El blog de SelfBank by Singular Bank

Educación Financiera: EBIT y ebitda, diferencias

EBIT

La cuenta de pérdidas y ganancias de una empresa es el estado financiero que recoge la información de cuántas ventas ha logrado una empresa en un periodo de tiempo y cuánto beneficio ha generado. 

Estas magnitudes son muy seguidas por los analistas ya que cuando se contrastan las de un periodo con el siguiente se observa la evolución del negocio de una empresa. Si las ventas y los beneficios crecen, es muy probable que el mercado asigne un valor cada vez mayor a la empresa y, por tanto, a sus acciones.

Sin embargo, en la cuenta de pérdidas y ganancias hay también mucha otra información que nos puede ayudar a comprender mejor la naturaleza del negocio de una empresa, y cómo gana dinero.

¿Qué es EBIT?

El EBIT, acrónimo de earnings before interest and taxes, es el beneficio antes de intereses e impuestos. En la cuenta de pérdidas y ganancias se comienza por los ingresos por ventas de la empresa y se van descontando todos los gastos hasta llegar al beneficio neto. El EBIT es el beneficio obtenido sin tener en cuenta los intereses y los impuestos.

Los intereses corresponden a los gastos financieros y dependen de la cantidad de deuda que tiene la empresa en el balance. Los impuestos siempre son la última partida que se descuenta, ya que es el gasto en el que menos puede influir la propia empresa.

¿Qué es ebitda?

El ebitda, acrónimo de earnings before interest, taxes, depreciation and amortization, es el beneficio antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización. El ebitda aparece antes que el EBIT en la cuenta de pérdidas y ganancias ya que se han tenido en cuenta menos gastos y, por tanto, es un beneficio más bruto. Los analistas suelen utilizar el ebitda como una aproximación al beneficio operativo del negocio.

Hay que tener en cuenta que la depreciación y amortización son gastos contables, pero que no necesariamente suponen una salida de dinero de la empresa en el periodo.

Ebit y Ebitda: diferencias

Como hemos visto, el EBIT utiliza la depreciación y amortización en su cálculo, mientras que el ebitda no. 

La depreciación y amortización en las cuentas de una empresa suele reflejar el coste que supone mantener infraestructuras en el tiempo. Por ejemplo, si una empresa de transportes compra camiones, estos camiones van a ser utilizados a lo largo de muchos años. Desde el punto de vista contable se elige un periodo de depreciación y amortización y se repercute ese coste a lo largo de esos años.

Es evidente que si no se hiciera así, la empresa mostraría pérdidas muy fuertes el año que renueva la flota de camiones mientras que mostraría beneficios irreales los demás años, ya que no aparecería reflejado el coste de esos camiones en su operativa.

¿Qué podemos aprender sobre la empresa a partir de su EBIT y ebitda?

Analizar estas dos magnitudes le puede ayudar a comprender si la empresa necesita de mucha inversión en activos que se deprecian y cómo es su ciclo de reinversión de capital. Igualmente, el análisis del beneficio sin tener en cuenta los intereses nos da la posibilidad de comparar negocios con otras empresas que tengan menos deuda

Hay empresas cuyo negocio es bueno, pero que han asumido tanta deuda que el pago de esta se come gran parte de los beneficios netos. Esto puede presentar oportunidades interesantes de inversión ya que la deuda se puede reducir o reestructurar, liberando en parte a la empresa de esa carga.

El análisis del EBIT y el ebitda nos ayuda a comprender mejor cómo funciona una empresa y cómo gana dinero. Las buenas oportunidades de inversión suelen estar en aquellas empresas que consiguen mejorar su beneficio a lo largo del tiempo y para ello es importante estudiar cómo puede afectar su deuda y su estructura de capital a los beneficios futuros.

Singular Bank ha obtenido los datos contenidos en esta comunicación a través de otras fuentes de información que considera fiables pero no se hace responsable de la completa exactitud de los mismos. Estos datos solo tienen una finalidad informativa y no deben interpretarse como una recomendación de compra o venta. 

Singular Bank no se hace responsable de: (i) cualquier derivada de la utilización directa o indirecta de la información contenida en esta comunicación ni; (ii) del uso que se haga de dicha información. No todos los planes de pensiones son iguales y tienen distintos niveles de riesgo en función de distintos factores. El nivel de riesgo de cada uno de los planes está detallado en el Documento de Datos Fundamentales del Partícipe del plan correspondiente. El cobro de la prestación o el ejercicio del derecho al rescate solo es posible en caso de acaecimiento de alguna de las contingencias o supuestos excepcionales de liquidez regulados en la normativa de planes y fondos de pensiones. El valor de los derechos de movilización, de las prestaciones y de los supuestos excepcionales de liquidez dependen del valor de los activos del fondo de pensiones y puede provocar pérdidas relevantes.

Las decisiones que cada inversor adopte, tanto de inversión como de nivel de delegación y asesoramiento, son su responsabilidad.  

Rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras.

Ninguna parte de este documento puede ser copiada o duplicada de cualquier forma o medio o redistribuida sin el previo consentimiento por escrito de Singular Bank.

Salir de la versión móvil