902 888 888 / 914 890 888

El blog de Self Bank

¿Ha llegado el momento de invertir en materias primas?

¿Ha llegado el momento de invertir en materias primas?

En la actualidad el inversor dispone de abundantes opciones y vehículos a la hora de invertir.

Lo que está claro es que es aconsejable diversificar nuestros ahorros para estar más protegidos frente a problemas puntuales que puedan tener algunos activos concretos. Cuando pensamos en diversificación, muchos inversores consideran repartir su dinero en acciones de empresas diferentes o incluso mediante algún fondo de inversión.

Lo realmente importante es analizar la distribución de los diferentes activos en nuestra cartera. Esto es lo que en inglés llaman asset allocation y a lo que en español solemos referirnos como asignación de activos. En líneas generales, el pequeño inversor suele optar por distribuir sus activos entre renta fija (bonos) y renta variable (acciones), pero hay otras opciones que conviene que el inversor conozca.

La inversión en activos inmobiliarios es algo que debemos considerar para una parte de nuestro patrimonio, así como las materias primas, llamadas commodities en inglés.

¿Por qué invertir en materias primas?

La cantidad de materias primas en las que se puede invertir es enorme: desde el oro y la plata, hasta el café y el trigo, pasando por el petróleo. El valor de las materias primas es algo bastante intuitivo, ya que todos entendemos que son productos que la economía necesita y cuyos precios reaccionan a las leyes de la oferta y la demanda.

Una de sus particularidades es que su precio suele estar relacionado con el poder adquisitivo. Si suben las materias primas, nos costará más la cesta de la compra, echar gasolina o comprar ropa Sin embargo, si tenemos parte de nuestro patrimonio invertido en ellas, conseguiremos neutralizar este efecto. Si sube la inflación, también lo hará mi cartera, por lo que no perderemos poder adquisitivo. En este sentido, otro activo que puede ir asociado al poder adquisitivo son los bonos ligados a la inflación, de los cuales puedes conocer más haciendo click en este otro post.

En la actualidad, con un entorno de tipos de interés extremadamente bajos, el inversor minorista debe por un lado buscar alternativas que ofrezcan algo de rentabilidad, sin perder de vista la importancia de preservar el capital y el poder adquisitivo. Nadie sabe cómo será la evolución del mercado, pero la diversificación es una estrategia que sin duda nos puede ayudar a mejorar la relación rentabilidad-riesgo de nuestras inversiones.

¿Qué opciones tenemos para invertir en materias primas?

En el caso del oro y la plata es posible la inversión directa, es decir, comprar un lingote de oro y guardarlo en casa. Sin embargo en la mayoría de casos esto no es lo más recomendable, al igual que para la mayoría de materias primas no es una opción viable. Muchos metales se compran por toneladas métricas, por lo que es improbable que queramos albergar barriles de cincuenta litros de petróleo o uranio en nuestro garaje.

De hecho la mayoría de materias primas agrícolas se negocian en el mercado exclusivamente mediante futuros.

Invertir en empresas del sector

Una de las opciones para los inversores de tener exposición a los precios de las materias primas es invirtiendo en empresas especializadas en el sector y cuya evolución dependa en gran medida de la variación del precio de la materia prima en cuestión.

Un ejemplo sería invertir en petroleras para tener exposición al precio del petróleo, o también en mineras de oro. El inconveniente es que las empresas tienen sus propias características y aunque en teoría hay una vinculación directa, ésta no siempre acaba materializándose o no lo hace con total fidelidad.

Invertir mediante derivados

Muchas de las materias primas se negocian en el mercado de futuros;  sin embargo para el pequeño inversor puede ser complicado tener acceso a estos productos. Por un lado exige unos mínimos de inversión que probablemente superan lo razonable para el inversor minorista. Por otro lado, el mercado de derivados es relativamente complejo y exige tiempo y dedicación. Para aquellos inversores con más experiencia existen, aparte de los futuros, otros derivados como los CFDs con características parecidas.

Invertir mediante fondos de inversión o fondos cotizados (ETFs)

Una de las mejores opciones para el inversor minorista de tener exposición a materias primas es mediante fondos. La relación entre diversificación y coste hacen que sea una buena alternativa. Sin ir más lejos, podemos utilizar la herramienta de búsqueda de fondos de Self Bank para encontrar opciones que se ajusten a nuestras necesidades.

Hay fondos especializados en materias primas genéricos, que invierten en un conjunto de activos vinculados a la evolución de las materias primas, como por ejemplo:

También podemos optar por fondos cotizados (ETFs) que inviertan directamente en las materias primas, como:

  • SPDR Gold (Oro)
  • US Oil Fund (Petróleo)

Conclusión

La diversificación es una herramienta importante para los pequeños inversores interesados en proteger su capital. Parte de esta diversificación pasa por tener exposición a activos como las materias primas, aunque no hay que olvidar que esta alternativa se reservaría a aquellos inversores con mayor tolerancia al riesgo. Por el contrario, los inversores conservadores deberán buscar otras fuentes para llevar a cabo una adecuada diversificación. En un entorno macroeconómico donde no es fácil encontrar rentabilidad, el inversor minorista debe reflexionar no solo sobre dónde encontrar rentabilidad sino sobre cómo preservar su capital y poder adquisitivo. Los fondos y los ETFs ofrecen una posibilidad muy eficiente en cuanto a costes de poder tener exposición a la evolución de las materias primas.

 

 

Estos datos tienen finalidad informativa y no deben interpretarse en ningún caso como una recomendación de compra o venta, o de realización o cancelación de inversiones, ni puede servir como base de ningún tipo de decisión sobre inversiones actuales o futuras. Self Bank no se hace responsable de los perjuicios que pueda sufrir el inversor como consecuencia del uso de dicha información. El Cliente es responsable de las decisiones de inversión que adopte y del uso que haga de la información proporcionada a tal efecto. Self Bank proporciona esta información a través de un proveedor y no asume compromiso alguno de la actualización en el contenido de la información presentada. La evolución o resultados pasados de las inversiones no garantizan la evolución o resultados futuros.
Self Bank no acepta ningún tipo de responsabilidades por pérdidas, directas o indirectas, como consecuencia de este informe. Ninguna parte de este documento puede ser copiada o duplicada de cualquier forma o medio o redistribuida sin el previo consentimiento por escrito de Self Bank.