902 888 888 / 914 890 888

El blog de Self Bank

Actualizarse o morir: negocios pujantes que fracasaron en la historia reciente

Actualizarse o morir: negocios pujantes que fracasaron en la historia reciente

Lo tenían todo para triunfar y triunfaron. Pioneros empresarios, inversores, inventores, y emprendedores apostaron por una idea de negocio que desarrollaron con éxito. Pero los tiempos cambiaron y no saber adaptarse al nuevo entorno los condujo al fracaso. Si hubieran detectado los problemas y se hubieran anticipado a ellos, probablemente hubieran salvado la quiebra. Trasladar este concepto a tus finanzas te puede resultar útil.

Kodak: de liderar la fotografía a la bancarrota.

Pulsar un botón para inmortalizar un instante en un fragmento de película supuso un antes y un después en la fotografía. Hace 130 años, con la patente de George Eastman, Kodak se hacía con un nuevo mercado donde ponía la cámara, el rollo y el papel fotográfico. La compañía estadounidense dominaba el sector del material fotográfico y cinematográfico. Así lo demostraban sus excelentes resultados económicos hasta la década de 1970 y su elevada cotización bursátil, reconocida como una de las más fuertes de Estados Unidos.

negocios pujantes que fracasaron

En la última década del XX la japonesa Fujifilm se posicionó como una seria rival, pero la tradición y la calidad se aliaron con el marketing para que Kodak siguiera siendo líder. No fue suficiente. Con el cambio de siglo, la fotografía digital irrumpió con tal fuerza que las cámaras de carrete tenían los días contados. Kodak llegó tarde con sus cámaras digitales y siguió aferrándose al carrete incluso cuando los resultados negativos se repetían año tras año.

A pesar de ser los primeros en prototipar la captura digital (1975) y en ofrecer con Ofoto (2001) los álbumes online mucho antes que Facebook, en 2012, se declaró en bancarrota. Sus acciones todavía siguen en decadencia desde que saliera del S&P500 en 2010, a pesar de su reestructuración de 2013, pues sus últimos movimientos a pocos convencen: relanzamiento de productos clásicos (Super 8, Ektachrome), probar suerte con tablets y smartphones, o su reciente servicio de digitalización de fotos a domicilio.

Olivetti: reinventarse para sobrevivir.

negocios pujantes que fracasaron

La reconocida marca de máquinas de escribir nació en Italia en 1909. Fue uno de los principales productores de máquinas mecánicas y entró a tiempo en el mercado de las máquinas electrónicas y las calculadoras. Olivetti supo adaptarse a los cambios acontecidos durante el siglo XX. De hecho, en 1964, introdujo el dispositivo que es considerado el precursor de los ordenadores de sobremesa: el P101, era una calculadora muy avanzada para su época que usaba tarjetas magnéticas como soporte físico para sus programas.

Es lógico pensar que uno de los principales fabricantes de máquinas de escribir y calculadoras se viese obligado a dar el salto a los ordenadores para sobrevivir al nuevo escenario tecnológico de finales del XX. Y así lo hizo. A principios de la década de 1980, desde Cupertino, en California, empezó a desarrollar con éxito sus primeros ordenadores de sobremesa y portátiles.

Sin embargo, en la última década del siglo pasado, la compañía no se actualizó a tiempo ante el rápido crecimiento de la competencia y la consecuente reducción de márgenes de todo el sector de las telecomunicaciones. Lo intentó con impresoras, faxes, y logró mantenerse con impresoras para bancos y cajas registradoras. Tras vender gran parte de su negocio, pertenece desde 2003 al grupo Telecom Italia, lejos ya de ser el gigante tecnológico que podía haber sido tras el negocio de las máquinas de escribir.

Lehman Brothers: el mayor fracaso financiero de la historia reciente.

negocios pujantes que fracasaron

El fracaso de los fracasos en el mundo de las finanzas desencadenó la mayor crisis global desde 1929. El cuarto banco de inversión de Estados Unidos fue la primera pieza de dominó que cayó, la que acabó tumbando la economía del planeta y puso en dudas todo sistema financiero.

La crisis se pudo intuir en marzo de 2008, cuando quebró Bear Stearns, pero su verdadera magnitud no fue visible hasta el lunes 15 de septiembre de ese año, cuando los telediarios mostraron cómo los empleados de Lehman Brothers abandonaban su trabajo tras el colapso de su empresa. Fue solo el pistoletazo de salida, el problema venía de lejos. El mercado de CDO (obligaciones colateralizadas de deuda) se extendió desde el año 2000, en un principio conformado por paquetes bien diversificados. Sin embargo, entre 2003 y 2007, todo tipo de hipotecas (con diferentes niveles de riesgo de impago) predominaron en la composición de las CDO, a la vez que crecía la burbuja inmobiliaria, favorecida por las hipotecas baratas (hipotecas basura, o subprime).

