El blog de SelfBank by Singular Bank

La dura realidad de las pensiones de jubilación de los autónomos

Photo of a man going through his financials problems

Según las estadísticas del Ministerio de Empleo, en España hay más de tres millones de autónomos. No vamos a desvelar aquí los pros y los contras del autoempleo en España, pues es de sobra conocido que ser emprendedor no es sencillo y no siempre las cuentas cuadran para llegar a fin de mes. Vamos a centrarnos en otra dura realidad para el currante freelance: las pensiones.

Sistema de jubilación de autónomos

Con los últimos datos estadísticos del Ministerio de Empleo y Seguridad por delante, resaltamos una cifra: 3.217.815 es el número total de trabajadores inscritos en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos, o RETA. De ellos, tanto mayores como jóvenes, con la legislación actual, deberían tener en cuenta ciertos detalles que, más pronto que tarde, terminarán afectando a la pensión de jubilación. Los vemos a continuación:

La Ley 27/2011 sobre Adecuación, Adaptación y Modernización del Sistema de Seguridad Social, cambió significativamente el panorama de las pensiones de jubilación para los trabajadores, asalariados y autónomos. Hasta 2013, un autónomo podía jubilarse al cumplir 65 años y un mes. A partir de entonces, la Ley 27/2011 estableció un calendario transitorio que extiende cada año la edad de jubilación, hasta llegar a 2027. En ese año, se podrán jubilar los que entonces cumplan 67 años. Aunque también será posible con 65 años, si se han cotizado 38 años y seis meses.

El período de cómputo, que es el tiempo que se tiene en consideración la base de cotización, también está en proceso de ampliación, con otro calendario transitorio. De modo que, a partir de 2022, contarán los 25 últimos años (300 meses).

Igualmente, la cuantía de la pensión de jubilación sigue un calendario de modificación: en 2027, para cobrar el 100% de la base de cotización serán necesarios 37 años de cotización.

No hay que olvidar el enorme alcance de estas medidas para todos los trabajadores españoles, y no solo los autónomos. Basta con decir que todos los nacidos a partir de 1960 se verán afectados.

Cómo se calcula la pensión de un autónomo

Por si te estás planteando ser autónomo, te ponemos un poco al tanto de las bases de cotización: en España, los trabajadores autónomos tienen libertad para elegir la base de cotización a la Seguridad Social hasta cumplir 47 años. Desde esa edad, existen ciertas limitaciones a las bases, que van a terminar repercutiendo al cálculo de la pensión. Así, por ejemplo, el máximo permitido para mayores de 48 años que no hayan sido asalariados es de 1.964,70 euros mensuales

Entonces, ¿cuál debe ser la base de cotización? Esta cifra no está relacionada con la facturación ni con los ingresos obtenidos en el desarrollo de la actividad, pero va a afectar directamente a dos aspectos muy importantes:

Considerando esos 25 años de período de cálculo, los autónomos deberían incrementar la base de cotización a partir de los 42 años. Elegir la mayor base posible sería lo ideal para disfrutar de una mayor pensión, pero también supondrá un mayor desembolso mensual en cuota de Seguridad Social. Brevemente diremos que esta cuota se calcula aplicando un porcentaje sobre la base de cotización. Así por ejemplo, en 2016 a la base elegida (mínimo 893,10 euros y máximo 3.642 euros) hay que aplicar el 29,8% para obtener la cuota de autónomos mensual.

Ya habíamos adelantado que hay que cotizar 37 años para obtener el 100% de la base reguladora de la pensión, ¿pero qué sucederá en 2027 si no se llega a ese número de años? Entonces se aplicará la siguiente escala:

Para calcular la base reguladora se suman las cotizaciones de los 300 meses anteriores al mes previo al que se solicita la jubilación. Para los últimos 24 meses se considera el valor nominal (exactamente lo que hemos cotizado), pero los anteriores 276 meses hay que actualizarlos con el IPC. El resultado de esa suma se divide entre 350.

Tras la reforma de las pensiones, para realizar cálculos hay que seguir los calendarios transitorios que varían cada año. Así será hasta el 2027, por lo que la opción más fácil es la herramienta de autocálculo de la Seguridad Social.

Cuánto tiene que cotizar un autónomo para tener una pensión digna

Con todas estas reformas, obtener el 100% de la base reguladora es un objetivo sumamente complicado para el autónomo.

Según las estadísticas del Ministerio de Empleo, la pensión de jubilación media percibida durante 2015 por los trabajadores autónomos fue de 689,12 euros mensuales, un 40,87% inferior a la que cobraron los trabajadores asalariados, que fue de 1.165,50 euros.

Con esa pensión media tan reducida y en plena aplicación de las anteriores modificaciones legales, es fácil intuir cierta incertidumbre sobre el futuro de las pensiones en España. Ante esta perspectiva poco esperanzadora, cada vez son más los ahorradores que deciden tomar cartas en el asunto y crean su propio plan de pensiones, adelantándose a cualquier imprevisto en su vida laboral y no dejando exclusivamente en manos del sistema público la tan deseada -y merecida- pensión de jubilación.

Salir de la versión móvil