902 888 888 / 914 890 888

El blog de Self Bank

Los ETFs más populares para la jubilación

Los ETFs más populares para la jubilación

Existe una creciente popularidad de los fondos cotizados (ETFs) entre los inversores, que cada vez cuentan con un mayor volumen de activos gestionados. Si  ir más lejos, en Estados Unidos más de 1,8 billones de dólares están invertidos con estos fondos. A pesar de ello, siguen representando una parte pequeña de los planes de pensiones y vehículos de inversión para la jubilación.

En España los planes de pensiones son gestionados por entidades y gestores profesionales, y el pequeño inversor no tiene mucho margen de elección de activos dentro de los mismos. Sin embargo, para aquellos inversores con experiencia, puede ser interesante utilizar los ETFs para estructurar el patrimonio de cara al futuro.

Aunque los planes de pensiones ofrecen importantes ventajas fiscales a la hora de ahorrar e invertir nuestro dinero para la jubilación, algunos inversores prefieren crear y estructurar su propia cartera según su criterio y sus necesidades. Invertir por nuestra cuenta no nos permite beneficiarnos de las ventajas fiscales de los planes de pensiones, pero a cambio tendremos la flexibilidad de poder disponer siempre de nuestro dinero e invertir en función de nuestro criterio.

¿Qué factores tener en cuenta cuando buscamos seguridad y blindar nuestro patrimonio de cara a la jubilación?

Entre los aspectos más relevantes a tener en cuenta cuando creamos una cartera a largo plazo encontramos:

  • Liquidez.
  • Diversificación.
  • Distribución.

Liquidez: la importancia de poder disponer de nuestro dinero cuando lo necesitamos

Siempre es importante considerar la liquidez de nuestras inversiones. Si estamos invertidos en algún activo poco líquido nos podemos encontrar con la desagradable situación de querer vender y no ser capaces de encontrar un comprador. Aunque a largo plazo existen inversiones interesantes pero poco líquidas, como norma general, es aconsejable buscar activos que podamos liquidar fácilmente, llegado un momento de necesidad.

Pensando en la jubilación, queremos asegurarnos poder disponer del dinero cuando lo necesitemos. A modo de referencia, los ETFs más distribuidos en planes de pensiones norteamericanos son estos, que tratan de replicar a su respectivo índice de referencia:

  • Vanguard Total Bond Market
  • SPDR S&P 500 (SPY5) – IE00B6YX5C33
  • iShares Russell 2000 Index
  • Vanguard Total International Stock
  • iShares Russell 1000 Value Index
  • iShares Core Total US Bond Market
  • iShares Russell 1000 Growth Index
  • Vanguard S&P SmallCap 600 Index
  • iShares S&P 500 Index (IBCF) – IE00B3ZW0K18
  • Vanguard Small Cap Growth

Jubilación
Los beneficios y la importancia de la diversificación

Una de las ventajas de los ETFs es que podemos construir todo tipo de carteras. Esto nos permite formar carteras bien diversificadas y con el nivel de riesgo adecuado a nuestro perfil.

Los fondos de inversión que replican índices bursátiles de renta variable suelen ser más aconsejables para aquellos inversores jóvenes que tienen mucho tiempo por delante hasta la jubilación. La renta variable es históricamente más rentable que la renta fija, pero hay que ser capaz de soportar la volatilidad propia de los mercados.

A medida que nos vamos acercando a la edad de jubilación tiene más sentido buscar inversiones de renta fija (bonos), donde la volatilidad sea menor, ya que pronto tendríamos que empezar a disponer de ese dinero y no podemos permitirnos el riesgo de que su valor descienda demasiado.

Formas diferentes de distribución

Cuando estructuramos nuestra cartera de cara a la jubilación es importante tener en cuenta cómo disponer del dinero, llegado el momento. Al invertir en un plan de pensiones las opciones están legalmente establecidas, en cambio, si ahorramos e invertimos por nuestra cuenta, nos tocará decidir cómo vamos a ir disponiendo de nuestro dinero. En ese sentido, hay activos que distribuyen periódicamente dinero, como los bonos, que pagan un cupón establecido, o las acciones, muchas de las cuales reparten dividendos periódicamente. En cuanto a los ETFs:

  • ETFs de distribución: al igual que las acciones, reparten periódicamente un dividendo, lo que conlleva una carga fiscal a tener en cuenta.
  • ETFs de acumulación: aquellos que no reparten dividendo. En este caso buscamos que la revalorización de nuestra inversión se refleje en el precio de cotización del ETF.

Conclusión

Si optamos por construirnos una cartera para la jubilación con ETFs, hay varios aspectos claves a considerar:

En primer lugar, deberíamos asegurarnos que los activos que elegimos son líquidos, para poder venderlos cuando sea necesario. En segundo lugar, deberíamos buscar una amplia diversificación (clases de activos, geográfica, divisas…), para que nuestro patrimonio sea más resistente y menos volátil en escenarios difíciles, de crisis. Por último, deberíamos planificar la forma en que vamos a ir disponiendo de nuestro dinero cuando llegue el momento de la jubilación.

Al igual que con una cartera de acciones, podemos adquirir ETFs que repartan dinero en forma de dividendos, o podremos optar por ETFs de acumulación. Toda esta flexibilidad nos permite hacer una cartera a nuestra medida, que se adapte bien a las necesidades de nuestra jubilación.

 

Estos datos tienen finalidad informativa y no deben interpretarse en ningún caso como una recomendación de compra o venta, o de realización o cancelación de inversiones, ni puede servir como base de ningún tipo de decisión sobre inversiones actuales o futuras. Self Bank no se hace responsable de los perjuicios que pueda sufrir el inversor como consecuencia del uso de dicha información. El Cliente es responsable de las decisiones de inversión que adopte y del uso que haga de la información proporcionada a tal efecto. Self Bank proporciona esta información a través de un proveedor y no asume compromiso alguno de la actualización en el contenido de la información presentada. La evolución o resultados pasados de las inversiones no garantizan la evolución o resultados futuros.

Self Bank no acepta ningún tipo de responsabilidades por pérdidas, directas o indirectas, como consecuencia de este informe. Ninguna parte de este documento puede ser copiada o duplicada de cualquier forma o medio o redistribuida sin el previo consentimiento por escrito de Self Bank.