El blog de SelfBank by Singular Bank

Megatendencias: economía de las suscripciones y del metaverso

subscronomics

Algunas de las tendencias que se adelantaban hace unos años son ya una realidad. Así ocurre con la economía de las suscripciones y el metaverso. La primera es atractiva porque ofrece ingresos recurrentes y crecimiento de los beneficios, la segunda se percibe como el próximo paso de internet.

Sin lugar a dudas, estamos ante dos megatendencias porque a pesar de que algunos cambios socioeconómicos se han podido ralentizar los últimos tiempos, a medida que las economías se reabrían tras la pandemia, estas dos permanecen: son nuevos hábitos, pero están muy asentados.

Subscronomics, la economía de las suscripciones

Todos somos parte de subscronomics, el nuevo modelo de suscripciones. Este término se refiere a todos los productos y servicios accesibles a través de una suscripción, frente a las compras tradicionales.  

Detrás subyace un cambio relevante: desde la propiedad hacia el uso. Algunos ejemplos son los servicios de música, vídeo por suscripción o streaming, pero puede ser casi cualquier cosa, desde la compra semanal, a la tinta de las impresoras.

Suscripciones: de la propiedad al uso

Para las empresas es una forma de establecer relaciones más fuertes y largas con sus clientes. Implica situar a los clientes primero y atarles a sus productos y servicios en varias maneras tales como descuentos en precios, mayor flexibilidad, personalización o mejor experiencia del usuario frente a la tradicional oferta de comprar para poseer.

Los modelos de negocios basados en las subscronomics no son nuevos, pero se han disparado en los últimos años. Sobre todo, al pasar del sector editorial a otras áreas de mercado tales como las telecomunicaciones, el software o las Tecnologías de la Información.

Subscronomics: ventajas

Desde el punto de vista de los inversores, la economía de las suscripciones ofrece una menor incertidumbre sobre la generación de ingresos y beneficios en el largo plazo frente a otros modelos de negocio. Además, estas empresas tienden a crear un flujo constante de datos que puede ser utilizado para mejorar el servicio, la satisfacción de los clientes o identificar oportunidades de negocio complementarias.

Subscronomics: inconvenientes

Por el contrario, este negocio soporta costes de adquisición de clientes elevados (marketing, software…) en el corto plazo mientras que genera resultados a medio y largo plazo. Para los expertos de la firma Robeco este es el reto para los inversores: saber mirar más allá de la generación de cash-flow a corto plazo para identificar la oportunidad detrás del riesgo.

Subscronomics: las cifras del modelo de las suscripciones

El negocio de suscripciones creció seis veces más rápido que las firmas del S&P500 en el periodo 2012-2020, impulsada por la demanda de los consumidores, según Zuora, una plataforma de gestión de suscripciones.

Los ingresos crecieron un 11,6% frente a los descensos del 1,6% en el S&P500, debido a la pandemia. Sin embargo, no bajaron al terminar los confinamientos, pues estas empresas adaptaron sus ofertas con rapidez.

Según UBS Wealth Management y Bernstein, la economía de las suscripciones es un mercado de 650.000 millones de dólares y será del doble en 2025 (unos 1,5 billones), lo que supone un crecimiento del 18%.

La explicación podría venir de la mayor digitalización de la economía gracias a menores costes en el almacenamiento de datos y mayor capacidad en los ordenadores, así como por la ubicuidad de los servicios y las nuevas tendencias de consumo de las nuevas generaciones, menos proclives a comprar y más a pagar por el uso de los bienes y servicios.

El metaverso se hace “más invertible”

Aunque se empezó a hablar frecuentemente del metaverso en el año 2021 desde el rebranding de Facebook en Meta y tras la salida a bolsa de Roblox, la clave es que oculta una serie de tendencias estructurales en medio del Internet de las Cosas, el social media y los dispositivos inteligentes portátiles.  

No en vano, el metaverso se refiere a muchos aspectos de las vidas digitales y sus interacciones, desde juegos, redes sociales, servicios financieros, herramientas y aplicaciones para trabajo remoto o servicios digitales diarios accesibles diariamente.

El metaverso puede entenderse como el siguiente paso en la evolución de Internet, donde una mayor conectividad permitirá la integración de vidas digitales y físicas. Por lo tanto, no es algo predefinido, sino un concepto en constante evolución. De hecho, no se puede saber cómo será el metaverso en diez años, según Robeco.

Los expertos de esta firma esperan fuertes inversiones en el área, pues todavía está en pañales, tanto en software como en hardware. Una de las claves es que los usuarios potenciales del metaverso ya son parte activa de las redes sociales, donde pasan cada vez más tiempo gracias a unos dispositivos móviles inteligentes.

Algunas estimaciones sobre el metaverso

Los analistas de Bernstein estiman que, a pesar de que los desarrollos del metaverso son imprevisibles, el desarrollo anual supone unos dos billones de dólares y sigue creciendo. Entre las áreas que se beneficiarán del metaverso se cuentan las de la publicidad digital, los semiconductores, los teléfonos móviles y el software de infraestructuras, entre otros. Por su parte, una valoración de Goldman Sachs estimaba que la oportunidad de mercado del metaverso podría alcanzar entre los 2,6 y los 12,5 billones de dólares.

Si le interesa el metaverso no deje de leer Megatendencias: ¿qué empresas se pueden beneficiar del metaverso? y, como conclusión, hay que remarcar que el metaverso está en sus primeras fases. Es preciso acercarse a él con cautela, pero sin olvidar sus prometedoras estimaciones. Todavía hay pocas empresas en las que invertir, aunque es posible hacerlo en aquellas que se puedan beneficiar de sus desarrollos, que van desde las redes sociales a los fabricantes de chips.

La operativa con productos cotizados está dirigida a inversores que deben tener experiencia y conocimientos financieros suficientes para invertir en ellos. La inversión en estos productos requiere una vigilancia constante de la posición ya que comportan un alto riesgo y se puede perder el 100% del capital invertido.

Antes de efectuar cualquier contratación, es recomendable informarse legal, regulatoria y fiscalmente sobre las consecuencias de una inversión. 

Las decisiones que cada inversor adopte, tanto de inversión como de nivel de delegación y asesoramiento, son su responsabilidad. 

Rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras. 

Ninguna parte de este documento puede ser copiada o duplicada de cualquier forma o medio o redistribuida sin el previo consentimiento por escrito de Singular Bank.

Salir de la versión móvil