datos), está lejos de alcanzar los 3.000 millones de dólares de ingresos anuales, a pesar de contar con entre 200 y 300 millones de usuarios que generan más de 500 millones de mensajes al día.

En el caso de Facebook, su crecimiento exponencial en usuarios le llevó a salir a Bolsa en 2012, alcanzando una valoración de 104.000 millones de dólares. Hoy en día, a pesar de las caídas en la cotización sufridas en los últimos tiempos, Facebook continúa siendo una de las compañías más valiosas del mundo, con una valoración global que ronda los 430.000 millones de dólares (si bien, ha llegado a superar los 600.000). Esto supone un cifra mayor que de las 10  empresas con más capitalización del IBEX 35 ,como Santander e Inditex, y muy cerca de todo el índice (620.000 millones).

una década de Facebook

La red social ha conseguido en los primeros 9 meses de 2018 un beneficio superior a 21.000 millones de dólares, una cifra bastante abultada, aunque por debajo de lo que esperaban los analistas. Pero, ¿de dónde saca Facebook el dinero, si es gratis para el usuario? Tiene múltiples vías:

  • Publicidad: los anuncios pagados por empresas y otras web, constituyen el principal ingreso de la red.
  • Anuncios laterales: con un sistema similar al que utiliza Google, al usuario le aparecen anuncios relacionados con algo que ha buscado.
  • Inversión en otras empresas: el enorme flujo de efectivo que mueve esta compañía le permite realizar inversiones financieras en otras, para obtener una rentabilidad.
  • Compra de otras empresas: Facebook se ha hecho con algunos gigantes en su especialidad, como WhatsApp (2014) o Instagram (2012). De esta manera, no sólo consigue los posibles beneficios que pueda obtener de estas, sino que obtiene sinergias (ya que puede aunar el conocimiento que tiene de los usuarios de todas ellas) y elimina competencia. Por eso, no es de extrañar que Facebook pagase más de 20.000 millones de dólares por WhatsApp, una empresa que ofrecía (y sigue ofreciendo) un servicio gratuito, pero con más de 600 millones de usuarios (hoy en día, supera los 1.500 millones).
  • Monedas de Facebook: en algunos juegos, puede ser necesario (o casi) adquirir monedas virtuales para poder progresar, y esto ha supuesto una buena fuente de ingresos para la red social.
  • Comercialización de datos: no quiere decir que se vendan tus datos personales como individuo, sino datos agregados. En cualquier caso, escándalos como el de Cambridge Analytica, o la teórica venta de datos realizada a otras grandes compañías, como Apple, Microsoft, Amazon, Netflix o Spotify mantienen las dudas sobre hasta qué punto Facebook comercia con los datos de sus usuarios. Y es que, gracias al Big Data, los datos son el oro del siglo XXI.

¿Cuánto se podría haber ganado invirtiendo en Facebook?

Evidentemente, no podemos saber cuánto se podría haber ganado invirtiendo en la red social antes de su entrada en Bolsa, lo que sí sabemos que su fundador, Mark Zuckerberg, es, desde hace años, una de las personas más ricas del mundo, con un patrimonio de unos 70.000 millones de dólares.

Fuente: Bloomberg,Self Bank

Pero si partimos de la salida a Bolsa de la compañía, la colocación se realizó a 38 dólares, mientras que ahora ronda los 150 (aunque llegó a superar los 217 dólares por acción el 17 de mayo de 2018). Esto significa que quien hubiese invertido en 2012, hace ahora 7 años, habría multiplicado su inversión por 4 (o casi por 6, si tomamos el máximo alcanzado).

Sin embargo, los inicios no fueron fáciles para la empresa tecnológica, y solo 4 meses después de su colocación en bolsa la acción llegó a valer 18 dólares, menos de la mitad a la que salió al mercado. Además, durante este 2018, la acción ha pasado por diversos sustos debido a la aparición de la noticia de la salida de datos de los usuarios de Facebook a través de Cambridge Analytics a mediados de Marzo así como la presentación de pésimos resultados el 26 de julio, influidos por el escándalo de escape de datos, en la cual la acción sufrió una bajada histórica del 18% en un solo día.

 

Estos datos tienen finalidad informativa y no deben interpretarse en ningún caso como una recomendación de compra o venta, o de realización o cancelación de inversiones, ni puede servir como base de ningún tipo de decisión sobre inversiones actuales o futuras. Self Bank no se hace responsable de los perjuicios que pueda sufrir el inversor como consecuencia del uso de dicha información. El Cliente es responsable de las decisiones de inversión que adopte y del uso que haga de la información proporcionada a tal efecto. Self Bank proporciona esta información a través de un proveedor y no asume compromiso alguno de la actualización en el contenido de la información presentada. La evolución o resultados pasados de las inversiones no garantizan la evolución o resultados futuros.

Self Bank no acepta ningún tipo de responsabilidades por pérdidas, directas o indirectas, como consecuencia de este informe. Ninguna parte de este documento puede ser copiada o duplicada de cualquier forma o medio o redistribuida sin el previo consentimiento por escrito de Self Bank.