902 888 888 / 914 890 888

El blog de Self Bank

Fondos ciclo de vida, una opción sencilla para conciliar cartera y plazo de inversión

Fondos ciclo de vida, una opción sencilla para conciliar cartera y plazo de inversión

Dentro de las múltiples categorías que existen para etiquetar a los diferentes fondos de inversión, hay una que es muy poco conocida pero que puede ser de gran utilidad. Hablamos de los fondos con fecha objetivo, también denominados fondos ciclo de vida; uno de los aspectos fundamentales a la hora de confeccionar nuestra cartera de inversión es tomar en consideración el horizonte temporal que tenemos previsto. Bien, pues los fondos ciclo de vida son una buena opción para conseguir que nuestros objetivos y nuestro horizonte de inversión casen a la perfección con nuestra cartera.

Estos fondos gozan de gran popularidad en EE.UU., no así en Europa y menos en España, donde ya sabemos que vamos siempre un poco más rezagados en materia de inversión y educación financiera.

¿Qué son los fondos Ciclo de Vida?

Son fondos de inversión pensados para mantener la inversión durante un periodo de tiempo determinado.

Imaginemos que somos un inversor que sabe de antemano que va a necesitar su capital en una fecha determinada, ya sea en 2020, 2030 o 2040. Esta fecha puede coincidir por ejemplo con el año en el que tenemos pensado jubilarnos o con la época en la que pensamos que nuestros hijos/nietos van a comenzar sus estudios universitarios.

Los fondos objetivo (Target en inglés) están pensados para ahorrarle al inversor el tener que pensar qué proporción de su cartera debe ir a renta variable y cuál a renta fija o a activos monetarios.

Es decir, si tenemos pensado invertir de aquí a 2025, podemos buscar un fondo ciclo de vida 2025. Estos fondos invertirán de forma diversificada en acciones, bonos, liquidez…, y lo que hacen es ir ajustando de manera automática el peso de los activos en los que están invertidos en función de dicha fecha objetivo.

Si en un primer momento estos fondos tienen más peso en bolsa, a medida que se acerca la fecha objetivo se va cambiando el posicionamiento de la cartera, pasando de los activos con más riesgo a otros más tranquilos, como renta fija y liquidez.

Se pueden considerar fondos mixtos, aunque difieren en la manera en la que se decide que proporción del fondo va a las diferentes clases de activo. En los fondos mixtos tradicionales la asignación de activos se hace en función de otros factores, como la situación de mercado, las perspectivas del gestor en relación a los distintos tipos de activos, … En cambio, en los fondos ciclo de vida el horizonte temporal es el factor que más se tiene en cuenta.

Los fondos ciclo de vida NO son fondos garantizados

Es importante que no confundamos los fondos ciclo de vida con los famosos fondos garantizados que tanto se han dedicado a colocar los bancos tradicionales en España.

Hace unos años los fondos garantizados tenían un gran peso en nuestro país, pero en los últimos años han ido perdiendo relevancia, y en la actualidad su peso es de un 7% del total.

Hay que recalcar que los fondos ciclo de vida NO están garantizados, es decir, que dependiendo de la evolución de los activos en los que está invertido el fondo, cabe la posibilidad de que el cliente pierda parte del capital. También es importante señalar que tienen una comisión de gestión que normalmente es superior al de los fondos mixtos al uso.

¿Qué “fondos fecha objetivo” hay en el mercado?

Lo cierto es que en España no se comercializan muchos de ellos. De las gestoras españolas, destaca Caixabank, que posee una gama de fondos de esta categoría.

De las gestoras extranjeras la que más han tratado de potenciarlos son Flossbach y sobre todo Fidelity. A través de su gama Fidelity Target, esta gestora estadounidense  dispone de fondos con fecha objetivo para cada quinquenio: Fidelity Target 2020, Fidelity Target 2025, Fidelity Target 2030, Fidelity Target 2035 y así sucesivamente. Para todos ellos hay dos variantes en función de si el fondo en sí reparte o no dividendosde acumulación y de distribución.

Actualmente, y para recalcar que la idea de estos fondos es ir elevando la proporción de activos más conservadores a medida que se acerca la fecha en cuestión, el Fidelity Target 2020 tiene un peso del 32% en renta variable, mientras que en el Fidelity Target 2045 la renta variable representa un 96%.

Por último, mencionar que este tipo de fondos no tiene por qué desaparecer en la fecha objetivo. Es decir, si somos partícipes de un fondo objetivo 2025, cuando llega esa fecha se convierte en un fondo puramente monetario y así se queda hasta que no quede nada en el fondo porque los inversores hayan reembolsado o traspasado todo.

 

Estos datos tienen finalidad informativa y no deben interpretarse en ningún caso como una recomendación de compra o venta, o de realización o cancelación de inversiones, ni puede servir como base de ningún tipo de decisión sobre inversiones actuales o futuras. Self Bank no se hace responsable de los perjuicios que pueda sufrir el inversor como consecuencia del uso de dicha información. El Cliente es responsable de las decisiones de inversión que adopte y del uso que haga de la información proporcionada a tal efecto. Self Bank proporciona esta información a través de un proveedor y no asume compromiso alguno de la actualización en el contenido de la información presentada. La evolución o resultados pasados de las inversiones no garantizan la evolución o resultados futuros.

Self Bank no acepta ningún tipo de responsabilidades por pérdidas, directas o indirectas, como consecuencia de este informe. Ninguna parte de este documento puede ser copiada o duplicada de cualquier forma o medio o redistribuida sin el previo consentimiento por escrito de Self Bank.