902 888 888 / 914 890 888

El blog de SelfBank by Singular Bank

Contra la crisis, ¡bazooka!

Contra la crisis, ¡bazooka!

El término militar bazuca, del inglés bazooka ha sido muy utilizado durante la crisis generada por el COVID-19. Bazuca es un tubo metálico abierto por los dos extremos que dispara proyectiles, un arma dada conocer en la Segunda Guerra Mundial en la lucha contra los tanques, pero ¿qué tiene que ver con la economía?

Bazooka —o bazuca— se refiere al conjunto de medidas monetarias y fiscales implementadas para afrontar una crisis económica y financiera, como la generada por el impacto de COVID-19. Su primera referencia se le imputa a Hank Paulson, secretario del Tesoro de Estados Unidos en 2008, utilizada en referencia a varios programas a gran escala de apoyo al sector público ante los fuertes problemas de impagos. En concreto, los rescates de las empresas semipúblicas Fannie Mae y Freddie Mac.

La intención de un programa bazuca es proporcionar tanta financiación como sea necesaria para impulsar una reacción complementaria del mercado. Esto es, una reducción sostenida de los diferenciales de crédito de los prestatarios hasta el punto en el que ese apoyo finalmente no tenga que llevarse a cabo, o se lleve a cabo de forma reducida.

Si bien el proyecto de Paulson no fue particularmente exitoso, pues Fannie y Freddie apenas aguantaron dos meses más, la metáfora —bazuca— triunfó como reflejo de la lógica de una serie de intervenciones políticas en Estados Unidos y en todo el mundo, y terminó introduciendo el término en las discusiones políticas desde entonces.

En los años siguientes, el término ha sido utilizado en programas tales como el TARP en Estados Unidos (Troubled Asset Relief Program), el SoFFin alemán (Sonderfonds Finanzmarktstabilisierung), los programas europeos del European Financial Stability Facility (EFSF), el European Financial Stability Mechanism (EFSM) y su sucesor, el European Stability Mechanism (ESM), o las medidas no convencionales de bancos centrales como el Securities Market Program (SMP) del BCE en 2011 o el Outright Monetary Transactions (OMT) del BCE en 2012.

Aunque las modalidades de todas estas intervenciones políticas por parte de los bancos centrales, los gobiernos y las organizaciones multilaterales podrían variar de forma considerable, el aspecto recurrente es el compromiso de un apoyo más que suficiente —normalmente en forma de préstamos—, con la intención de que finalmente no sean necesarios o apenas se utilicen.

El término ha vuelto a colación con algunos de los anuncios de la FED y del BCE en la crisis del COVID-19, como pueden ser la compra de obligaciones especulativas y de grandes préstamos a diferentes tipos de instituciones (empresas, estados no federales, comunidades locales, etc.) en EE.UU. por parte de la FED, o la mejora de las condiciones de crédito concedidas a los bancos en el marco del programa de facilitación del crédito (TLTRO) en la Unión Europea por parte del BCE.