902 888 888 / 914 890 888

El blog de Self Bank

Ahorrando para el futuro de nuestros hijos: ¿cuál es el mejor producto para hacerlo?

Ahorrando para el futuro de nuestros hijos: ¿cuál es el mejor producto para hacerlo?

Seguro que en algún momento te has preguntado cuál es la mejor forma y el mejor instrumento para canalizar el ahorro de nuestros hijos. Tradicionalmente, muchos padres abrían una cuenta de ahorro, típicamente de su caja de ahorros de confianza, para ir alimentando el ahorro de sus hijos, con aportaciones propias o de los familiares en fechas señaladas. Además, es una buena forma de fomentar la cultura financiera y el hábito de ahorro.

Cómo deben ahorrar los hijos

Una buena opción de iniciar el aprendizaje de nuestros hijos es mediante la famosa paga. Podemos incentivar que sean ellos mismos los que ahorren una parte de ella y no se la gasten toda. De hecho, si hay algo que quieren comprar, podemos incentivar que lo hagan mediante el ahorro de la paga semanal que les damos. Es un buen entrenamiento para la vida adulta, ya que les enseñamos que la economía doméstica no es un presupuesto de suma 0, en el que gastamos todo lo que tenemos.

Cómo pueden ahorrar los padres para sus hijos

Pero los padres también tenemos un papel importante en el ahorro de nuestros hijos. De hecho, muchos abren una cuenta de ahorro poco después del nacimiento. Para ello, hay que ir a Hacienda a pedir un número de identificación fiscal, ya que lógicamente nuestros hijos no tienen DNI. Si somos hormiguitas, podemos ingresar una cantidad de forma periódica (mensual/trimestral/anual), o cuando nuestros familiares o amigos les den dinero a nuestros hijos como en su cumpleaños o en Navidad.

De esa forma iremos alimentando la bola de nieve, que se debería ir haciendo grande con el paso del tiempo. Pero para ello, debemos escoger la forma de inversión adecuada. De lo contrario, podría suceder que el poder adquisitivo se vaya reduciendo con el tiempo por culpa de la inflación. En cualquier caso, lo importante es que seamos constantes en el ahorro que vamos aportando.

Qué productos financieros tenemos para los hijos

Cuenta corriente

Como hemos comentado previamente, es una opción poco aconsejable. El motivo es que el banco no nos va a remunerar en el mejor de los casos, y en el peor, incluso puede costarnos dinero. Por tanto, es mejor que consideres otras alternativas para destinar el ahorro de tus hijos.

Cuenta de ahorro

En este caso, depende. Si nos dan un 4% con una inflación del 2%, tenemos una ganancia neta del 2%, que no es mucho, pero para perfiles conservadores puede ser suficiente. Conseguiremos algo de rentabilidad para el ahorro sin que exista ninguna volatilidad. Aunque debemos ser conscientes de que cuando lleguen momentos como el actual de tipos muy bajos, seguramente debamos buscar otras alternativas.

Fondo de inversión renta fija

El problema de los fondos de renta fija es que de fijos no tienen nada. Su cotización depende en gran medida de los tipos de interés y podemos perder dinero, incluso mucho dinero, si compramos en momento de tipos bajos, y empiezan a subir. Tienen menos volatilidad que la renta variable, pero mucho menos potencial de revalorización, y si consideramos el doble efecto de las comisiones y la inflación, a largo plazo los rendimientos serán modestos, aunque tendrá variaciones menos súbitas que la renta variable.

Fondo de inversión renta variable

A largo plazo, el conjunto de la bolsa siempre sube. Eso es lo que dicen los datos. Fijémonos en “el conjunto”, porque hoy hay muchas empresas que hace 20 años cotizaban que ya no existen. Si consideramos que la inversión de nuestros hijos es a 20 años vista, las acciones son un activo real que nos protegerá de la inflación. Es cierto que puede haber grandes bajadas (en 2008 algunos fondos bajaron un 50%), pero también es cierto que en 2009 recuperaron gran parte de la bajada. Es importante que busquemos fondos con bajas comisiones y con un buen historial (durante varios años). Una ventaja adicional es que no pagaremos comisión de custodia o compra/venta como las acciones, ni tendremos ninguna implicación con la declaración de la renta (la inmensa mayoría de fondos son de acumulación, no distribuyen dividendos). Si quieres, puedes abrirle una cuenta de fondos de inversión a tus hijos, sin coste alguno, a través de Self Bank.

Renta variable

Por último, también podemos abrir una cuenta de valores e ir haciendo compras periódicas de acciones. La pega, lo que hemos comentado: las comisiones de compraventa y custodia y el hecho de que en compras pequeñas los costes son más relevantes en proporción. Self Bank dispone de una cuenta de Bolsa sin comisiones de apertura ni de mantenimiento.

En definitiva, es importante que cuanto antes interioricemos la importancia del ahorro y la inversión, considerando que el horizonte temporal es muy a largo plazo, el interés compuesto jugará a nuestro favor.