914 890 888

El blog de SelfBank by Singular Bank

Impacto de la crisis del Covid-19 en las compañías españolas

Impacto de la crisis del Covid-19 en las compañías españolas

Esta semana el INE ha confirmado la fuerte contracción sufrida por la economía española en el 2T, que ha entrado en recesión técnica tras registrar dos trimestres consecutivos de caídas de la producción ante la paralización de las actividades no esenciales en el mes de abril y la vigencia del estado de alarma hasta el 21 de junio. En concreto, el INE ha revisado a la baja la caída del PIB a un 17,8% intertrimestral en el 2T (vs. la estimación preliminar de un -18,5%) y un 21,5% en términos interanuales, su mayor desplome de la actual serie histórica desde 1995.

Esta contracción de la producción fue generalizada por sectores, con las únicas excepciones de las actividades de agricultura, silvicultura, ganadería y pesca, que en el 2T registraron un crecimiento de un 3,6% respecto al trimestre anterior, y de los servicios financieros y de seguros (+0,9%).

El mayor impacto de la crisis sanitaria se concentró en los sectores de consumo social, más expuestos a las medidas de restricción de la movilidad y las recomendaciones establecidas en los viajes internacionales por algunos de los principales países emisores de turistas. Así, el VAB (Valor Añadido Bruto) de comercio, transporte y hostelería experimentó una caída de un 36,9% frente al 1T, tras retroceder un 10,1% en los tres primeros meses del año.

En esta coyuntura, la disminución de la demanda ante la situación de confinamiento y la paralización casi total del tejido empresarial en la primera mitad del mes de abril provocó caídas históricas de los ingresos y las cifras de facturación de las empresas españolas. Una tendencia que se ha suavizado progresivamente desde mayo a raíz de la eliminación gradual de las restricciones de movilidad y de distanciamiento social, si bien se ha observado un patrón de recuperación divergente por sectores.

Según la encuesta de Indicadores de Actividad del Sector Servicios (IASS) elaborada por el INE, en julio su cifra de negocios aumentó un 7,9% mensual, moderando su repunte en 10,2 pp respecto al registrado en junio (+18,1% mensual). Sin embargo, en comparación con el año anterior se situó un 13,8% por debajo de sus niveles de julio de 2019.

Por ramas de actividad, las compañías de hostelería continuaron siendo las más afectadas desde la disrupción de la pandemia, retrocediendo sus ingresos un 47,1% respecto al mismo periodo de 2019, a pesar de registrar un fuerte incremento en julio en términos mensuales (+48,9% frente a junio). En contraste, la venta y reparación de vehículos y motocicletas fue la única actividad que alcanzó cifras de facturación superiores a las de julio del año anterior (+2,7%).

Paralelamente, los ingresos de las compañías del sector industrial continuaron mostrando un mejor comportamiento que las de servicios, a pesar del estancamiento registrado en el último mes. En concreto, retrocedieron un 11,1% interanual en julio, principalmente ante la caída de las ventas en el mercado interno (-13,5% interanual), significativamente superior a las registradas en los mercados de la Eurozona (-4,9%) y de fuera de la zona monetaria (-4,5%).

Dentro del sector industrial, destacó especialmente el fuerte desplome de la industria energética (-44,5% interanual) condicionado por la menor actividad de las refinerías y la volatilidad de los precios del petróleo. Por su parte, la facturación de los bienes intermedios y de equipo se contrajo un 9,8% y un 8,8% interanual, respectivamente. 

A su vez, a un nivel más detallado, las compañías más afectadas fueron las de fabricación de cuero y calzado, productos electrónicos, joyas y bisutería, que experimentaron descensos en sus cifras de negocio superiores a un 20% interanual. Por su parte, la fabricación de automóviles, cuya facturación disminuyó un 90,5% interanual en abril ante el cierre de plantas de producción, moderó sus caídas a un 3,2% interanual en julio. En terreno positivo, destacó el avance de la industria del tabaco (+15,5% interanual).

Ante esta evolución sectorial, el índice general de facturación de las empresas españolas repuntó un 7,2% mensual en julio, ralentizando su ritmo de recuperación (16,8% el mes anterior). A pesar de esta senda positiva, todas las ramas de actividad se sitúan aún por debajo de sus niveles de comienzos de año, especialmente los servicios no financieros, donde se engloban los sectores de consumo social (transporte, turismo, hostelería, ocio), más afectados por las medidas asociadas al control de la crisis sanitaria. No obstante, su evolución en los próximos meses estará condicionada al repunte de los casos de contagio y las nuevas restricciones de movilidad y distanciamiento social que se están adoptando en diferentes núcleos de población, así como a la senda de recuperación de nuestros principales socios comerciales.