La caída de Lehman Brothers, con 680.000 millones de dólares en activos, gran parte de ellos CDO que erróneamente habían sido calificadas como AAA, puso en tela de juicio el balance de todos los bancos. Nadie se fiaba de nadie. La incertidumbre sobre la solvencia de las entidades quebró el sistema de préstamos interbancarios y sin financiación, la economía de Estados Unidos primero, y luego del resto del mundo, dejaron de funcionar.

Ni siquiera una entidad como Lehman Brothers, con más de 150 años de experiencia y los mejores cerebros de un país a su servicio, fue capaz de ver que sus inversiones estaban fundamentadas en un sistema inestable. Si los bancos hubieran reaccionado a tiempo, tan solo unos años antes, diversificando sus activos; o si el sector hubiera sido consciente del peligro de empaquetar deuda de diferente calificación y operar con ella como si fuera triple A, entonces Lehman Brothers probablemente hubiera sobrevivido, como lo hizo ante la crisis de 1907 y a la de 1929.

Galerías Preciados: los primeros grandes almacenes, ya olvidados.

negocios pujantes que fracasaron

Nos hemos acostumbrado a tener varios centros comerciales cercanos en la ciudad. Pero a mediados del siglo pasado, hablar de centros comerciales en España era sinónimo de Galerías Preciados. El modelo importado de Cuba por el empresario Pepín Fernández abrió en 1968 los primeros grandes almacenes en calle Preciados.

Durante los sesenta comenzó su expansión y alcanzó un total de 39 establecimientos y cerca de 10.000 empleados en toda la geografía nacional. Sin embargo, a principios de los setenta las cuentas de resultados ya daban la voz de alarma, mientras su principal competidor, El Corte Inglés, le ganaba terreno. Galerías Preciados se endeudaba en exceso año tras año y sus impagos provocaron que finalmente, su principal acreedor, el Banco Urquijo, comenzara a controlar el negocio en 1979. Desde entonces la sociedad cambió de manos hasta que en 1994 presentó suspensión de pagos y fue absorbida por El Corte Inglés.

Negocios pujantes que fracasaron.

Galerías Preciados, Lehman Brothers, Olivetti o Kodak son solo ejemplos de sectores muy diferentes que no supieron mantener su liderazgo y pese a que hubo un tiempo en que lo tuvieron todo de su lado, acabaron desapareciendo, siendo absorbidos o perdiendo su protagonismo en el mercado.

Hay cientos de ejemplos más en todo el mundo, en España y también en tu ciudad. Tras este repaso, cabe plantearse qué falló en cada caso, para no cometer ese mismo error en nuestras finanzas. Aunque nuestro capital sea mucho menor que el de estas grandes empresas que fracasaron, saber trasladar sus errores nos va a ser muy útil como pequeños inversores.

negocios pujantes que fracasaron

No te duermas en los laureles, dale poder a tu cartera de inversión.

No se trata de comprobar continuamente la evolución de tus principales activos, pero tampoco dejar la cartera olvidada. Hay que aprender a ser objetivo y ser consciente de que aquello que antes rendía, hoy puede no ser tan rentable. ¿Es momento de vender? ¿Es momento de invertir en otro sector?

La estrategia que seguías hace unos años, cuando empezaste con tus primeras inversiones puede que no sea la más efectiva a día de hoy. Ha pasado el tiempo, has ganado experiencia y llevas suficiente siguiendo los mercados como para sacar tus propias conclusiones.

Los indicadores que antes te resultaban cómodos, ahora te pueden parecer insuficientes. Junto con tu intuición y tu conocimiento financiero, aprende a usar nuevos ratios, más potentes, que apoyen mejor tus decisiones.

De igual modo, en tus finanzas personales y familiares hay que consolidar una buena base de ahorro y dejar el endeudamiento solo para situaciones puntuales que requieren grandes desembolsos.

 

Estos datos tienen finalidad informativa y no deben interpretarse en ningún caso como una recomendación de compra o venta, o de realización o cancelación de inversiones, ni puede servir como base de ningún tipo de decisión sobre inversiones actuales o futuras. Self Bank no se hace responsable de los perjuicios que pueda sufrir el inversor como consecuencia del uso de dicha información. El Cliente es responsable de las decisiones de inversión que adopte y del uso que haga de la información proporcionada a tal efecto. Self Bank proporciona esta información a través de un proveedor y no asume compromiso alguno de la actualización en el contenido de la información presentada. La evolución o resultados pasados de las inversiones no garantizan la evolución o resultados futuros.

Self Bank no acepta ningún tipo de responsabilidades por pérdidas, directas o indirectas, como consecuencia de este informe. Ninguna parte de este documento puede ser copiada o duplicada de cualquier forma o medio o redistribuida sin el previo consentimiento por escrito de Self Bank.