914 890 888

El blog de SelfBank by Singular Bank

¿Cuánto nos gastamos los españoles en celebrar la primera comunión?   

¿Cuánto nos gastamos los españoles en celebrar la primera comunión?   

Estamos en pleno mes de mayo. Mes de las flores, mes de María y, por supuesto, mes de las comuniones. Llega el buen tiempo, sábados y domingos luminosos con coches aparcados en doble fila en la iglesia de la esquina. Es tiempo de celebrar la primera comunión, el sacramento de la eucaristía, pero también de pasar un buen día con amigos y familiares en un evento que forma parte de la tradición social de muchas familias españolas. ¿Cuánto nos cuesta la primera comunión? Lo vemos a continuación.

La primera comunión en España: cifras

Según la memoria de actividades de la iglesia de la Conferencia Episcopal, en España tienen lugar cada año unas 250.000 primeras comuniones que, en su mayoría, se celebran entre los 9 y 10 años. Antes de recibirla, los niños han estado de catequesis durante dos años, lo que requiere el trabajo de 85.500 catequistas.

Que España es un país de tradición católica queda bien claro con el último barómetro del CIS, donde el 70,2% de los encuestados se definió como católico en materia religiosa. Por otra parte, según el Anuario Estadístico de la Iglesia Católica, en España hay 42 millones de bautizados.

Concretamente, según las cifras de la Conferencia Episcopal, en España se celebran anualmente 245.427 de primeras comuniones, se bautizan 268.810 nuevos cristianos, 110.062 personas se confirman y hay 62.847 bodas.

Analizando los datos anteriores, observamos que la cifra de comuniones es similar a los bautizos (solo varía con un 8,7% menos de comuniones), pero la de confirmados desciende escandalosamente: tan solo el 45% de las comuniones. En conjunto se observa que la unión con la Iglesia se mantiene hasta la primera comunión y se rompe en la edad adulta, con menos confirmaciones y bodas (ocurridas en la iglesia).

¿Celebración del sacramento o sacramento de la celebración?

holy_spirit_glassLa primera comunión es la ceremonia en la que un cristiano recibe por primera vez el sacramento de la eucaristía. Sin embargo, viendo las cifras anteriores cabe plantearse una realidad muy distinta, la que todos tenemos en la cabeza, incluyendo obispos y representantes de la Iglesia: la celebración religiosa se está convirtiendo en una fiesta social, en una mera celebración.

Con los últimos datos disponibles de la Oficina de Estadística y Sociología de la Iglesia, desde 2005 ha aumentado el número de personas mayores de siete años que fueron bautizadas. En 2011 fueron 10.345, lo que supone 2.323 más que en 2005. Esta espontaneidad religiosa no lo es tanto, teniendo en cuenta que se precisa estar bautizado para realizar la primera comunión.

Para los pequeños el plan parece perfecto: una celebración estupenda donde invitar a todos los amigos y recibir muchos regalos, ¿qué más se puede pedir? Bueno, aprender mucho durante la catequesis y ser consciente de lo que supone la comunión desde el punto de vista católico. Aunque, para los que no quieran andarse con rodeos, la mejor opción será una comunión laica que, siguiendo los pasos del bautizo «por lo civil», viene a quedarse con el registro civil del evento y, como no podía ser de otra forma, la celebración y los regalos.

¿Cuánto nos gastamos los españoles en celebrar la primera comunión?

gasto comuniónDejemos de un lado el sacramento y centrémonos más en el presupuesto de la primera comunión. El objetivo religioso es que los niños se instruyan en la fe y estén preparados para recibir la eucaristía; paralelamente: celebrarlo lo mejor posible y que no falten los regalos.

La primera comunión es un momento muy señalado para los más pequeños. Es el final de meses de catequesis, preparativos y merece una buena celebración. Con esa premisa, acudimos al informe de FUCI (Federación de Usuarios Consumidores Independientes) sobre las comuniones donde vemos que el coste medio se sitúa en 2.412 euros. En el estudio destacan cinco conceptos fundamentales: banquete, vestimenta, animación, reportaje y obsequios.

El banquete supone más la mitad del coste de la comunión, de 1.200 a 1.800 euros en una celebración estándar de 30 invitados. En ropa, peinado y zapatos se gasta hasta 160 euros en los niños y 225 en niñas. Contratar un servicio de animación supone unos 200 euros y, por último, las fotos o el vídeo de la comunión, además de los obsequios para el evento, pueden llegar a los 630 euros.

Por sexos y provincias

A pesar de que la vestimenta de niña suele ser más cara, en el total de los gastos de la comunión apenas hay diferencias por sexos, para niños 2.366 euros y para niñas, 2.457 euros.

Por provincias sí que se aprecian mayores diferencias. En Madrid, Valencia, Barcelona o San Sebastián el gasto supera los 3.000 euros. Por contra, en Sevilla, Oviedo, Ciudad Real, Cáceres o Tenerife no llegan a los 2.000 euros.

Total gastado en comuniones

No hay que pensar en ningún caso que una comunión cuesta solo 2.412 euros. En la misma unidad familiar hay otros muchos desembolsos que no se han tenido en cuenta en el estudio de FUCI como los desplazamientos, ropa, peluquería, complementos y regalos de los familiares asistentes a la comunión.

Ahorrando en la comunión

Comulgar, nunca mejor dicho, fe y regalos es el objetivo de la comunión para los niños. Para los padres –ahorradores–, ajustar el presupuesto sin escatimar en celebración. Dicho de otro modo: no gastar más de lo necesario, sin olvidar la importancia del evento para nuestros hijos.

Sin tacañear, en la primera comunión siempre es posible ahorrar con un poco de planificación. Basta con dividir los gastos que tendremos que afrontar y tratar de economizar donde sea posible. Por poner algunos ejemplos:

  • Restaurante más económico, o en una propiedad familiar con un catering.
  • Reutilizar la ropa de algún familiar que ya haya hecho la comunión recientemente.
  • Ser original con los regalos, no siempre lo más caro es lo que más gusta recibir.
  • Acudir a algún amigo para que tome fotos, aunque no sean profesionales.
  • No dejarse llevar por créditos “fáciles» que nos supongan un elevado tipo de interés.





Test self bank - Sacarle más partido a mis ahorros