914 890 888

El blog de SelfBank by Singular Bank

Coyuntura económica actual. Semana del 2 al 6 de agosto

Coyuntura económica actual. Semana del 2 al 6 de agosto

FMI: riesgo de una recuperación económica fragmentada en bloques

La nueva ola de la pandemia a nivel global está acentuando la divergencia en la senda de recuperación entre las economías avanzadas y emergentes, especialmente explicada por el ritmo asimétrico del avance de los planes de vacunación.

En esta coyuntura el Fondo Monetario Internacional (FMI) mantiene su previsión de que la economía mundial registre un crecimiento de un 6,0% anual este año, tras sufrir una contracción del PIB de un 3,2% anual en 2020. Sin embargo, reduce las perspectivas del repunte de la producción de las economías emergentes en 0,4 pp a un 6,3% anual (vs. 6,7% anual en abril), principalmente al limitarse el porcentaje de población inmunizada con pauta completa a un 11% frente a un 50% en promedio en los países avanzados.  

En este sentido, la mayor revisión a la baja se produce en las economías emergentes de Asia ante el deterioro de la situación epidemiológica, la reintroducción de las medidas de restricción de la movilidad y el retraso de sus programas de vacunación. Así, el FMI proyecta un incremento de la producción de la región de un 7,5% anual en 2021, 1,1 pp inferior al previsto anteriormente de un 8,6% anual. Entre sus principales países, destaca la significativa reducción del avance del PIB de India a un 9,5% anual (vs. 12,5% anual anterior), al mismo tiempo que en China se situaría en un 8,1% anual frente al 8,4% anual estimado el pasado mes de abril.  

En contraste, el organismo internacional prevé un mayor dinamismo de las economías avanzadas con un avance del PIB de un 5,6%, frente al 5,1% anual estimado anteriormente. Una revisión al alza explicada principalmente por la aceleración del ritmo de crecimiento de EEUU a un 7,0% anual, 0,6 pp superior al previsto de un 6,4% anual en abril. Por su parte, la Eurozona registraría un incremento de su producción de un 4,6% anual este año (vs. 4,4% anual anterior) ante el significativo avance del proceso de inmunización de su población desde el 2T, la recepción de los fondos de recuperación Next Generation UE y el mayor dinamismo de su sector exterior.

A pesar de la mejora de las perspectivas de las economías avanzadas, el FMI ha rebajado en 0,2 pp el repunte del PIB de España a un 6,2% anual este año, sólo superado por EEUU (7,0% anual) y Reino Unido (7,0% anual) ante el posible impacto de la quinta ola de la pandemia en la recuperación del sector turístico y el proceso de reapertura de la actividad.  No obstante, esta estimación se sitúa en línea con las proyecciones del Banco de España y la OCDE. Al mismo tiempo, el organismo internacional ha reducido el ritmo de crecimiento de Japón a un 2,8% anual (vs. 3,3% anual en abril).

Una recuperación divergente e incompleta que podría dar lugar a un mundo en dos bloques ante el retraso del proceso de vacunación y de normalización de la actividad y el menor tono expansivo de la política fiscal en los países emergentes. En este sentido, según el FMI la crisis del covid-19 entre 2020 y 2022 reducirá los ingresos per cápita en las economías avanzadas un 2,8%, frente a un 6,3% estimado en el caso de las economías emergentes y en desarrollo (excluyendo China). De ahí, la importancia de asegurar una senda de crecimiento sostenible y resiliente a futuro que reduzca el riesgo del aumento de la desigualdad, de las tensiones sociales y del deterioro de la confianza en las instituciones.  

Por ello, entre las medidas prioritarias que el FMI considera clave, destacan:

  • Acelerar la cooperación global en el suministro y desarrollo de los programas de vacunación de las economías emergentes y en desarrollo.
  • La mejora de las políticas activas de empleo y el diseño de planes de formación que faciliten la transición del talento hacia los nuevos sectores en los que se concentrará la generación de empleo.
  • Impulsar la inversión en los sectores asociados al proceso de descarbonización de la economía y la digitalización.

A su vez, el organismo internacional ha señalado que la evolución de la inflación está condicionada a corto plazo a la normalización de las cadenas de valor y al repunte de la demanda, destacando no sólo el incremento de los precios de los sectores de consumo social más afectados por la crisis sanitaria (turismo, ocio, hostelería y transporte de pasajeros), sino también el de la vivienda. Sin embargo, mantiene su escenario de un aumento transitorio del nivel de precios al situarse las tasas de empleo a nivel global por debajo de sus registros pre-pandemia, a lo que se une el impacto del proceso de digitalización y unas expectativas de inflación ancladas a largo plazo.

Además de los riesgos asociados a la tendencia de la inflación a medio plazo, el escenario actual presenta retos como la evolución de las condiciones financieras, la eficacia de la política económica para evitar mayores daños estructurales, la falta de reformas para impulsar la productividad y la capacidad de adaptación del tejido empresarial al nuevo entorno.

