El blog de SelfBank by Singular Bank

¿Cómo afecta la política monetaria en una cartera de inversión?

política monetaria

La mayoría de economistas coinciden en que la política monetaria es una de las variables más importantes de cualquier economía moderna. ¿A qué nos referimos exactamente al hablar de política monetaria?

¿Qué es política monetaria?

Cuando hablamos de política monetaria nos estamos refiriendo a las acciones y estrategias empleadas por un banco central con respecto a la circulación de dinero y a los tipos de interés.

El objetivo fundamental de cualquier política monetaria a largo plazo es la estabilidad de precios, entendida como cumplir un determinado objetivo de inflación. Sin embargo, cada banco central tiene un mandato ligeramente diferente con respecto a sus objetivos más específicos.

Diferentes bancos centrales, diferentes objetivos

Por ejemplo, los objetivos declarados de la Reserva Federal de Estados Unidos, que es la institución que actúa como banco central estadounidense, son favorecer el pleno empleo y la estabilidad de precios.  

Sin embargo, el mandato de otros bancos centrales como por ejemplo el canadiense o europeo es exclusivamente un objetivo una inflación cercana al 2%. Este objetivo implica que es un nivel de inflación considerado como óptimo en una economía moderna y que permite funcionar correctamente a los agentes económicos, por lo que indirectamente se entiende que promoverá un crecimiento sostenible de la economía.

La política monetaria tiene un efecto directo en los mercados y debemos tener presente su importancia e impacto a la hora de estructurar nuestro patrimonio y nuestra cartera de inversión.

El impacto de la política monetaria en los activos financieros

La política monetaria en líneas generales puede ser restrictiva, expansiva o neutral.

Restrictiva

Cuando la economía crece demasiado rápido y la inflación aumenta significativamente, los bancos centrales tienen capacidad para actuar, tomando medidas que enfríen la economía. Esto se suele llevar a cabo subiendo los tipos de interés a corto plazo, lo cual equivale a una política monetaria más restrictiva.

Expansiva

Por contra, cuando una economía se estanca el banco central tiene las herramientas para poder implementar una política económica más laxa bajando los tipos de interés e incentivando la inversión y el crecimiento.

El impacto de la política monetaria en las inversiones es tanto directa como indirecta:

Por último, hay que subrayar que la política monetaria impacta sobre todas las clases principales de activos: acciones, bonos, efectivo, inmobiliario, materias primas y divisas.

Las principales herramientas de política monetaria

Los bancos centrales tienen tres herramientas principales para manejar la política monetaria:

Los efectos de una política monetaria expansiva

Durante periodos de política monetaria expansiva, históricamente las acciones obtienen buenas rentabilidades. Podemos ver un ejemplo histórico en 2013, cuando tras el anuncio de la Reserva Federal de que compraría más de 85.000 millones de activos financieros, lo que se conoce como Quantitative Easing 3, los índices llegaron a máximos. Entonces, una política expansiva junto con los tipos de interés extremadamente bajos favorecieron la compra de acciones ya que, tanto las empresas como los inversores, tenían más facilidades para acceder a crédito. Por su parte, las empresas eran capaces de expandir su capacidad productiva de esta manera a un bajo coste.

Sin embargo, para los inversores en renta fija un entorno prolongado de intereses bajos se plantea complicado. En la última década los tipos de interés han estado en una franja muy baja, esto ha permitido que las empresas emitan deuda a tipos sorprendentemente bajos. La búsqueda de rentabilidad por parte de los inversores en renta fija ha sido complicada y muchos han tenido que optar entre resignarse a rentabilidades más bajas de las acostumbradas o a incrementar el perfil de riesgo de su cartera comprando bonos de menor calificación crediticia o vencimientos más largos.

Un entorno de tipos bajos y política monetaria expansiva tampoco es especialmente atractiva para los tenedores de efectivo ya que este obtiene retornos marginales. Sin embargo, para los activos inmobiliarios un periodo de tipos bajos suele producir subidas de precio ya que las familias y empresas pueden aprovecharse de hipotecas baratas para comprar. Las materias primas también suelen comportarse favorablemente en un entorno de política monetaria expansiva.

Los efectos de una política monetaria restrictiva

En líneas generales, sucede lo contrario cuando los bancos centrales se ven obligados a aplicar una política monetaria más restrictiva. Estas medidas se suelen implementar ante un crecimiento económico sólido y cuando la inflación empieza a ser el principal problema.

La subida de tipos de interés hace que tomar dinero prestado sea más caro, y eso desacelera el crecimiento económico.

La renta variable no suele obtener tan buenas rentabilidades en periodos de política monetaria restrictiva, ya que el perfil de riesgo general se vuelve más conservador y no es tan fácil invertir a crédito. Sin embargo, suele haber un desfase temporal desde que los bancos centrales empiezan a endurecer su política monetaria hasta que los índices llegan a su pico. El ejemplo más claro de este fenómeno fue cuando la Reserva Federal empezó a subir tipos de interés en el 2003 y los máximos de los índices no llegaron hasta 2007.

El impacto inicial en la renta fija de las subidas de tipos de interés es negativo ya que los inversores prefieren las emisiones nuevas, con rentabilidades más altas. El dinero en efectivo, sin embargo, vive un buen momento ya que los tipos altos ofrecen un rendimiento atractivo sobre los depósitos bancarios.

Para los activos inmobiliarios un entorno de política monetaria restrictiva es negativo ya que suele descender el acceso al crédito y con ello la demanda. Las materias primas suelen tener una evolución parecida a la de la renta variable, es decir continúan su tendencia alcista al inicio del ciclo restrictivo, pero posteriormente corrigen fuertemente cuando la demanda se desploma al ralentizarse la economía.

La política monetaria es una de las claves del funcionamiento de las economías modernas. Los inversores debemos ser conscientes de la fase que vivimos dentro del ciclo monetario para estructurar nuestra cartera de inversión adecuadamente, ajustando el perfil de riesgo a nuestras necesidades.

Singular Bank ha obtenido los datos contenidos en esta comunicación a través de otras fuentes de información que considera fiables pero no se hace responsable de la completa exactitud de los mismos. Estos datos solo tienen una finalidad informativa y no deben interpretarse como una recomendación de compra o venta. 

Singular Bank no se hace responsable de: (i) cualquier derivada de la utilización directa o indirecta de la información contenida en esta comunicación ni; (ii) del uso que se haga de dicha información. No todos los planes de pensiones son iguales y tienen distintos niveles de riesgo en función de distintos factores. El nivel de riesgo de cada uno de los planes está detallado en el Documento de Datos Fundamentales del Partícipe del plan correspondiente. El cobro de la prestación o el ejercicio del derecho al rescate solo es posible en caso de acaecimiento de alguna de las contingencias o supuestos excepcionales de liquidez regulados en la normativa de planes y fondos de pensiones. El valor de los derechos de movilización, de las prestaciones y de los supuestos excepcionales de liquidez dependen del valor de los activos del fondo de pensiones y puede provocar pérdidas relevantes.

Las decisiones que cada inversor adopte, tanto de inversión como de nivel de delegación y asesoramiento, son su responsabilidad.  

Rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras.

Ninguna parte de este documento puede ser copiada o duplicada de cualquier forma o medio o redistribuida sin el previo consentimiento por escrito de Singular Bank.

Salir de la versión móvil