Perspectivas del mercado laboral ante la crisis del Covid-19

La evolución del mercado laboral global continúa mostrando un deterioro mayor del esperado ante el repunte de los casos de contagio a nivel mundial y la persistencia del desarrollo de la actividad socioeconómica bajo las medidas de distanciamiento social y restricciones a la movilidad.

Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el fuerte desplome del PIB registrado por las principales economías avanzadas y emergentes en el 2T de 2020, con la única excepción de China, provocó una pérdida de horas de trabajo a nivel global superior a la prevista en el mes de junio. En concreto, ésta ascendió a un 17,3% del total de horas de trabajo respecto al 2T de 2019, frente al 14% anteriormente estimado, equivalente a 495 millones de puestos de trabajo a tiempo completo.

Las consecuencias laborales de la crisis sanitaria han afectado especialmente a las economías emergentes y en desarrollo principalmente ante la falta de esquemas de protección de empleo y los menores estímulos fiscales. En concreto, en términos absolutos, la mayor pérdida de empleo a tiempo completo a nivel global en el 2T de 2020 se produjo en la región Asia-Pacífico (53% sobre el total), seguida de América Latina (16,1%).  Por su parte, en Europa se limitó a un 5,7% sobre el total, suavizada por la vigencia de los programas de ERTE.

En el 3T, el organismo estima que la relajación de las restricciones y la reapertura de actividades relacionadas con el consumo social moderarán la caída de las horas de trabajo a un 12,1% del total global, es decir a en torno 345 millones de puestos de trabajo a tiempo completo. Una cifra que representa la pérdida de 3,5 billones de $ en ingresos laborales (5,5% del PIB mundial).

Entre julio y septiembre la mayor reactivación del mercado laboral se produciría en Norteamérica, con una contracción de los empleos a tiempo completo un 48% inferior a la registrada en el 2T, seguida de la de Europa (35%).

En un contexto de progresiva recuperación de la actividad económica, la OIT prevé que la pérdida de horas de trabajo a nivel global alcance un 8,6% del total a finales de 2020 (245 millones de puestos de trabajo a tiempo completo). Sin embargo, el organismo no descarta que esta destrucción de empleo se modere hasta un 5,7% del total en caso de que se produzca una aceleración del avance de la producción y el comercio mundial. Al mismo tiempo, en un escenario más adverso marcado por la necesidad de adoptar nuevas medidas que impliquen el cierre de centros de trabajo, ésta se situaría en niveles ligeramente superiores al 2T (-18%, en torno a 515 millones de puestos de trabajo a tiempo completo).

Ante este reto socioeconómico, junto a los actuales esquemas de protección, es necesario diseñar políticas activas de empleo que favorezcan la reincorporación al mercado laboral y la movilidad de los trabajadores, especialmente a los sectores que lideran las megatendencias (salud, tecnologías de la información, transición energética, entre otros) y las ramas de actividad que ganarán protagonismo a raíz de la pandemia.

Estos datos tienen finalidad informativa y no deben interpretarse en ningún caso como una recomendación de compra o venta, o de realización o cancelación de inversiones, ni puede servir como base de ningún tipo de decisión sobre inversiones actuales o futuras. Singular Bank no se hace responsable de los perjuicios que pueda sufrir el inversor como consecuencia del uso de dicha información. El Cliente es responsable de las decisiones de inversión que adopte y del uso que haga de la información proporcionada a tal efecto. Singular Bank proporciona esta información a través de un proveedor y no asume compromiso alguno de la actualización en el contenido de la información presentada. La evolución o resultados pasados de las inversiones no garantizan la evolución o resultados futuros.

Singular Bank no acepta ningún tipo de responsabilidades por pérdidas, directas o indirectas, como consecuencia de este informe. Ninguna parte de este documento puede ser copiada o duplicada de cualquier forma o medio o redistribuida sin el previo consentimiento por escrito de Singular Bank.

Autor

Economista jefe de Singular Bank. Entre 2013 y 2019 fue Directora del departamento de Economía del Círculo de Empresarios. Es Doctora en Economía por la Universidad San Pablo-CEU. Ha sido coordinadora del área académica de grado y es profesora de grado y de post grado de ESIC Business & Marketing School, donde imparte clases de Teoría Económica y Análisis del Entorno Económico. Ha publicado numerosos artículos en prensa y en diferentes libros sobre cuestiones relacionadas con la sociedad de la información y aspectos sociales de la política económica, entre otros temas. Su ensayo “Europa e Internet” recibió en 2000 el Premio del Instituto de Estudios Europeos, de la Universidad San Pablo-CEU, y Telefónica. Ha sido seleccionada como directiva de la iniciativa “Women to Watch” de PWC y es miembro de su Consejo Asesor.