El blog de SelfBank by Singular Bank

Operadores bursátiles: ¿hacia un horizonte de consolidación?

operadores bursátiles

La reciente OPA del operador suizo SIX sobre el gestor de las bolsas españolas, BME, parece ir en línea con la tendencia hacia una concentración del sector. ¿Nos dirigimos hacia un horizonte de consolidación también de los operadores bursátiles?

La globalización de la economía mundial ha traído como consecuencia la expansión de muchas compañías a nivel internacional. Aunque no siempre es un factor indispensable, en muchos sectores, el tamaño importa. Así estamos asistiendo en las dos últimas décadas —y especialmente, en los últimos años—, a movimientos de concentración en esos sectores donde el tamaño es un factor relevante.

Sucede en las compañías vinculadas con el sector financiero, especialmente en un entorno de bajos tipos de interés, y así por ejemplo, el sector bancario en España ha pasado de 45 a 12 entidades relevantes, según el informe del supervisor bancario europeo, con cinco entidades copando el 70% del mercado; y en el de los seguros, que ha bajado de 268 a 212 en seis años, con 30 entidades concentrando el 80% del mercado, tal y como se puede ver en el informe del sector de la Dirección General de Seguros.

El ámbito de los gestores bursátiles es también propicio a este tipo de movimientos, pues las sinergias son muy importantes en este sector. Así, en las dos últimas décadas se han producido multitud de movimientos corporativos en los cuales se han visto involucrados los principales actores del sector.

Operadores y operaciones

La OPA de SIX Group, la gestora de la Bolsa de Zúrich, sobre BME, iniciada a finales de 2019 y cerrada con éxito en junio de 2020 es la más reciente de estas operaciones corporativas, pero en los últimos años ha habido diversos ejemplos, unos terminados fructíferamente y otros que finalmente quedaron en nada. Y es que el mercado de las grandes gestoras de las bolsas es muy activo, como si fuera una manera de predicar con el ejemplo.

Euronext

Uno de los operadores más inquietos en este sentido, y que llegó a sonar como posible rival de SIX a la hora de adquirir BME es el grupo franco-holandés Euronext, surgido a partir de la fusión en el año 2000 de los operadores de las bolsas de París, Ámsterdam y Bruselas, para aprovechar la armonización de los mercados financieros en Europa.

Posteriormente, Euronext adquiriría otras plazas, como Lisboa y Oporto, en el año 2002, Dublín en 2018 y Oslo en 2019. También es propietaria del mercado de internacional de futuros y opciones de Londres (LIFFE).

Deutsche Boerse

Deutsche Boerse es otro de los operadores más importantes de Europa, ya que controla la Bolsa de Frankfurt, una de las principales del continente. A lo largo de los años ha iniciado diversas negociaciones para fusionarse con la propia Euronext o con LSE (Bolsa de Londres).

Precisamente, la posible fusión de Deutsche Boerse y LSE permitiría aunar la gestión de los dos centros financieros del continente, Frankfurt y Londres, creando uno de los mayores operadores bursátiles del mundo, lo que le permitiría competir de tú a tú con otros gigantes, además de prevenir posibles intentos de compra por parte de compañías de otros continentes.

Sin embargo, el famoso Brexit, que tanto ha impactado a la Unión Europea en muchos aspectos, disolvió esta posibilidad, que fue vetada por la Unión Europea. Aunque inicialmente parecía partidaria de apoyar un nuevo gigante europeo, quizás influenciada por la posible salida británica de la UE, terminó bloqueando dicha posibilidad, amparándose en que podría reducir la competencia de manera significativa, ya que en algunos mercados podría llevar a prácticamente un monopolio.

En 2012, la Unión Europea también vetó otra operación, en este caso entre una compañía europea, Deutsche Boerse y una norteamericana, NYSE Euronext, propietaria de la Bolsa de Nueva York, decisión que finalmente sería ratificada por el Tribunal General de la Unión Europea en 2015.

