El blog de SelfBank by Singular Bank

Cómo calcular el interés compuesto

como.interes.compuesto

El dinero sin rentabilidad es dinero que pierde valor.  Es debido a la inflación: si suben los precios más de lo que crecen los ahorros, entonces esos ahorros pueden comprar menos. La solución para contrarrestar la inflación es la inversión y la fuerza del interés compuesto.

Inflación: dinero que vale menos

Estamos todos de acuerdo en que conviene tener una cantidad disponible para los gastos corrientes y afrontar imprevistos, pero sin obviar que el dinero con el paso del tiempo es capaz de comprar menos bienes, porque estos son cada vez más caros a causa de la inflación.

Que nadie se alarme, porque la inversión y especialmente el interés compuesto son grandes aliados para luchar contra el impacto que supone en sus finanzas la subida de precios.

Interés compuesto: reinvertir los intereses

El capital inicial de una inversión produce una rentabilidad cada cierto tiempo. Pues si ese interés, en vez de cobrarlo —sacándolo de la inversión—, se suma al capital inicial a lo largo de los siguientes períodos, se denomina interés compuesto.

A simple vista, sin calcularlo, ya parece una opción interesante. Si se calcula, el interés compuesto sorprende por su capacidad de multiplicar el dinero a lo largo del tiempo.

¿Cómo calcular el interés compuesto?

Recurrimos a la siguiente fórmula para calcular cuánto ha crecido una inversión inicial después de varios períodos, suponiendo un tipo de interés constante y que se reinvierten los intereses, es decir, se suman al capital después de cada período.

Cn = C0 (1 + i)n

Calculadora de interés compuesto

Partiendo de la fórmula anterior, planteamos el siguiente ejemplo. Un ahorrador elige una inversión cuya rentabilidad media esperada es del 4% anual (0,04). Empieza con 10.000 euros y los intereses que va obteniendo cada año los reinvierte.

En este enlace puede descargar una calculadora de interés compuesto en Excel. En ella puede personalizar la cantidad inicial invertida y el tipo de interés que espera conseguir de su inversión.

La regla del 72

Hemos visto como cada año la inversión crece exponencialmente si se reinvierte la rentabilidad que van generando los intereses. En el ejemplo anterior, transcurridos 20 años la inversión inicial ya vale más del doble.

La regla del 72 sirve precisamente para esto, para aproximar cuántos años serían necesarios para duplicar la inversión inicial. Consiste en dividir 72 entre el tipo de interés. Así, en el ejemplo serían 72/4 = 18 años.

Efectivamente, lo comprobamos al aplicar la fórmula: C18 = 10.000 (1 + 0,04)18 = 20.258 euros.

Interés compuesto para amortiguar el impacto de la inflación

Hay que señalar que, aunque la cifra se haya duplicado, el impacto de la inflación lógicamente habrá restado poder de compra a esa cantidad. Así que, aunque sea el doble que hace 18 años, no podrá comprar el doble de productos que hace 18 años, pero habrá logrado amortiguar gran parte del efecto de la inflación.

Si, por el contrario, hubiera dejado su dinero quieto en una cuenta no remunerada o guardado debajo del colchón durante 18 años, seguiría teniendo 10.000 euros que, con toda probabilidad, ya no serán capaces de comprar los mismos productos que hace 18 años.

Calculadora de interés compuesto con aportaciones adicionales

Además de mantener la inversión y reinvertir los intereses es muy posible que cada año sea capaz de ahorrar una cantidad adicional. De hecho, este debería ser el objetivo de todo ahorrador: lograr guardar un porcentaje de los ingresos anuales e invertirlos para que sigan creciendo. De esta manera, estaría incrementando su inversión inicial con su ahorro anual y a todo ello le estaría aplicando el efecto multiplicador del interés compuesto.

Volviendo al ejemplo y suponiendo ahora que se ahorran y se invierten 1.000 euros adicionales al año (empezando en el segundo año), comprobamos que la inversión crece mucho más rápido.

En el mismo Excel que tiene descargado, hemos añadido la hoja “Interés compuesto aportaciones” en el que puede añadir aportaciones adicionales.

Compruebe cómo siguiendo el plan de ahorro sugerido en el ejemplo, en tan solo 7 años habrá duplicado el valor de su inversión inicial. Sin inversión, solo guardando su dinero, hubiese necesitado 11 años para acumular esa cantidad.

Estos datos solo tienen una finalidad informativa y no deben interpretarse como una recomendación de compra o venta. La información facilitada proviene de fuentes públicas.

Singular Bank no se hace responsable: (i) de cualquier pérdida derivada de la utilización directa o indirecta de la información contenida en esta comunicación, (ii) ni del uso que se haga de dicha información. Las decisiones que cada inversor adopte, tanto de inversión como de nivel de delegación y asesoramiento, son su responsabilidad. 

Antes de efectuar cualquier contratación, es recomendable informarse legal, regulatoria y fiscalmente sobre las consecuencias de una inversión.

Rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras.

Ninguna parte de este documento puede ser copiada o duplicada de cualquier forma o medio o redistribuida sin el previo consentimiento por escrito de Singular Bank.

Salir de la versión móvil