El blog de SelfBank by Singular Bank

Cómo invertir en mejorar el medioambiente: impacto y rentabilidad

medioambiente

El 5 de junio se celebra el Día Mundial del Medio Ambiente, una fecha marcada en el calendario para tomar conciencia de la necesidad de proteger el planeta y sus recursos naturales.

Es un evento especialmente relevante porque estamos en el Decenio de las Naciones Unidas para la Restauración de los Ecosistemas (2021-2030), un periodo para promover los objetivos medioambientales de Naciones Unidas.

Como ejemplo de lo que se incentiva en este Decenio, Naciones Unidas destaca el proyecto del anillo verde de Vitoria-Gasteiz, un proyecto de restauración de 890 hectáreas entre 1992 y 2030, con un objetivo de 34 hectáreas para los próximos cinco años y una financiación de tres millones de dólares en estos cinco años.

A continuación vamos a revisar la manera de invertir para mejorar el medioambiente: su impacto y su rentabilidad. Para ello, recordaremos qué es la etiqueta ESG de un producto financiero, con especial interés por la E de Environmental o medioambiental.

Sobre todo, porque habría que empezar a buscar el cumplimiento de los compromisos ESG no tanto en las empresas donde es más obvio su impacto y más sencillo vigilar su actividad (mineras, industriales, materias primas, etc.) sino en todas las demás.

Ningún inversor duda de que implementar reglas ESG puede reducir el número de inversiones elegibles y afectar a la rentabilidad de una cartera. Sin embargo, también es cierto que evitar prácticas empresariales controvertidas con el medioambiente o integrar consideraciones medioambientales son clave para lograr retornos sostenibles a largo plazo.

El Día Mundial del Medio Ambiente

El Día Mundial del Medio Ambiente 2022 tiene por campaña #UnaSolaTierra y pretende concienciar sobre las tres crisis que afronta la Tierra:

Con ello se quiere animar y fomentar la celebración, protección y restauración del planeta a través de diversas actividades.

De hecho, Naciones Unidas recuerda que el 67% de los gases efecto invernadero están asociados a nuestro estilo de vida, y que unos comportamientos más sostenibles permitirían reducir estas emisiones entre un 40% y un 70% para 2025.

Si tanto el consumo como la producción fueran más sostenibles, se lograrían mejoras económicas y medioambientales, sin obviar su impacto positivo en la salud y en el alivio de la pobreza.

Qué son las inversiones para mejorar el medioambiente

La idea de Naciones Unidas para el Día Mundial del Medio Ambiente es explicar cómo las empresas impactan con su actividad al planeta a través de políticas de cambio climático, emisiones de CO2, huella de CO2, uso y conservación del agua, energía renovable, reciclaje y un largo etcétera.

Pero también animar a los inversores a que influyan en las empresas para que realicen inversiones que sirvan para mejorar el medioambiente.

Más dinero en carteras con impacto social

Por lo tanto, la idea de fondo es incentivar que los ahorradores pongan el dinero en empresas que tengan un impacto social, pero sin olvidarse de esa rentabilidad que toda inversión exige.

Las inversiones para mejorar el medioambiente son la E de los criterios ESG que utilizan muchas gestoras de fondos a la hora de elegir dónde poner el dinero. En general, la tendencia hacia la aplicación de políticas ESG crea valor y es beneficiosa tanto para inversores como para la sociedad porque obliga a las empresas a mejorar sus estándares medioambientales, por ejemplo.

Así, todas esas empresas que ayuden a resolver los problemas que afronta el planeta, como las tres crisis que cita el Día Mundial del Medio Ambiente 2022, estarán mejor preparadas para un crecimiento sostenible las próximas décadas.

El impacto social

Los criterios ESG son buenos para el planeta y para la sociedad, porque ayudan a luchar contra efectos negativos, como los apuntados en el Día Mundial del Medio Ambiente 2022.

En la medida en la que las empresas tomen conciencia de que hay que actuar ya y no dejar todo en manos de los gobiernos a la hora de mitigar los problemas y crear soluciones, la sociedad se verá beneficiada.

Proactividad en el cuidado del medioambiente

El tiempo que transcurre desde que un gobierno decide actuar y legislar a favor del medioambiente es tiempo perdido. Si las empresas son proactivas y actúan aún antes de que sea obligatorio, supone tiempo ganado y beneficio social.

Presión social para cuidar el planeta

También es importante la presión social. Por ejemplo, según Morgan Stanley, los millennials son dos veces más propensos a invertir en empresas ESG que la población general. Un estudio de 2019 mostraba cómo, por ejemplo, el 85% de la población y el 95% de los millennials muestra interés en la inversión sostenible.

Y esos datos tienen un impacto social muy evidente; solo en Norteamérica, esta generación y la siguiente (la X) recibirán en los próximos años un patrimonio de unos 30 billones de dólares de sus predecesores, los baby boomers, tal y como apuntan desde Accenture.

La rentabilidad

Por otro lado, la aplicación de criterios medioambientales en los análisis de las empresas permite mejorar las rentabilidades ajustadas al reducir el riesgo y generar valor de inversión.

Una empresa bien gestionada y responsable que se preocupa por sus empleados, sus clientes y el medioambiente tiene más probabilidades de resistir mejor y superar a sus competidoras que las empresas que no”, explican en Janus Henderson.

Existen estudios que apuntan a que esa integración de criterios medioambientales o ESG en general influyen de forma favorable en las rentabilidades. Así lo hacen el Sustainable Investing and Bond Returns: Research study into the impact of ESG on credit portfolio performance, de Barclays o, en el caso de McKinsey, Five ways that ESG creates value.

¿Cuáles son las empresas más comprometidas con el medioambiente en España?

Como conclusión, el monitor empresarial de reputación corporativa Merco señala que las empresas más comprometidas con el medioambiente en España son: Ecoalf, Grupo Social Once, Iberdrola, Ikea, Inditex, Mahou San Miguel, Mapfre, Mercadona, Sanitas y Telefónica.

Por lo tanto, las que cumplen con los criterios ESG son empresas con impacto social y medioambiental positivo, lo cual no está reñido con la rentabilidad;  la aplicación de estos criterios previsiblemente mejora la misma, porque puede reducir el riesgo y generar valor de inversión.

La operativa con productos cotizados está dirigida a inversores que deben tener experiencia y conocimientos financieros suficientes para invertir en ellos. La inversión en estos productos requiere una vigilancia constante de la posición ya que comportan un alto riesgo y se puede perder el 100% del capital invertido.

Antes de efectuar cualquier contratación, es recomendable informarse legal, regulatoria y fiscalmente sobre las consecuencias de una inversión. 

Las decisiones que cada inversor adopte, tanto de inversión como de nivel de delegación y asesoramiento, son su responsabilidad. 

Rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras. 

Ninguna parte de este documento puede ser copiada o duplicada de cualquier forma o medio o redistribuida sin el previo consentimiento por escrito de Singular Bank.

Salir de la versión móvil