914 890 888

El blog de SelfBank by Singular Bank

Apertura bolsas: la Seguridad Social pierde casi 100.000 afiliados en agosto

Las bolsas europeas cotizan con ganancias generalizadas tras la primera hora de negociación: Eurostoxx +0,47%, DAX +0,70%, CAC +0,30% y FTSE +0,27%. El volumen de negociación está siendo escaso, ya que los mercados siguen esperando nuevos capítulos en la crisis de Ucrania, y especialmente las reuniones de tipos del jueves tanto del Banco de Inglaterra como del Banco Central Europeo.

 

En el caso del Ibex las subidas se limitan al +0,25% hasta los 10.773 puntos, con Mediaset (+2,56%), Popular (+1,85%) y Bankia (+0,89%) al frente. Acciona (-1,04%) y Jazztel son las más rezagadas (-0,67%).

 

Banco Santander ha anunciado una emisión de bonos convertibles (CoCos) por un montante de 2.500 Mn€, que irá dirigida exclusivamente a inversores cualificados. Otra compañía española que buscará financiación en los mercados de capitales es ACS, que retoma la emisión de 500 Mn€ de deuda que se vio obligada a suspender hace unas semanas por la turbulencia que el caso Espirito Santo generó en los mercados.

 

En España se han conocido esta mañana datos sobre desempleo: se eleva en 8.070 el número de personas registradas en las oficinas de empleo (antiguo Inem), rompiendo una tendencia de seis meses consecutivos a la baja. Además, la Seguridad Social pierde 97.582 afiliados en agosto, situando el número total de ocupados en 16.649.521 afiliados (un 0,58% menos que en el mes anterior).

 

En el mercado de deuda vemos niveles similares a los de ayer: la rentabilidad del bono español cotiza en el 2,27% y la prima de riesgo en 137 puntos. Tras la emisión de deuda a 50 años lleva a cabo ayer, el jueves el Tesoro tiene otras cita con los inversores, ya que intentará colocar obligaciones a 10 y 30 años por un importe máximo de 3.000 Mn€.

 

Por su parte, el dólar sigue fortaleciéndose respecto a euro. La paridad se sitúa en el 1,312. En este sentido, Goldman Sachs ha publicado un informe en el que vaticina que en 2017 haya paridad entre las dos monedas. Su argumento principal es la opuesta política monetaria que llevarán a cabo la reserva Federal y el BCE.