902 888 888 / 914 890 888

El blog de Self Bank

Cómo compensar plusvalías y minusvalías

Cómo compensar plusvalías y minusvalías

Nos acercamos a fin de año, y antes de iniciar uno nuevo conviene sacar la calculadora y ver si tenemos opciones de optimizar la factura de nuestro ejercicio fiscal. Un clásico suelen ser las aportaciones de última hora a planes de pensiones, que las entidades financieras potencian con numerosas promociones durante este mes.

Pero otra alternativa para minimizar la factura con Hacienda es reestructurar nuestra cartera, aprovechando las posiciones que tenemos en números rojos para disminuir nuestra liquidación. Eso sí, hay una serie de condiciones que se deben cumplir. La famosa regla de los 2 meses.

La regla de los 2 meses

Para evitar que se haga un mal uso de esta gran ventaja fiscal mediante operaciones a corto plazo con el único fin de mejorar la fiscalidad global del contribuyente, se ha establecido un límite temporal para operar con los valores.

Para que podamos aprovechar esta compensación de pérdidas, en el caso de activos que coticen en mercados secundarios, deben transcurrir desde la venta dos meses, antes y después de esa operación, para volver a adquirir esos mismos valores.

Esto aplica tanto a acciones como a warrants, opciones o fondos de inversión. En cambio, para activos menos líquidos, como vivienda, el plazo a considerar es de 1 año. Es importante aclarar que la regla debe aplicarse al mismo producto. Es decir, si vendemos en pérdida acciones de Telefónica, no podremos comprar esas mismas acciones, pero sí cualquier otra.

Hasta cuándo disponemos del crédito fiscal

Si hemos tenido beneficios mayores a las pérdidas, podremos restar esas pérdidas, de forma que el importe final declarado sea el neto. Si no hemos tenido esa suerte, tendremos una declaración negativa por los beneficios patrimoniales, pero podremos descontar esas pérdidas en un plazo máximo de 4 años.

Para ello, si durante ese período tenemos beneficios, bastará con imputar las pérdidas en el apartado de pérdidas pendientes de aplicar de ejercicios anteriores.

A qué podemos aplicar el crédito fiscal

Además de lo que hemos indicado anteriormente, podremos descontar las pérdidas a los beneficios generados por operaciones de capital mobiliario y también podremos descontar una parte de los rendimientos del ahorro (novedad de la reciente reforma fiscal).

Es un punto nuevo, ya que previamente esta posibilidad no existía.

Aunque tenemos limitaciones, para 2017 el importe máximo es de un 20% de los rendimientos obtenidos por el ahorro y de un 25% para 2018 y posteriores.

Vamos a verlo con un ejemplo práctico.

Supongamos que vendemos unas acciones generando una pérdida de 1.000€.

Y por otro lado, entre intereses de cuentas y plazos, cupones de renta fija, intereses de cuentas ahorro 5 y similares, hemos generado 500 euros de rendimiento en ese ejercicio.

Así, en 2017 podremos compensar 100€ (20% de 500€) y en 2018 y posteriores podríamos compensar 125€ (25% de 500). El resto de los 1.000€ de pérdida quedarían para compensar en futuros ejercicios.

Los fondos de inversión

La favorable fiscalidad de los fondos de inversión es algo que nos puede ayudar enormemente a gestionar nuestro pago de impuestos, ya que como es de sobra conocido los traspasos entre ellos no tributan.

Eso nos puede generar una gran ventaja para generar un crédito fiscal sin tener que dejar de estar invertidos. Lo vamos a ver con un ejemplo práctico.

Supongamos que tenemos 1.000 euros de pérdida latente en un fondo de renta variable europea sobre una inversión de 6.000€ (valor actual 5.000€), y tenemos otros beneficios que podríamos compensar.

Podemos traspasar toda la posición a un fondo monetario, venderlo y aflorar la minusvalía.

Y a su vez, suscribir de nuevo el fondo de renta variable. En la práctica estaremos igual, pero a efectos fiscales tendremos un crédito fiscal que podremos aprovechar ya mismo. El resumen sería:

Paso 1: traspaso de fondo de inversión RV a fondo monetario

Paso 2: venta de fondo monetario (1.000€ de crédito fiscal)

Paso 3: compra de fondo RV

En este caso, la regla de los 2 meses no nos aplica, ya que el producto que hemos vendido para generar pérdidas no es el fondo de RV, sino el monetario.

Además de tener un buen rendimiento en nuestras inversiones, aprovechar las herramientas para optimizar la factura fiscal puede aportar unos puntos extra de rentabilidad a nuestro patrimonio, aprovechando el efecto palanca del interés compuesto.