El blog de SelfBank by Singular Bank

Qué es la Commonwealth

Commonwealth

Con la salida del Reino Unido de la Unión Europea, los partidarios del Brexit en aquel país explicaban las bondades de reforzar los lazos con la Commonwealth, una comunidad de naciones que supone una parte significativa de los habitantes del planeta. ¿Qué es la Commonwealth? ¿Qué lazos unen a estos países?

Qué es la Commonwealth

La Commonwealth of Nations o Mancomunidad de Naciones es una organización que agrupa a 54 países que mayoritariamente comparten lazos históricos con el Reino Unido. Todos, excepto Ruanda y Mozambique, que han sido aceptados como miembros aun sin tener este pasado común.

El objetivo de la Commonwealth es la cooperación y colaboración en el ámbito económico y político y, aunque desde 1950, no supone ningún tipo de sumisión respecto al Reino Unido, la Reina Isabel II es la cabeza de la organización y todavía es considerada como soberana en 16 de esas naciones, entre ellas, Canadá, Australia y Nueva Zelanda.

Orígenes de la Mancomunidad de las Naciones

La Commonwealth tiene su origen en el Imperio Británico. En 1884, Lord Rosebery utilizó la expresión «Comunidad de Naciones», ya que algunas colonias fueron haciéndose cada vez más independientes de la metrópoli. En 1921 se utilizó el término «Mancomunidad británica de naciones» (British Commonwealth of Nations) en la redacción del texto firmado por el Parlamento del Estado Libre de Irlanda.

En la Conferencia Imperial de 1926 se estableció que Gran Bretaña y sus dominios eran iguales en estatus, aunque unidos por la lealtad común a la Corona y libremente asociados a la Mancomunidad.

Tras la II Guerra Mundial, el Imperio Británico se fue desmembrando, pero muchos de sus países siguieron formando parte de la Commonwealth e incluso se han unido otros; también ha habido bajas, entre las que destaca la de Irlanda en 1949.

Qué países forman la Commonwealth

Los 54 países de la Commonwealth pertenecen a los 5 continentes; 3 están en Europa, 19 en África, 13 en América, 8 en Asia y 11 en Oceanía:

Funcionamiento y financiación de la Commonwealth

La Mancomunidad no tiene Constitución, pero sí que cuenta con una Declaración de Principios firmada en Singapur en 1971 y ratificada en 1991, en la que se reconoce la importancia de la democracia, el respeto a los derechos humanos, la igualdad entre el hombre y la mujer, el respeto a las leyes y el desarrollo económico sostenible. Cada país aporta una cantidad para financiar la comunidad en función de su PIB y de su población.

Diversos incidentes relacionados con alguno de estos principios han llevado a la institución a suspender la participación de algún país de manera temporal, como Nigeria, Pakistán o Fiyi. En el caso de Sudáfrica, se retiró voluntariamente en 1961 por las presiones que recibía relacionadas con el apartheid, aunque fue readmitida en 1994 tras la llegada a la presidencia del país de Nelson Mandela.

Algunas cifras de la Commonwealth

La población de estos países suma más de 2.500 millones de personas, aproximadamente un tercio de los habitantes del planeta. Hay que tener en cuenta que hay países muy poblados, como India, con casi 1.400 millones, Pakistán con 208, Nigeria con 201, o Bangladesh con 163 millones.

El PIB de esta mancomunidad de naciones ronda los 10 billones de euros, con una parte importante integrada por cuatro naciones: Reino Unido (2,37 billones) India (2,25), Canadá (1,44) y Australia (1,23). También conviene reseñar que el PIB per cápita es muy desigual, ya que en la India es de solo 1.648 euros anuales, mientras que en Australia supera los 48.000.

Las exportaciones del Reino Unido a la Commonwealth son menos de un 10% del total de sus ventas al exterior, frente al 50% que exporta a los países de la Unión Europea; habrá que ver cómo evolucionan estas cifras tras el Brexit.

La operativa con productos cotizados está dirigida a inversores que deben tener experiencia y conocimientos financieros suficientes para invertir en ellos. La inversión en estos productos requiere una vigilancia constante de la posición ya que comportan un alto riesgo y se puede perder el 100% del capital invertido.

Antes de efectuar cualquier contratación, es recomendable informarse legal, regulatoria y fiscalmente sobre las consecuencias de una inversión. 

Las decisiones que cada inversor adopte, tanto de inversión como de nivel de delegación y asesoramiento, son su responsabilidad. 

Rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras. 

Ninguna parte de este documento puede ser copiada o duplicada de cualquier forma o medio o redistribuida sin el previo consentimiento por escrito de Singular Bank.

Salir de la versión móvil