El blog de SelfBank by Singular Bank

Qué es la energía mareomotriz, cómo funciona y cómo sacarle partido

energía mareomotriz

Los océanos cubren el 70% de la superficie del planeta y están en constante movimiento a través de olas, mareas y corrientes. Las olas son generadas por el viento, las mareas, la luna, las corrientes, la rotación del planeta y las diferencias de temperatura.

Estos constantes movimientos de los océanos también pueden ser utilizados para producir otra energía renovable: la energía mareomotriz.

Cómo se produce la energía mareomotriz

La energía mareomotriz se produce mediante boyas que suben y bajan de una columna debido al efecto de las olas o mediante turbinas sumergidas (similares a las eólicas) que se mueven por efecto de las corrientes marinas. Hoy por hoy, todavía se trata de dispositivos simples que funcionan solo con buenas condiciones meteorológicas y no lejos de la costa.

Su implantación en aguas profundas, más su elevado coste de diseño, instalación y mantenimiento, son todo un reto. Además, hay que estudiar con cuidado su impacto en el ecosistema, porque pueden alterar las corrientes o producir ruidos que impacten en los mamíferos marinos.

Cómo podemos recogerla y utilizarla

Estas dos formas de explotación de la energía mareomotriz están en fase precomercial. Existe una tercera forma de sacarle partido al mar como fuente de electricidad: mediante la energía termal oceánica, pero todavía no ha mostrado su viabilidad comercial.

Corrientes

La energía mareomotriz procedente de las corrientes funciona como una turbina eólica, pero movida por la fuerza del mar. Como la densidad energética del agua es mayor que la del aire, las turbinas oceánicas son mucho más pequeñas para la misma producción eléctrica.

Se están utilizando también en ríos, pero lo normal es que se encuentren en plataformas cerca de la costa. El objetivo es sacar partido de las grandes corrientes como la del Golfo de México, por ejemplo.

Olas

Los generadores que funcionan a través del movimiento de las olas se encuentran en costas muy batidas por el viento. Funcionan como un pistón que hace subir y bajar una boya insertada en un pilar flotante, pero tienen el problema de que todavía son sistemas poco robustos.

De momento, la tecnología con más potencial es la de las corrientes marinas porque la procedente de las olas requiere un mayor desarrollo para mejorar su control.

Ventajas y beneficios

Dado que los océanos cubren el 70% de la superficie del planeta y están en constante movimiento a través de olas, mareas y corrientes, la energía mareomotriz es la energía renovable más prometedora.

Recordemos que la fuerza del agua se lleva utilizando ya mucho tiempo para generar electricidad como la energía hidroeléctrica, pero tiene un coste muy elevado y un enorme impacto medioambiental.

Más capacidad que la eólica y mucha más que la solar

La mareomotriz tiene la gran ventaja de su estabilidad, pues apenas fluctúa en velocidad y dirección, lo que aporta un factor de capacidad del 50%-70% comparado con el 29% de la eólica y con el 15% de la solar.

Como ejemplo del potencial de esta energía verde, solo en Estados Unidos, el Departamento de Energía ha financiado once proyectos diseñados para sacar partido del movimiento del agua

Se los denomina SHARKS, Submarine Hydrokinetic And Riverine Kilo-megawatt Systems, y su objetivo a largo plazo es el de tener recursos de energía renovable que puedan operar 24 horas al día siete días a la semana.

Imagen: IHI Corporation / NEDO

Casos de éxito

Quizás el caso de éxito más conocido hasta ahora es la turbina suboceánica japonesa, que ha mostrado su capacidad en una de las corrientes marinas más fuertes del mundo. Nos referimos a la corriente de Kuroshio, al este de Japón.

Construida por la firma IHI Corp., su aspecto se asemeja a un avión con dos turbinas. Es un prototipo llamado Kairyu, de 330 toneladas y diseñado para ser fijado en el fondo del mar, a una profundidad de 30 a 50 metros.

Los japoneses han apostado por la energía mareomotriz porque la eólica no es tan rentable en su país por la climatología. Estiman que pueden obtener 200 Gw de esta corriente marina, lo que equivaldría al 60% de su producción eléctrica actual.

La energía mareomotriz quizá sea la renovable del futuro. Su base científica es sencilla: aprovechar el constante movimiento del mar. Sin embargo, su desarrollo no está exento de retos tecnológicos y su implantación debería respetar los ecosistemas marinos.

Singular Bank ha obtenido los datos contenidos en esta comunicación a través de otras fuentes de información que considera fiables pero no se hace responsable de la completa exactitud de los mismos. Estos datos solo tienen una finalidad informativa y no deben interpretarse como una recomendación de compra o venta.

Singular Bank no se hace responsable de: (i) cualquier pérdida derivada de la utilización directa o indirecta de la información contenida en esta comunicación ni; (ii) del uso que se haga de dicha información. Las decisiones que cada inversor adopte, tanto de inversión como de nivel de delegación y asesoramiento, son su responsabilidad. 

Singular Bank no se hace responsable del tratamiento fiscal de los productos de inversión.  Antes de efectuar cualquier contratación, es recomendable informarse legal, regulatoria y fiscalmente sobre las consecuencias de una inversión.

Rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras.

Ninguna parte de este documento puede ser copiada o duplicada de cualquier forma o medio o redistribuida sin el previo consentimiento por escrito de Singular Bank.

Salir de la versión móvil