Mejora de la confianza de consumidor global

En el 2T, la confianza de los consumidores a nivel global ha continuado su senda al alza apoyada en la reapertura de las economías, el avance de los planes de vacunación y la mejora de la situación sanitaria, especialmente en las economías avanzadas. En concreto, entre abril y junio el Índice global de confianza del consumidor, elaborado por el Conference Board, repuntó ligeramente hasta 109 puntos, tras situarse en 108 puntos a finales del 1T. De esta forma, no sólo se consolidó por encima de su nivel previo a la disrupción de la pandemia de 106 puntos, sino que también se situó en su mayor registro desde que comenzó a elaborarse este indicador en 2005.

Asimismo, mostró una mejora del sentimiento económico de los hogares en 42 de los 65 países analizados, si bien con una elevada dispersión geográfica. En términos generales, los mayores repuntes de las expectativas de los consumidores se produjeron en América del Norte y Europa, principalmente por el incremento de la población vacunada con pauta completa y la progresiva relajación de las medidas de distanciamiento social. A su vez, entre este grupo de países, el mayor avance se registró en EEUU de 16 puntos hasta 127 puntos (vs. 111 puntos en 1T) apoyado también en su caso por el tono expansivo de la política monetaria y fiscal. Por su parte, el indicador se incrementó en la Eurozona a 94 puntos (vs. 87 puntos) ante la mejora de las perspectivas de las condiciones financieras.

En contraste, respecto al 1T la confianza retrocedió en la región Asia-Pacífico y en América Latina ante los retrasos en el desarrollo de los planes de vacunación, el aumento de la incidencia del coronavirus y el endurecimiento de las medidas de restricción de movilidad. En este sentido, entre las economías emergentes asiáticas destacó la significativa caída de las perspectivas de los consumidores en India a 112 puntos frente a 138 puntos en el 1T, mientras que en China continuaron su senda al alza hasta alcanzar 130 puntos (vs. 121 puntos anterior) en un entorno en que persiste la recuperación retrasada de su demanda interna.  

Esta evolución heterogénea de las perspectivas de los hogares refleja una recuperación asimétrica de la economía global, que se mantiene condicionada a la evolución de la situación epidemiológica, del desarrollo de los programas de vacunación y al grado de reapertura de la actividad socioeconómica. Todo ello en una coyuntura marcada por la persistencia de los cuellos de botella en las cadenas de valor y el repunte del precio de las materias primas, que en el caso de los alimentos se ve afectada también por los recientes acontecimientos climáticos (Brasil, Canadá, Alemania, Siberia, etc.).

Paralelamente, el avance del sentimiento económico a nivel global entre los meses de abril y junio se trasladó en un progresivo incremento del gasto de los consumidores, condicionado a corto plazo por la situación sanitaria y el dinamismo de la senda de crecimiento económico.

En este sentido, un 60% de los encuestados consideraron que sus países continúan afrontando un escenario de recesión, si bien este porcentaje se ha reducido significativamente respecto al 86% registrado en el 2T de 2020 ante el gran confinamiento de la población mundial. De ahí, que un 56% de los consumidores proyectan mantener su propensión a ahorrar a corto plazo en un entorno en el que sus mayores preocupaciones son la salud, seguida de la coyuntura económica y la seguridad del empleo. 

En este sentido, en la última encuesta de consumidores en la Eurozona de junio se estabilizan las expectativas de ahorro en torno a niveles máximos históricos, al mismo tiempo que continúan aumentando las perspectivas de consumo y la evaluación de las condiciones financieras en los próximos 12 meses.

El presente documento, propiedad de SINGULAR BANK, S.A.U. (“Singular Bank”), contiene información obtenida de fuentes consideradas como fiables. Singular Bank no garantiza la exactitud de la misma ni se responsabiliza de errores u omisiones que pudiera haber, siendo su finalidad meramente informativa. Las opiniones y estimaciones aquí realizadas son meramente indicativas, y están sujetas a variaciones por circunstancias del mercado, modificaciones legislativas, o de cualquier otro motivo que puedan producirse, y pueden ser modificadas sin previo aviso y, por tanto, Singular Bank no queda vinculada por éstas. Estos datos solo tienen una finalidad informativa y no deben interpretarse como una recomendación de compra o venta. El inversor debe ser consciente de que los productos a los que este documento se refiere pueden no ser adecuados para sus objetivos específicos de inversión, su posición financiera o patrimonial o su perfil de riesgo. Singular Bank no asume responsabilidad alguna por cualquier coste o pérdida, directa o indirecta, que pudiera resultar del uso de este documento o de su contenido.

Rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras.

Prohibida su reproducción total o parcial o su distribución sin el consentimiento previo por escrito de Singular Bank.

Autor

Economista jefe de Singular Bank. Entre 2013 y 2019 fue Directora del departamento de Economía del Círculo de Empresarios. Es Doctora en Economía por la Universidad San Pablo-CEU. Ha sido coordinadora del área académica de grado y es profesora de grado y de post grado de ESIC Business & Marketing School, donde imparte clases de Teoría Económica y Análisis del Entorno Económico. Ha publicado numerosos artículos en prensa y en diferentes libros sobre cuestiones relacionadas con la sociedad de la información y aspectos sociales de la política económica, entre otros temas. Su ensayo “Europa e Internet” recibió en 2000 el Premio del Instituto de Estudios Europeos, de la Universidad San Pablo-CEU, y Telefónica. Ha sido seleccionada como directiva de la iniciativa “Women to Watch” de PWC y es miembro de su Consejo Asesor.