London Stock Exchange (LSE)

El operador de la Bolsa de Londres —y también la de Milán, tras la fusión de 2007— ha sido uno de los principales objetos de deseo de otros operadores; no solo por parte de Deutsche Boerse y de la estadounidense ICE, también la tecnológica Nasdaq intentó hacerse con ella y, de hecho, adquirió una parte.

LSE llegó a anunciar su fusión con otra importante bolsa, la de Toronto (Canadá), aunque finalmente la operación no se llegó a realizar, y en 2011 también se planteó hacer una OPA sobre Nasdaq.

HKEX (Bolsa de Honk Kong)

La Bolsa de Hong Kong es una de las más importantes del mundo, y sus valores aúnan una capitalización que sobrepasa los 4 billones de dólares —lejos, no obstante, de los más de 20 billones de la Bolsa de Nueva York—.

A finales de 2019, el gestor de la Bolsa de Hong Kong, HKEX, realizó una gran oferta por su homólogo londinense, LSE, nada más y nada menos que 29.600 millones de libras (unos 33.200 millones de euros), pero esta fue rechazada, y la Hong Kong Exchange and Clearing (HKEX) decidió no ampliarla y retirarla.

Intercontinental Exchange (ICE)

En 2013, Intercontinental Exchange se hizo con la gestión de la Bolsa de Nueva York (NYSE). ICE también llegó a estar involucrada en la operación entre Deutsche Boerse y LSE, aunque finalmente desistió de hacer una oferta.

En el caso de ICE, además de la renta variable, también maneja una parte importante de la negociación de los mercados de futuros de crudo y petróleo refinado, además de otras materias primas y bonos.

CME Group

El principal rival de ICE en su país es CME Group (Chicago Mercantil Exchange), que gestiona principalmente mercados de opciones y futuros, moviendo más de 3.000 millones de contratos al año, que cubren todo tipo de riesgos, desde tipos de interés, divisas, energía, productos agrícolas, metales, o incluso futuros climáticos.

Nasdaq

La llamada bolsa de los valores tecnológicos es una de las mayores del mundo, con un enorme crecimiento en los últimos años. Hay que tener en cuenta que varias compañías tecnológicas se han situado entre los valores con mayor capitalización bursátil del mundo, y los negocios relacionados con la nueva normalidad podrían ser los triunfadores en el futuro.

En plena negociación por la adquisición del gestor de la bolsa noruega OMX, Nasdaq anunció que podría vender su 31% de participación en la Bolsa de Londres. También se interesaron por la bolsa escandinava el operador dubaití Borse Dubai y Euronext, que fue finalmente quien adquirió OMX.

Limitaciones a la concentración

El sector de las compañías gestoras de las bolsas se ha concentrado enormemente en las últimas décadas y muchos países han dejado de tener un operador nacional, o están a punto de hacerlo.

Las sinergias que se pueden obtener con la creación de grandes compañías son importantes, por lo que la tendencia a la concentración podría seguir en el futuro.

Sin embargo, existen algunas limitaciones a esta corriente, que pueden venir dadas por un cierto «nacionalismo financiero», pues algunos países prefieren que los que gestionan sus bolsas no sean de fuera, o simplemente, como ha sucedido ya en algunas ocasiones, por las diversas reglamentaciones que tratan de promover la competencia y evitar los monopolios o los oligopolios.

La operativa con productos cotizados está dirigida a inversores que deben tener experiencia y conocimientos financieros suficientes para invertir en ellos. La inversión en estos productos requiere una vigilancia constante de la posición ya que comportan un alto riesgo y se puede perder el 100% del capital invertido.

Antes de efectuar cualquier contratación, es recomendable informarse legal, regulatoria y fiscalmente sobre las consecuencias de una inversión. 

Las decisiones que cada inversor adopte, tanto de inversión como de nivel de delegación y asesoramiento, son su responsabilidad. 

Rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras. 

Ninguna parte de este documento puede ser copiada o duplicada de cualquier forma o medio o redistribuida sin el previo consentimiento por escrito de Singular Bank.

Salir de la versión móvil