¿Qué es rollover?

¿Qué es rollover?

En las operaciones del mercado de futuros, CFDs o Forex es muy conocido el término rollover, que supone rotar o rolar nuestra posición cuando el contrato está a punto de vencer a un contrato con fecha de vencimiento superior.

Es posible hacer la rotación de forma indefinida y conviene saber que siempre hay diferencias entre el vencimiento actual y el nuevo, que se deben a la financiación por mantener la posición abierta y el peso que tienen los dividendos.

Si la operativa se realiza con contratos por diferencia, o CFDs, el contrato se rota de forma automática. Sin embargo, si se opera con futuros, para rolar la posición en el momento del vencimiento a otra con vencimiento posterior, hay que hacerlo manualmente. O, lo que es lo mismo, tenemos que vender el futuro actual y comprar el futuro con próximo vencimiento.

La recomendación de los expertos es no esperar al último día (tercer viernes de cada mes, para así evitar el aumento de la volatilidad que se genera en los días previos al vencimiento del contrato. Y no olvidar lo más importante: estos cambios de posición tienen un coste. Son llamados puntos swap o comisiones nocturnas, ya que se producen a última hora, cuando los mercados cierran.

En el Forex no es lo mismo

Cuando operamos en Forex o mercado de divisas se produce un matiz importante: cada divisa tiene un tipo de interés asociado. Así, todas las operaciones que se realicen entre dos divisas llevan implícita una diferencia de tipos entre ellas (swap). 

Para que se entienda bien, cuando se opera con divisas, se toma dinero prestado (divisa 1) para comprar otro dinero (divisa 2). O, lo que es lo mismo, se compra una moneda y se vende otra.

En esta situación puede ocurrir que la divisa comprada, pague más intereses por mantenerla, que los que hay que pagar por la divisa vendida. En este caso existe una diferencia a nuestro favor y recibiremos dinero. Sin embargo, cuando la divisa comprada pague menos intereses de los que se reciben por la divisa vendida se produce una diferencia a nuestra contra, que tendremos que pagar.

Esta cantidad a pagar o recibir se calcula en base a lo que sería un depósito a plazo normal en el que la transferencia de fondos tiene lugar al día siguiente a la fecha de contratación y la fecha de vencimiento la próxima fecha valor.

Por lo tanto, en una operativa de Forex, al llegar el rollover es posible encontrarse -además de con el pago de la horquilla (comisión por rolar)- una cantidad adicional por la diferencia del swap o los intereses entre las dos divisas, que puede llegar a ser importante. 

Los CFD son instrumentos complejos y están asociados a un riesgo elevado de perder dinero rápidamente debido al apalancamiento. Entre un 74 y un 89 % de los inversores minoristas pierden dinero cuando comercializan con CFD. Para operar con este producto hay que comprender el funcionamiento de los CFD y si puede permitirse asumir un riesgo elevado de perder su dinero. Operar con CFDS requiere un seguimiento y vigilancia constante de la inversión.

Las Divisas son productos OTC, es decir, no se negocian en mercados regulados sino que es un creador de mercado quien los emite y provee el precio. No todas las Divisas tienen la misma liquidez, por lo que en algunos casos podemos encontrar que no existe contrapartida para la operación. 

Antes de efectuar cualquier contratación, es recomendable informarse legal, regulatoria y fiscalmente sobre las consecuencias de una inversión. 

Las decisiones que cada inversor adopte, tanto de inversión como de nivel de delegación y asesoramiento, son su responsabilidad.

Rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras.  

Ninguna parte de este documento puede ser copiada o duplicada de cualquier forma o medio o redistribuida sin el previo consentimiento por escrito de Self Bank.