El blog de SelfBank by Singular Bank

¿Qué representa el activo en un balance?

El activo son todos los bienes y derechos que posee una empresa. Puede tenerlos ya en su poder o ser un derecho de posesión o de uso para el futuro.

Por ejemplo, los activos de una guardería son sus sillas, mesas, pizarras o el propio local donde está ubicada. En este caso es algo muy intuitivo. Pero también es un activo un derecho de cobro pendiente, el dinero en las cuentas corrientes, puede serlo la marca…

Hay muchas clases de activos, no sólo los materiales como una mesa, en concreto encontramos:

Activo corriente o circulante: está integrado por aquellos activos que, en principio, no tienen carácter permanente en la empresa ya que su plazo de estancia se estima inferior a un año. De hecho también se conocen como activos a corto plazo. Normalmente se suele subdividir en (de menos líquido a más líquido):

Activo no corriente o inmovilizado: en él se incluyen todos los activos que permanecerán en la empresa más de un año y que forman parte del aparato productivo durante su vida útil.

Dichos activos los podemos agrupar asimismo en:

Los activos de la empresa pueden agruparse de múltiples formas, dependiendo del criterio o la finalidad de la agrupación, por ello es fácil que en algún manual se puedan encontrar otras clasificaciones de activos.

En cualquier caso, la idea básica es que los activos son los bienes o derechos a favor de la empresa o el individuo, los tenga ya disponible o no.

Salir de la versión móvil