El blog de SelfBank by Singular Bank

Cinco gastos inesperados que pueden afectar a tu jubilación

jubilación

Jubilación, que estés jubilado y vivas de tu pensión pública y de tus ahorros privados no implica que debas dejar de lado tu planificación financiera. Hay gastos inesperados que pueden deshacer lo logrado en muchos años de cuidada previsión.

Cuando cada euro cuenta, tu planificación para la jubilación debe anticipar tanto como sea posible. Por eso, debes tener en cuenta estos cinco grandes gastos inesperados —pero habituales— y estar preparado para la eventualidad de que se produzcan.

Costes inmobiliarios escondidos

Cerca del 80% de las personas de 65 años o más son dueños de sus casas. Sin embargo, es muy posible que no hayas cubierto otros gastos de tu vivienda más allá de la hipoteca: los gastos por reformas necesarias no previstas son una de las sorpresas financieras de los retirados.

Antes de jubilarte podrías contratar a un profesional para que revisara tu vivienda y te valorara las reformas necesarias para que dure unos cuantos años más. Cada 20 o 30 años, las casas necesitan una reforma, sobre todo en las instalaciones de agua y luz.

Si todavía estás a tiempo, una propuesta es guardar el 1% del valor de tu vivienda cada año para reparaciones y mantenimiento cuando ya estés retirado.

Otro aspecto a considerar son las consecuencias del paso de los años en tu vivienda. O, mejor dicho, el paso de los años en ti, que pueden afectar a tu vivienda. Cambiar la bañera por un plato de ducha, tener ascensor en el bloque o pasillos despejados para una silla de ruedas son algunas reformas que puedes adelantar.

Gastos de salud no cubiertos

Si tu salud tras la jubilación depende totalmente de la sanidad pública es posible que no tengas acceso a ciertos servicios. Quizás debas plantearte ciertas operaciones antes de darte de baja o valorar seriamente seguir pagando el seguro médico privado tras el final de la vida laboral. Supondrá un gasto importante, pero menos que si te ves obligado a darte de alta en un seguro cuando ya tengas cierta edad y más achaques.

Cuidados en el largo plazo

Con el aumento de la esperanza de vida, es muy posible que vivamos más tiempo. Pero no sabemos cuánto tiempo podremos vivir en nuestra casa sin una persona que venga a ayudarnos, bien en la limpieza, bien en nuestro cuidado. Tampoco podemos obviar el hecho de que en algún momento podamos sentir la necesidad de vivir en una residencia. 

Todos estos gastos están identificados, pero no todos los españoles los hemos planificado correctamente. Basta con mirar el elevado precio de lo que paga nuestro abuelo por su residencia para pensar seriamente en lo que costará cuando nos pueda tocar a nosotros.

Si somos poco previsores podemos dejar nuestro cuidado y su financiación a nuestros hijos. Una correcta planificación financiera no dejará esta eventualidad en manos de otros.

Ayudar a otros con apuros financieros

Otra eventualidad a afrontar puede ser la necesidad de ayudar a un familiar en apuros financieros. Sin embargo, cualquier decisión que tomes en esa dirección será contra tu futuro, pues todo lo que le des para ayudarle saldrá de tu hucha. Y recuperarte de un gasto inesperado de este tipo cuando solo dispones de una pensión pública y de tus ahorros es muy complicado.

Perder a tu pareja

No hay mucho que puedas hacer para cuando llegue ese momento en el plano emocional, pero sí en el plano financiero. Tu pareja debería estar al corriente de lo que tenéis para vuestra jubilación y de dónde está invertido o depositado porque nunca podréis saber quién se irá antes. Este aspecto es especialmente importante si existe, como solía ocurrir antes, una dependencia de uno de ellos.

Los seguros de vida o los planes de pensiones son tan importantes para uno de los miembros de la pareja como para el otro. En este sentido, sería recomendable compensar las cosas con un seguro de vida, por si falta la persona que genera más ingresos, o con planes de pensiones, para que los dos dispongan de ciertos ahorros. También conviene revisar qué pensión pública corresponderá a cada uno en condiciones normales y en caso de viudedad.

Estos son los cinco gastos inesperados que pueden dinamitar tu planificación financiera tras la jubilación. No son evitables, pero sí se pueden tener en cuenta, porque ahora ya los conoces, y tratar de minimizar su impacto.

No todos los planes de pensiones son iguales y tienen distintos niveles de riesgo en función de distintos factores.  El nivel de riesgo de cada uno de los planes está detallado en el Documento de Datos Fundamentales del Partícipe del plan correspondiente. El cobro de la prestación o el ejercicio del derecho al rescate solo es posible en caso de acaecimiento de alguna de las contingencias o supuestos excepcionales de liquidez regulados en la normativa de planes y fondos de pensiones.

El valor de los derechos de movilización, de las prestaciones y de los supuestos excepcionales de liquidez dependen del valor de los activos del fondo de pensiones y puede provocar pérdidas relevantes.

Antes de efectuar cualquier contratación, es recomendable informarse legal, regulatoria y fiscalmente sobre las consecuencias de una inversión.

Las decisiones que cada inversor adopte, tanto de inversión como de nivel de delegación y asesoramiento, son su responsabilidad. 

Rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras.

Ninguna parte de este documento puede ser copiada o duplicada de cualquier forma o medio o redistribuida sin el previo consentimiento por escrito de Singular Bank.

Salir de la versión móvil