914 890 888

El blog de SelfBank by Singular Bank

Perspectivas de crecimiento en la Eurozona a corto plazo

Perspectivas de crecimiento en la Eurozona a corto plazo

La segunda ola del covid-19 ha provocado la reintroducción de medidas de distanciamiento social en las principales economías de Europa, destacando por su mayor grado de severidad las adoptadas en Francia y Reino Unido con el cierre de actividades asociadas al ocio y la hostelería. Una situación que provocará una nueva contracción de la actividad en el 4T de 2020, si bien menor a la registrada entre los meses de abril y junio durante el gran confinamiento de la población ante la expansión de la pandemia a nivel global.

La doble caída de la producción en Europa a cierre de este año se proyecta en un contexto marcado no sólo por un menor grado de incertidumbre geopolítica tras la victoria del candidato demócrata Joe Biden en las elecciones presidenciales de EEUU, sino también por la mayor visibilidad sobre las perspectivas de control de la crisis sanitaria. En concreto, el anuncio de Pfizer sobre la eficacia de su vacuna desarrollada junto a la biotecnológica alemana BioNTech ha elevado el sentimiento económico y las expectativas de una normalización progresiva anticipada de la actividad socioeconómica respecto a la prevista por los organismos internacionales. En este sentido, la Comisión Europea en sus previsiones económicas de otoño, presentadas la semana pasada, estimaba que las medidas de control sanitario se extenderían previsiblemente hasta 2022.

A pesar de ello, su impacto económico no se traducirá en un mayor dinamismo de la senda de recuperación antes del segundo semestre de 2021 ante el plazo que requerirá su autorización sanitaria y la complejidad asociada a la distribución y el desarrollo del programa de vacunación. Todo ello unido a la frágil coyuntura económica, que hace necesario mantener los estímulos fiscales y monetarios a corto plazo para evitar mayores daños estructurales.

En este escenario, sin contemplar los avances en la vacuna y en otros tratamientos médicos frente al coronavirus anunciados esta semana, los índices de confianza del inversor elaborados por ZEW y Sentix han reflejado un significativo retroceso de las expectativas en noviembre por segundo mes consecutivo. En concreto, el indicador de Sentix retrocedió hasta -10 puntos (vs. -8,3 en octubre).

En el caso de las encuestas ZEW, el Indicador de Sentimiento Económico en Alemania cayó a su nivel más bajo desde abril, situándose en 39,0 puntos, frente a 56,1 puntos en octubre (-17,1 puntos). Paralelamente, la evaluación de la situación económica empeoró ligeramente a –64,3 puntos (vs. -59,5 puntos el mes anterior).

Así, la evolución de los principales indicadores adelantados, unido a la significativa caída de la movilidad en las principales economías de la Eurozona y en Reino Unido, anticipan no sólo una contracción del PIB en el último trimestre de este año, sino también un repunte de la actividad más moderado de cara al 1T de 2021. Unas estimaciones que están sujetas a la evolución de la pandemia en estos meses, a los avances médicos y el cronograma del plan de vacunación y a los nuevos estímulos fiscales y monetarios que se aprueben para evitar una mayor destrucción del tejido empresarial y de empleo. En este sentido, los gobiernos de Alemania, Reino Unido y Francia han anunciado medidas orientadas a prolongar la duración de los esquemas temporales de protección de empleo (ERTEs) y diseñar ayudas directas ad hoc para apoyar a los sectores afectados por el cierre de su actividad. Adicionalmente, el ejecutivo italiano analiza la adopción de nuevos estímulos fiscales para proteger a los trabajadores y las empresas sujetos a las medidas de control de la pandemia, que podrían tener un coste de 10.000 millones de € mensuales.

Paralelamente, el BCE previsiblemente ampliará su Programa de Compras de Emergencia Pandémica (PEPP) en diciembre en una cuantía que podría ascender a 500.000 millones de €. En el 4T de 2020, el conjunto de la Eurozona podría sufrir una caída de su PIB de en torno a un 2,5% intertrimestral, seguido de un avance de un 1,2% en el 1T de 2021 en un entorno de previsible relajación de las restricciones de movilidad. Una evolución que contrasta con las perspectivas de la economía de EEUU, que proyecta un avance trimestral de la producción inferior a un 1% a cierre de este año, condicionado a la baja ante la negativa evolución de su situación epidemiológica y la ausencia de nuevos estímulos fiscales.

Entre las principales economías de la Eurozona, se prevé que la mayor caída de la producción en el último trimestre de este año se registre en Francia de un 4,5% intertrimestral respecto al 3T de 2020, 2 pp superior a la media de la zona monetaria, mientras que se modere a un 0,8% intertrimestral en Alemania. En el caso de España se situaría en un 2,5% intertrimestral, que podría elevarse si la evolución de la crisis sanitaria obliga a establecer un confinamiento a nivel nacional similar al adoptado en Francia.

