902 888 888 / 914 890 888

El blog de SelfBank by Singular Bank

¿Cuáles son las Scandi y qué las diferencia del resto de divisas?

¿Cuáles son las Scandi y qué las diferencia del resto de divisas?

Dentro del mundo de las divisas, hay un trío que se denomina Scandi. Son las tres divisas que pertenecen a los países de la península escandinava, de ahí su nombre. Según el diccionario, las tres naciones que forman Escandinavia son Dinamarca (incluye las islas Feroe), Suecia y Noruega. Los tres países comparten el origen de su lengua y el nombre de su moneda, la corona, aunque se trata de tres divisas distintas para el mercado.

En ocasiones se utiliza el término nórdicas para hablar de estas naciones, pero resulta inexacto, porque los países nórdicos son cinco: Islandia (corona islandesa), Finlandia (euro), Suecia (corona sueca), Noruega (corona noruega) y Dinamarca (corona danesa).

La renta per cápita de los países escandinavos es de las mayores del mundo: según los datos del Fondo Monetario Internacional (FMI) Noruega ocupa el puesto tres de la lista (82.700 dólares), con Dinamarca en el puesto noveno (62.040 dólares) y Suecia en el undécimo (54.140 dólares).

Además, son países que destacan en el IDH, el índice de desarrollo humano elaborado por las Naciones Unidas para medir el nivel de desarrollo de cada país a través de su esperanza de vida, la educación o los ingresos per cápita.

Las Scandi en el Forex

Debido a estos datos, las monedas escandinavas suelen considerarse divisas defensivas (superávit por cuenta corriente y cartera neta de inversiones internacionales positiva), aunque también sean cíclicas.

Sin embargo, en lo que respecta al mercado de divisas, aunque se encuentran entre las monedas más negociadas, su volumen en el Forex es reducido. Algunos expertos hablan de ellas como pares de divisas exóticos porque tienen un volumen de negociación más bajo que las grandes (euro, dólar, libra, franco o yen, por ejemplo) y suelen sufrir una volatilidad más alta.

Y debido a esta escasa liquidez las monedas escandinavas: corona danesa, corona sueca y corona noruega, se encuentran al mismo nivel que algunas divisas emergentes, como el rublo ruso o el peso mexicano a la hora de atraer inversores en el Forex.

Así, pese a su holgada situación financiera en el mercado de divisas, las escandinavas no son monedas para invertir en tiempos de incertidumbre. Más bien hay que evitarlas, por su poca liquidez en este mercado.

Scandi, tres monedas muy dependientes

En el caso de la corona noruega hay que explicar que es muy dependiente del precio del petróleo porque el país es vendedor de crudo. De esta manera, además de la evolución del país, es importante seguir el precio del petróleo para saber cómo puede hacerlo su economía y, por tanto, su moneda.

Son economías muy dependientes de sus vecinos. Sobre todo, de Alemania y Gran Bretaña, por lo que la situación económica de sus dos grandes socios económicos (sobre todo de Suecia) se refleja en las tres coronas.

Y en lo que respecta a las decisiones en política de tipos de interés, las monedas escandinavas tienen poco margen frente al Banco Central Europeo, si bien tanto el Riksbank sueco, como el Norges Bank noruego, o el Banco Central Danés defienden sus monedas intentando ampliar o recortar el diferencial que les separa del euro según las circunstancias.

Las Divisas son productos OTC, es decir, no se negocian en mercados regulados sino que es un creador de mercado quien los emite y provee el precio. No todas las Divisas tienen la misma liquidez, por lo que en algunos casos podemos encontrar que no existe contrapartida para la operación. 

Antes de efectuar cualquier contratación, es recomendable informarse legal, regulatoria y fiscalmente sobre las consecuencias de una inversión. 

Las decisiones que cada inversor adopte, tanto de inversión como de nivel de delegación y asesoramiento, son su responsabilidad.

Rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras.  

Ninguna parte de este documento puede ser copiada o duplicada de cualquier forma o medio o redistribuida sin el previo consentimiento por escrito de Self Bank.