902 888 888 / 914 890 888

El blog de Self Bank

¿Cómo invertir tu dinero en el lugar adecuado y en el momento adecuado?

¿Cómo invertir tu dinero en el lugar adecuado y en el momento adecuado?

Los rendimientos de la renta fija actual son conocidos ya por todos. Ya no hay nada tan fácil, por este motivo hoy los inversores debemos estar más preparados y mejor informados para nuestra toma de decisiones.

Es innegable que ahorrar supone un esfuerzo, por lo que la gestión del ahorro y su inversión requiere conocimiento, estudio y decisión, para que cada ahorrador inversor sepa configurar rentabilidad y riesgo en la combinación perfecta, la que mejor se adapte a sus necesidades.

Teniendo claro que la rentabilidad de nuestros ahorros ya no viene de la renta fija, sino de la variable, teniendo claro que las oficinas de la banca comercial tradicional parecen estar más interesadas en financiar televisores o teléfonos que en atender nuestras necesidades de inversión, sólo nos queda acudir a la banca que tiene para su uso herramientas para la gestión proactiva de las inversiones, como Self Bank. De hecho, es un servicio muy profesional cuyas herramientas uso desde hace casi 10 años, el tiempo que llevo dedicándome al trading.

Dicho de forma muy fácil y breve, queda claro que el híbrido perfecto para la inversión es la consistencia de un banco, pero que, a la vez, aúne la flexibilidad de un bróker.

El inversor del bienestar

Si bien podríamos entender como lugar dónde invertir al intermediario, también y probablemente de forma más concreta, cuando nos referimos a lugar dónde invertir hablamos del producto, empresa o sector.

Antes de empezar a ahondar en otros aspectos, para mí, el punto de partida es un viaje introspectivo que se debe producir dentro de cada uno de nosotros: para saber qué clase de inversor somos. ¿Seríamos el mismo inversor con 10 mil que con 1 millón de euros? ¿Es indiferente, para mí, que el retorno de mi inversión sea a 1 o 10 años? Permitidme que me asalten dudas al respecto.

Dejando por un momento a un lado el capital de la inversión y la duración de la misma, yo vivo completamente convencido que la principal variable que todo inversor debe tener presente es la tranquilidad. Pues no merece la pena desarrollar ninguna actividad que nos provoque sufrimiento o desasosiego. Para tal objetivo, existen dos premisas básicas que son no pedir préstamos, ni invertir el dinero que necesitas para vivir los próximos meses y, sin obviar éstas, también debemos centrarnos en otra clave fundamental, lo que yo llamo la velocidad de ahorro.

La velocidad de ahorro

Todos entenderemos de forma lógica que no es lo mismo el ahorro que genera una persona que puede apartar 100 euros de su sueldo cada mes del que puede apartar 1.000 euros. La variable de velocidad de ahorro repercutirá inequívocamente en nuestras opciones, tanto en las posibilidades de diversificación como de la capacidad de riesgo asumible, sobre todo, si queremos respetar nuestro objetivo de maximizar la tranquilidad, de no sufrir en la inversión.

De modo que usaremos nuestra velocidad de ahorro en nuestro favor, no poniendo en riesgo más capital del que nos permita vivir la inversión con tranquilidad. Por ejemplo, si solo ahorramos 3.000 euros al año no aceptaremos inversiones que nos pudieran llevar a perder una parte notable de ese capital en un tiempo inferior a un año. En definitiva, no tiene sentido poner en demasiado riesgo nuestros ahorros, por muy altas que se presupongan las rentabilidades, si un desacierto con su inversión nos va a generar malestar.

¿Cómo invertir tu dinero en el lugar adecuado y en el momento adecuado?

Una vez comprendida la criba económica que supone la velocidad de ahorro, resulta más fácil explicar cómo encontrar el lugar y momento adecuados de inversión. Las tres vías clásicas siguen siendo válidas para tomar la decisión de inversión: las noticias, el análisis fundamental y el análisis técnico.

Las noticias.

Recibir noticias en el entorno macro o microeconómico puede provocar posibles aumentos o disminuciones del precio en un activo o un valor. Por ejemplo, la subida del valor del petróleo hace que suban las empresas petroleras, sin embargo, hace que baje el precio de las aerolíneas. En el primer caso porque sube el precio de su producto y en el segundo, porque se incrementan los costes de sus insumos, reflejándose en el margen de beneficio y, por lo tanto, en la cuenta de resultados.

Análisis fundamental.

El análisis fundamental se utiliza principalmente para las acciones de empresas, en las que se utilizan sus Cuentas de Balance para orientarse en la solidez o debilidad, para plantear si es más interesante comprar o vender ese activo. Por ejemplo, una empresa textil conocida mundialmente con poca deuda a largo plazo y beneficios constantes en el tiempo es un activo atractivo para permanecer comprado, mientras que una empresa de la construcción con una deuda muy por encima del 40% de su Patrimonio Neto sería un activo dónde sólo nos colocaríamos en venta en corto.

Análisis técnico.

Por último, el análisis técnico es la herramienta propia, tanto de traders como de inversores profesionales, para orientarse, e incluso anticiparse al momento óptimo de inversión o especulación. En el análisis técnico encontramos medidas, indicadores y osciladores que nos permiten tener datos acerca del precio, del volumen de transacciones del activo y del comportamiento de los inversores, todo ello, para ayudarnos en la toma de decisiones.

Con todas estas herramientas tendremos que gestionar las dos variables para nuestra inversión: tiempo (T) y dinero/capital (K), manteniendo constante nuestra tranquilidad y sin olvidar que el mejor consejo, especialmente para el nuevo inversor, siempre será invertir con paciencia.

Estos datos tienen finalidad informativa y no deben interpretarse en ningún caso como una recomendación de compra o venta, o de realización o cancelación de inversiones, ni puede servir como base de ningún tipo de decisión sobre inversiones actuales o futuras. Self Bank no se hace responsable de los perjuicios que pueda sufrir el inversor como consecuencia del uso de dicha información. El Cliente es responsable de las decisiones de inversión que adopte y del uso que haga de la información proporcionada a tal efecto. Self Bank proporciona esta información a través de un proveedor y no asume compromiso alguno de la actualización en el contenido de la información presentada. La evolución o resultados pasados de las inversiones no garantizan la evolución o resultados futuros.

Self Bank no acepta ningún tipo de responsabilidades por pérdidas, directas o indirectas, como consecuencia de este informe. Ninguna parte de este documento puede ser copiada o duplicada de cualquier forma o medio o redistribuida sin el previo consentimiento por escrito de Self Bank.