Coyuntura del mercado laboral en EEUU

Joe Biden se convertirá el próximo 20 de enero en el 46º presidente de EEUU, en una legislatura en la que el partido republicano mantendrá previsiblemente el control del Senado. Un hecho que determinará el margen de maniobra de la nueva Administración para desarrollar su plan económico (Bidenomics), basado en un aumento del gasto público y un aumento de la presión fiscal, especialmente empresarial.

Desde el punto de vista geopolítico, el presidente Joe Biden abre una nueva etapa que vendrá definida por una menor incertidumbre, un mayor multilateralismo y una nueva política migratoria, que podría impulsar el crecimiento económico de EEUU. Todo ello en un contexto en el que previsiblemente la Administración Biden continuará la estrategia comercial vigente hacia China, aunque con un nuevo tono de interlocución y negociación, al mismo tiempo que podría relanzar la Alianza del Atlántico Norte.

Sin embargo, el inicio de su legislatura vendrá marcado por la ralentización de la recuperación económica ante el impacto que tendrá sobre la actividad socioeconómica el deterioro de la situación epidemiológica y el aumento de la presión hospitalaria que sufre el país actualmente. Una situación que, a pesar del anuncio positivo de la vacuna de Pfizer y BioNTech, podría llevar a adoptar nuevas medidas de restricción de la movilidad por parte de algunos Estados, como ya ha anunciado el de Nueva Jersey, reduciendo las expectativas de crecimiento en el 1T de 2021 ante la falta de nuevos estímulos fiscales.

Esta ralentización de la recuperación económica se refleja en la moderación reciente de la creación de empleo. Si bien en octubre la tasa de desempleo en EEUU retrocedió por sexto mes consecutivo hasta un 6,9% de la población activa, frente al 7,9% registrado en el mes anterior, se mantiene todavía 3,4 pp por encima de sus niveles pre-pandemia (3,5%). Todo ello en un contexto en el que el número de nóminas no agrícolas continuó con su tendencia al alza iniciada en mayo, aunque mostrando un menor dinamismo al aumentar en 638.000 respecto al mes anterior (vs. +672.000 en septiembre y +1,5 millones en agosto).

Paralelamente, el mercado laboral de EEUU ante el impacto de la crisis del covid-19 muestra otros dos retos como son los niveles de paro de larga duración y de población activa. En concreto, desde el inicio de la reactivación económica a partir del mes de mayo la población activa estadounidense se mantiene estable en torno a un 61% de la población adulta, representado su menor registro desde 1976.

Adicionalmente, en octubre el paro de larga duración (más de 6 meses) repuntó hasta un 33,4% del total, frente al 19,8% registrado el mes anterior. Una evolución explicada principalmente por la frágil reactivación de los sectores más afectados por la pandemia, registrándose en octubre una caída del empleo en los sectores servicios relacionados con el ocio, la hostelería y el alojamiento superior al 20% respecto a sus niveles previos a la crisis sanitaria, frente al promedio nacional de un 6,6%.

Estos datos tienen finalidad informativa y no deben interpretarse en ningún caso como una recomendación de compra o venta, o de realización o cancelación de inversiones, ni puede servir como base de ningún tipo de decisión sobre inversiones actuales o futuras. Singular Bank no se hace responsable de los perjuicios que pueda sufrir el inversor como consecuencia del uso de dicha información. El Cliente es responsable de las decisiones de inversión que adopte y del uso que haga de la información proporcionada a tal efecto. Singular Bank proporciona esta información a través de un proveedor y no asume compromiso alguno de la actualización en el contenido de la información presentada. La evolución o resultados pasados de las inversiones no garantizan la evolución o resultados futuros.

Singular Bank no acepta ningún tipo de responsabilidades por pérdidas, directas o indirectas, como consecuencia de este informe. Ninguna parte de este documento puede ser copiada o duplicada de cualquier forma o medio o redistribuida sin el previo consentimiento por escrito de Singular Bank.

Autor

Economista jefe de Singular Bank. Entre 2013 y 2019 fue Directora del departamento de Economía del Círculo de Empresarios. Es Doctora en Economía por la Universidad San Pablo-CEU. Ha sido coordinadora del área académica de grado y es profesora de grado y de post grado de ESIC Business & Marketing School, donde imparte clases de Teoría Económica y Análisis del Entorno Económico. Ha publicado numerosos artículos en prensa y en diferentes libros sobre cuestiones relacionadas con la sociedad de la información y aspectos sociales de la política económica, entre otros temas. Su ensayo “Europa e Internet” recibió en 2000 el Premio del Instituto de Estudios Europeos, de la Universidad San Pablo-CEU, y Telefónica. Ha sido seleccionada como directiva de la iniciativa “Women to Watch” de PWC y es miembro de su Consejo Asesor.